Apoyan en gestión de litigios familiares a mujeres indígenas

Apoyan en gestión de litigios familiares a mujeres indígenas

  • Cecilia Cerna González/El Occidental

Apoyar en el gestión de casos para defender a mujeres indígenas es lo que ha realizado la Unidad de Apoyo a Comunidades Indígenas (UACI) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) a través de asesorías en litigios civiles y familiares, que incluyen casos de derecho a los alimentos, reconocimiento de concubinato y custodia de menores. En la actualidad llevan 12 casos. Continúa leyendo Apoyan en gestión de litigios familiares a mujeres indígenas

Wixárikas exigen al gobierno federal acciones para preservar lugares sagrados

Foto

Indígenas de la comunidad wixárika (huichol) durante la reunión que sostuvieron el pasado 5 de febrero con campesinos y autoridades religiosas en la localidad de El Mastranto, San Luis PotosíFoto Alfredo Valadez
Alfredo Valadez Rodríguez
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 13 de febrero de 2017, p. 28

Zacatecas, Zac.

Más de 140 líderes comunitarios y ejidales de la comunidad wixárika de Nayarit, Durango y Jalisco (huicholes), reunidos con campesinos potosinos y autoridades religiosas, realizaron una ceremonia mezcla de tradiciones ancestrales indígenas y ecumenismo católico, tras la cual exigieron al gobierno federal que implemente diversas acciones para preservar los lugares sagrados de su etnia en el altiplano mexicano. Continúa leyendo Wixárikas exigen al gobierno federal acciones para preservar lugares sagrados

Mantendremos policías comunitarios: Wixárikas

Por la defensa de nuestras tierras, advierten

Luego de que los tribunales les restituyeran parte de sus tierras, la amenaza por parte de los ganaderos ha aumentado, y se ven orillados a deben reforzar sus grupos de seguridad, dada la tímida intervención de autoridades de Jalisco en el conflicto, explicó Ubaldo Valdez

Por Elizabeth Ríos Chavarría/pagins24Jalisco

La comunidad wixárika mantendrá sus autodefensas en los límites de Jalisco con Nayarit ante las constantes amenazas por parte de los ganadores de Huajimic. A pesar de que la Fiscalía General del Estado (FGE) ya ha tenido un acercamiento, ellos continuarán a la defensa de la parte de sus tierras ya restituidas. Continúa leyendo Mantendremos policías comunitarios: Wixárikas

“El derecho no se negocia”

Diana Negrín da Silva
Investigadora asociada, CIESAS-Occidente

Esta semana han vuelto a circular noticias que comprueban una vez más la persistencia de políticas de estado—respaldadas a menudo por intereses privados—que buscan mantener a personas de pueblos originarios como ciudadanos de tercera en un país cuya constitución afirma la pluriculturalidad así como los derechos asociados a la conservación y al reconocimiento de sus territorios, usos y costumbres.

El viernes 3 de febrero, el Congreso del Estado de Jalisco, no aprobó la nueva Ley Indígena que transformaría una relación arcaica entre el Estado y los pueblos originarios para hacer valer su existencia jurídica como sujetos de derecho y no meramente como sujetos de interés público, como actualmente los denomina la constitución estatal. Mientras que diputados del PRI rechazaron la ley, el PAN se abstuvo y solo se lograron 18 votos de los 26 necesarios para que la ley pasara. Este rechazo se hizo a pesar de que la legislatura anterior ya había debatido el asunto sin éxito y sin valorar el proceso de consulta que en 2016 llevó acabo la Comisión Estatal de Asuntos Indígenas liderada por la diputada emecista Fela Pelayo. ¿Se trata de un partidismo que paraliza una vez más el avance de nuevas posturas políticas y sociales? ¿O, a raíz de la existencia de proyectos energéticos y extractivos en la sierra norte y sur, es un efecto más de la dominación de los intereses económicos por encima de los derechos humanos?

Esta semana también salieron nuevas noticias sobre el Hospital Multicultural, ubicado en Huejuquilla el Alto, Municipio de Mezquitic e inaugurado tan solo en abril del 2016 para servir a miembros de las comunidades aledañas, principalmente wixaritari. Resulta que a casi un año de su apertura esta obra que, por fuera es resplandeciente en su modernidad y que además prometía ofrecer servicios en medicina alópata así como también en medicina “tradicional”, sigue estando en un estado semi-funcional. En un artículo publicado por Milenio, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) acusa que el hospital es casi un elefante blanco ya que no se le ha dado presupuesto para funcionar debidamente por falta de personal capacitada para atender una variedad de urgencias y necesidades médicas. Una obra más que se hace en zonas indígenas con resultados deficientes que muestra la ineficiencia de las instituciones que nos gobiernan, el despilfarro de dinero en obras no consolidadas, y la persistencia de proyectos que nada hacen para atender dignamente las necesidades de los pueblos originarios y campesinos de México.

Al leer ambas noticias recibí notificación que un señor wixárika con una larga trayectoria política y cultural en su comunidad, está en el Hospital General de Occidente de Guadalajara internado por una encefalopatía posiblemente causado por un virus. Su hijo pasó una semana en el hospital de Huejuquilla tras un impacto de bala que lo ha semi-paralizado. Tras meses de no haber recibido las terapias necesarias para su recuperación también ha tenido que ir a Guadalajara para recibir terapia y mejor nutrición que le permita rehabilitarse. Padre e hijo esperan recibir mejor atención en Guadalajara lejos de su comunidad y dependiendo del apoyo de particulares y de organizaciones no gubernamentales que tienen que llenar el vacío institucional que deja el gobierno.

El martes 7 de febrero, la diputada Fela Pelayo, autoridades de diversos pueblos originarios de Jalisco y académicos, tuvieron una rueda de prensa para afirmar que “el derecho no se negocia”. La diputada Pelayo señaló la falta de coherencia entre una constitución pluricultural frente a la negación de los derechos culturales y políticos de los pueblos originarios cuyo estatus estatal de “sujetos de interés público” los mantiene en un estado de tutela. Ante esto el Dr. Guillermo de la Peña, experto en etnicidad y derechos indígenas de CIESAS, resalta que “los derechos existen y deben de ser reconocidos” tal como indica la Constitución Mexicana y explicitó que una condición para lograr esto es reconocer el derecho a la cultura propia y el derecho a la autonomía. De la Peña además clarificó que por autonomía “no se entiende separación, no se entiende rasgar el tejido nacional, no. Es la autonomía que tienen muchos organismos civiles públicos mexicanos, como por ejemplo las universidades.”

Ante los fracasos infraestructurales y la poca representación de grupos indígenas en todos los niveles del gobierno, la nueva Ley Indígena se construyó a base de meses de consultas con diferentes pueblos originarios del estado, incluyendo a los Coca de Mezcala quienes carecen de su debido reconocimiento como pueblo originario, y a las etnias originarias de otros estados que aún siguen denominándose como “migrantes” a pesar de llevar más de una generación habitando y contribuyendo a la Zona Metropolitana de Guadalajara y a Jalisco en general.

Como indicó en la rueda de prensa Alfredo Carrillo, Gobernador Segundo de la comunidad wixárika de Tateikie, los diputados mexicanos que tanto ruido han hecho en las redes por su desdeño de la violación de derechos humanos que plantea la presidencia de Estados Unidos, no tienen la claridad para ver que ellos mismos atentan contra los derechos humanos al negarse a apoyar la Ley Indígena. Carrillo también señaló la mal pensada y fracasada Cruzada Nacional Contra el Hambre que ha dejado obras incompletas e inservibles a pesar de las críticas hechas desde un inicio por los pueblos sobre las carencias epistemológicas y prácticas de dicha política.

Parece absurdo tener que convencer a los legisladores en pleno 2017 de que nuestros hermanos y nuestras hermanas indígenas merecen un reconocimiento jurídico que les permita equidad y dignidad en sus vidas cotidianas y las herramientas legales para la conservación a largo plazo de sus culturas y sus territorios.

tomado de http://polemon.mx/
tomado de http://polemon.mx/