Posts etiquetados ‘Migrantes’

Buscan crear conciencia sobre migración

Publicado: enero 13, 2019 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:

 

(Foto: Archivo)

La primera edición de Expo Conectando abrió este sábado bajo la temática de “Migración y Exclusión”, con la finalidad de activar conciencia respecto a este fenómeno social, el cual ha crecido dentro y fuera de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Este evento, gratuito y abierto al público general, tardó cerca de tres meses en ser organizado por parte del colectivo Conectando Culturas, en colaboración con otras organizaciones civiles como FM4 Paso Libre y El Refugio Casa Migrante.

“Cada vez los políticos se han cerrado más de cómo tratar la migración, muchas veces, en lugar de aportar, estamos siendo racistas, adoptando una inconciencia de la realidad”, señaló la directora general Conectando Culturas, Iyari Ruiz.

La muestra arrancó minutos después de las once horas con la presentación de cantautor y alfarero tlaquepaquense Paco Padilla, acompañado por los músicos Eugenio Rodríguez y Miguel Pulido.

Posteriormente a las presentaciones se llevó a cabo una mesa donde a través de dinámicas se buscó hacer partícipes a los asistentes en las charlas.

“Queremos hacer parte a la sociedad de esto, para que aportemos y ayudemos a que no se vea como un problema, sino como una realidad que tenemos que abordar como un suceso social”, afirmó la titular.

Desde el pasado mes de octubre comenzaron los preparativos para organizar esta exposición, al igual que para contactar a los expertos y las agrupaciones. Además, se espera que durante este año se logren concretar otras tres exposiciones más

“Vamos a ver cómo nos funciona, ya empezamos a hablar de una segunda que sea también sobre las lenguas, entonces estamos haciendo buenas alianzas”, finalizó Iyari Ruiz.

Cabe destacar que Conectando Culturas surgió en 2010, por jóvenes que radican en la Zona Metropolitana de Guadalajara, quienes buscaban realizar un intercambio cultural con el país de Alemania. Pero fue en hasta 2016 que tomo el estandarte como una organización civil.

da

Anuncios

Expo Conectando

Publicado: enero 9, 2019 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:,

 

Es un espacio para intercambiar ideas que convoca a todos los segmentos de la sociedad.
En su primera edición “Migración y Exclusión” contará con la participación de organizaciones especializadas en los temas.

Con EXPO CONECTANDO lograremos contribuir al desarrollo social a través de la cooperación de los diferentes grupos activos dando a conocer su trayectoria y aportación, promoviendo como ejes principales la incorporación de nuevos miembros y el fortalecimiento de lazos entre grupos.

¡Todos podemos sumar!
Invita a todos tus amigos
El único precio es su interés y participación.👌🙌🏻😁

Les ofrecen cobijo tras repatriación

Publicado: diciembre 27, 2018 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:

  • El Padre José Juan Cervantes (centro) dirige Casa Scalabrini y lo ayudan voluntarios. Ahí, la estancia de los repatriados es de dos a tres meses. Foto: Jonathan Bañuelos
Jonathan Bañuelos/Mural

Guadalajara, México (27 diciembre 2018).- Al ser la repatriación un regreso forzado para los mexicanos que vivían en Estados Unidos, el panorama al que se enfrentan es complicado, explicó el Padre José Juan Cervantes, director de la Casa Scalabrini.

“Nosotros decimos que la repatriación es forzada, entonces son deportados: gente que de alguna manera no decidió regresar; decidieron irse, pero no volver”, dijo.

Explicó que algunas veces los mexicanos pasaron hasta 15 o 20 años en el extranjero y cuando vuelven a México, sienten que están en un país ajeno al que es difícil adaptarse.

Aunado a esa situación, hay casos de mexicanos que regresan y no tienen familia o un lugar donde vivir, ni recursos económicos para subsistir.

Así, desde 2016, Casa Scalabrini se ha dedicado a dar cobijo a deportados como parte del programa “Somos Mexicanos”, pero con una visión diferente, pues buscan que se reincorporen a la sociedad.

Cervantes explicó que al año atienden hasta 15 personas que son derivadas a través del Instituto Nacional de Migración (INM); además de ayudarlos a encontrar empleo, los incitan a reconocerse dignos de respeto.

“Cuando llegan, la idea es que obtengan sus documentos, que se chequen médicamente, se estabilicen emocionalmente, que consigan un trabajo formal, que empiecen ahorrar para que puedan rentar una casa o un cuarto sin depender de nosotros”, explicó.

La estancia en la Casa Scalabrini es de dos a tres meses y los huéspedes (la capacidad es para 15 de forma simultánea) tienen acceso a un dormitorio, salas comunes, sanitario, alimentación y recreación sin que les cueste nada; el único requisito es que respeten las reglas del lugar y se comprometan a superarse personalmente.

“Nosotros sólo les damos el primer empujón, lo demás ya les toca a ellos”, indicó el sacerdote.

“No atendemos grandes números, pero lo importante es que las poquitas personas que atendemos se vayan confiando en sí mismas”.

En la casa hay voluntarios que ayudan en las diferentes tareas domésticas, además de especialistas que brindan asesoría jurídica, psicológica y laboral.

El modelo que maneja este albergue tiene un 70 por ciento de efectividad, subrayó Cervantes.

Entre otros organismos que operan para “Somos Mexicanos” está la asociación Reparando Alas Rotas y la Casa del Migrante El Refugio.

Entre los motivos principales por los cuales los migrantes abandonan su travesía hacia el Norte se encuentran las buenas atenciones de parte de los tapatíos y las oportunidades de trabajo

Por:El Informador

Christian, guatemalteco de 19 años, ha sido deportado de EU tres veces. Buscaba cruzar con la caravana que llegó a Tijuana, pero él y su esposa Vanesa, hondureña, se quedaron en Jalisco cuando su bebé enfermó. EL INFORMADOR/F. Atilano
Christian, guatemalteco de 19 años, ha sido deportado de EU tres veces. Buscaba cruzar con la caravana que llegó a Tijuana, pero él y su esposa Vanesa, hondureña, se quedaron en Jalisco cuando su bebé enfermó. EL INFORMADOR/F. Atilano

De cada 10 migrantes centroamericanos que buscan el “sueño americano” en Estados Unidos, uno se queda en Jalisco, de acuerdo con el estudio “Guadalajara, refugio de migrantes centroamericanos”, realizado por las académicas de la UdeG, Hilda Arreola, Adriana Hernández y Cristina Corona.

Entre los motivos principales por los cuales los migrantes abandonan su travesía hacia el Norte se encuentran las buenas atenciones de parte de los tapatíos y las oportunidades de trabajo, según dan a conocer los resultados de la investigación presentados en la edición enero-junio 2018 de la Revista Iberoamericana de las Ciencias Sociales Humanísticas.

De los 50 entrevistados, ocho de cada 10 indicaron haber sido víctima de extorsiones por parte de las autoridades, principalmente federales.

Cuatro de cada 10 señalaron haber presentado problemas de inseguridad y sufrido problemas económicos, mientras que uno por cada decena sufrió dificultades de salud.

De acuerdo con el estudio, la ruta seguida por las personas en tránsito, que corresponde al Occidente de México y en la cual se localiza Jalisco, es considerada una de las rutas más importantes ligadas a la migración, además de que es también la más segura para llegar a Estados Unidos.

Luis Rodolfo Morán, académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG), comentó que una de las causas por las que los viajeros se quedan en Jalisco es que lo consideran un Estado más seguro que otros, como Sinaloa o Tamaulipas, además de que la gente suele ser más amable y les brinda diferentes apoyos. La ayuda que suelen ofrecer escuelas públicas para sus hijos es otro de los alicientes.

El coordinador de la organización FM4 Paso Libre, coincidió también con Morán, al indicar, desde su experiencia dentro de la asociación, que Jalisco es un lugar seguro y con posibilidades de obtener un empleo que les permita vivir de una manera digna, para ellos y su familia.

El albergue para migrantes FM4 sirve de respiro para quienes han dejado sus países de origen. EL INFORMADOR/F. Atilano

Seis de cada 10 migrantes han buscado ir a EU más de una vez

Christian Alejandro Jirón, de 19 años, busca por enésima vez llegar a Estados Unidos (EU) en busca del “sueño americano” y viaja acompañado por su esposa Vanesa, de nacionalidad hondureña y su bebé.

El joven ya ha hecho tres intentos para reencontrase con su padre, a quien no ha visto desde que nació. Sin embargo, no ha corrido con buena suerte, pues ha sido deportado en cada vez.

Su último viaje lo realizó dentro de la caravana migrante que entró a México en octubre pasado, sin embargo, no pudo continuar con el resto del grupo debido a que su bebé enfermó de neumonía y tuvo que quedarse en Guadalajara para esperar a que mejorara.

“Por mi papá estoy aquí, quiero conocerlo y abrazarlo. Ni una Navidad ni un día del padre con él. Yo necesito un abrazo suyo, aunque sea una vez en la vida. Voy a estar trabajando aquí un rato para conseguir el dinero y poderme mover más fácil para llegar al otro lado”, dijo.

De cada 10 migrantes que transitan por México con rumbo a Estados Unidos, seis han intentado cruzar la frontera en más de una ocasión, según el estudio “Guadalajara, refugio de migrantes centroamericanos”, de las académicas de la Universidad de Guadalajara, Hilda Arreola, Adriana Hernández y Cristina Corona.

Al respecto, el académico de la Universidad de Guadalajara, Luis Rodolfo Morán, explicó que la causa principal se debe a que, durante su camino, los migrantes suelen ser detenidos por las autoridades migratorias y posteriormente deportados, ya sea en su paso por México o una vez que llegan a Estados Unidos, sin embargo, no desisten de alcanzar el llamado “sueño americano”.

“Si no consiguen un empleo que les remunere lo suficiente para sobrevivir, esta sigue siendo su aspiración. Hay algunos que al intentarlo varias veces los terminan en la cárcel, porque el diferencial de quedarse en la frontera implica correr el riesgo de volver a detenerlos”, agregó.

El coordinador del albergue para migrantes FM4, Mauricio Pineda, señaló por su parte que para las personas migrantes los problemas y las necesidades que los orillaron a salir de sus países de origen son tan grandes que prefieren continuar hacia el Norte.

“El motivo por el que dejaron su país fue por seguridad y pobreza. Si no logran pasar las condiciones que los motivaron a migrar, siguen. Las condiciones del lugar de origen no han cambiado, por ello la necesidad los sigue impulsando. Los retos: delincuencia, deportaciones, inseguridad en general”, expresó.

“Una vez, hasta me secuestraron”

Lucio, de 19 años y nacionalidad hondureña, ha intentado, desde los 16, establecerse en Estados Unidos en tres ocasiones. Una vez llegó a San Francisco, California, pero lo deportaron.

“Durante esos viajes pasé mucho sufrimiento. En la frontera está muy difícil cruzar. Una vez hasta me secuestraron, nos metieron a una troca y nos llevaron a una casa con paredes muy altas, tenían muchos esqueletos, ropa y cosas sucias. Yo iba con cuatro amigos. Los que estaban ahí estaban como drogados y en una oportunidad que vimos nos escapamos por un poste, trepamos y ya que llegamos arriba saltamos a la azotea de otra casa. Nunca supimos quiénes eran ni qué querían”, contó.

Tras su último intento de cruzar la frontera, Lucio decidió que era mejor vivir México que continuar en Honduras, debido a problemas con las pandillas y “cobros de piso” que hay en ese país, por lo cual solicitó ayuda como refugiado e inició aquí una nueva vida.

Hasta ahora conoce la tercera parte del país. Entre los estados que ha visitado están Tabasco, Ciudad de México, San Luis Potosí, Monterrey y ahora Jalisco, Entidad que visitó gracias a un proyecto de construcción en el que trabajará por lo menos dos años.

En México, Lucio obtuvo certificado de secundaria, espera estudiar la preparatoria y luego Licenciatura en Derecho para defender, principalmente, los derechos de las personas migrantes y los extranjeros.

“México me gusta porque aquí, en casi todos los estados, hay mucho trabajo. Por ejemplo, fui encargado de una rosticería, he trabajado en construcciones, en tiendas de ropa. Ahora quiero naturalizarme mexicano, sacar la credencial de elector que tienen todos los mexicanos, sacar mi pasaporte y mi visa y poder llegar de manera legal a Canadá o a España”.

Estados Unidos ocupa el primer lugar de los países receptores de migrantes, en 2017 registraó 49.8 millones de ellos. EFE/E. Lesser

Vecino del Norte, principal receptor de extranjeros

A nivel global, Estados Unidos (EU) ocupa el primer lugar de los países receptores de migrantes, luego de que durante 2017 registrara 49.8 millones de migrantes, de acuerdo con el Anuario de Migración y Remesas del Consejo Nacional de Población (Conapo), presentado este año. En el segundo lugar están Arabia Saudita y Alemania con 12.2 millones cada uno.

Estados Unidos es también el principal país destino de los migrantes mexicanos, seguido por Canadá y países del Viejo Continente como España, Alemania, Francia e Italia.

Sin embargo, México se configura como el segundo país a nivel mundial entre los países de origen con 13 millones de migrantes mexicanos en el mundo, de los 257.7 millones de personas migrantes que las Naciones Unidas estimaron que hubo a nivel mundial durante 2017.

De acuerdo con el profesor investigador de la Universidad de Guadalajara, Jorge Guillermo Durand, la razón por la cual EU se encuentre en el primer lugar nacional es debido a que este país demanda la mayor cantidad de trabajadores y, a su vez, migrantes, debido al alto nivel de desarrollo que tiene a nivel global.

Además, el académico explicó que la causa principal por la cual México se encuentra dentro de los primeros lugares mundiales en países de origen migrante se debe a que mantiene una buena relación generacional con las familias que se quedaron en la Unión Americana luego de que nuestro país le cediera su territorio en el siglo XIX, esto ha favorecido para que los mexicanos creen lazos de contacto que han perdurado a lo largo del tiempo. “Tenemos un universo de redes de contactos, de relaciones sociales, principalmente en Estados Unidos, que se empiezan a llamar y reclutar mexicanos para que vayan a trabajar”.

Países de origen migrante

El primer lugar es ocupado por la India, con 16.6 millones de migrantes. México está en segundo con 13 millones, mientras que en el tercero se coloca Rusia, con 10.6 millones, seguido por China y Bangladesh con 10 y 7.5 millones respectivamente.

Disminuye la repatriación de menores

Durante 2017 disminuyó 55% el número de niñas, niños y adolescentes repatriados por parte de México hacia sus países de origen. En 2016 se registraron 40 mil 114 eventos de aseguramientos de menores extranjeros por autoridades migratorias mexicanas, durante 2017 solo fueron 18 mil 066.

Del total de eventos de repatriación registrados el año pasado, cinco de cada 10 menores provenían de Guatemala, tres de cada 10 de Honduras y dos de cada 10 de El Salvador.

De los menores que fueron devueltos a sus países de origen, 40% viajaban solos.

De acuerdo con la Ley Nacional de Migración, toda persona que se encuentre dentro del territorio mexicano sin contar con algún documento que acredite su situación migratoria deberá ser puesto ante las autoridades correspondientes y, de no manifestar su deseo de iniciar un trámite legal para su estancia en en México, será devuelto a su país de origen.

En el caso de los menores de edad, estos deberán ser protegidos por el DIF de la Entidad en la que se encuentren para posteriormente ser devueltos a sus países.

Según explicó el profesor investigador de la Universidad de Guadalajara, Jorge Guillermo Durand, el auge de la deportación, como indica debe llamarse a este fenómeno, se dio principalmente durante la administración del presidente estadounidense Barack Obama, entre 2013 y 2015, debido a las fuertes políticas migratorias implementadas por Estados Unidos.

De acuerdo con el especialista en fenómenos migratorios, las familias y los menores no acompañados que se encontraban en tránsito en esta temporalidad eran devueltos por México a sus países de origen debido a los convenios establecidos con la Unión Americana.

 

Multitud. La Casa del Migrante El Refugio recibe anualmente entre 10 mil y 12 mil migrantes centroamericanos y mexicanos deportados por Estados Unidos (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

Para el sacerdote Alberto Ruiz Pérez, director de la Casa del Migrante El Refugio, el éxodo centroamericano es un viaje de protesta contra las políticas públicas de sus países, que los tienen sumidos en pobreza y violencia.

En la casa, ubicada en el Cerro del Cuatro, en Tlaquepaque, el sacerdote recibe anualmente a entre 10 mil y 12 mil migrantes centroamericanos y mexicanos deportados por Estados Unidos. Alrededor de 15 por ciento la componen salvadoreños, guatemaltecos y mexicanos; el resto son hondureños.

De acuerdo con Ruiz Pérez, para los hondureños la salida de su país no sólo representa la búsqueda de mejores oportunidades, sino una protesta, un mensaje de inconformidad contra el presidente Juan Orlando Hernández.

“No tenemos dinero ni para una comida de dos tiempos”, dijo Sandra, una madre hondureña del departamento de Olancho que lleva a sus dos hijos en su viaje de más de 5 mil kilómetros para alejarlos de las pandillas.

Para los hondureños, pero también para los guatemaltecos, el éxodo representa escapar de una especie de leva realizada por las pandillas o maras que tiene como sujetos a los niños entre doce y trece años.

“Son reclutados para el manejo de armas. Luego de un año, regresan a casa. La instrucción es matar a un hermano, si no, los matan a ellos. Cuando cumplen con la instrucción, son aceptados”, relató el padre Alberto.

Cada año la Casa del Migrante El Refugio recibe dos caravanas de entre 200 y 300 personas. Este año fue excepcional por la cantidad y por la difusión que se le dio a las caravanas; “Donald Trump nunca había tuiteado contra ellos, él las hizo visibles a nivel internacional”.

El volumen inédito de migrantes, y la transición de los gobiernos ha provocado poca ayuda “porque unos van para afuera y los que entran, porque todavía no entran”, dijo Ruiz Pérez.

Lo que más extraña al sacerdote es que asociaciones como FM4 Paso libre “mete la cabeza en un agujero, como un avestruz, se esconde y cierra sus puertas, se cierra y no quiere recibir a ningún migrante”.

Sin promesas

El secretario general de Gobierno, Roberto López Lara, desmintió que haya prometido transporte hasta Ixtlán, Nayarit, a cinco mil migrantes la noche del lunes 12 de noviembre en el auditorio Benito Juárez.

La supuesta promesa generó molestias entre los migrantes ya que los autobuses los dejaron a casi 100 kilómetros del destino prometido.

En el audio el funcionario estatal promete que no sucederá la misma situación ocurrida en Veracruz (donde el gobernador veracruzano prometió transporte a la Ciudad de México y luego se retractó).

“Eso no va a pasar aquí”, se le escucha decir. A la mañana siguiente los dejaron en la caseta de El Arenal.

Peligro. Para los hondureños, pero también para los guatemaltecos, el éxodo representa escapar de una especie de leva realizada por las pandillas.
__________________

“En ningún momento me comprometí a llevarlos hasta allá… únicamente a sacarlos de la ciudad y ponerlos en la caseta. En ningún momento dije que fueran a Nayarit o a Sinaloa ni ningún otro estado”.

López Lara confirmó que habló con un servidor público del gobierno de Sinaloa, pero dijo que la llamada fue en el sentido de prevención para ese estado pues en Jalisco había una contingencia pues tenían casi 6 mil migrantes.

Sin embargo, en el audio confirma con “Álvaro” la llegada de migrantes: “mañana estarán ya pasando Escuinapa. Mañana saldrán de aquí de Guadalajara, calcúlale 6 de la mañana. Llegan a Nayarit; yo creo que van a andar llegando con ustedes, a Sinaloa, cinco de la tarde, más o menos”.

El secretario general de Gobierno afirmó que la persona que grabó la conversación lo hizo con dolo, pues trata de desprestigiar el apoyo brindado por el gobierno estatal.

Adrián Montiel

La vocación

  • Aunque la Casa del Migrante inició su apostolado en 2003 con la denominación Soldados de Cristo y dedicada a la atención a drogadictos, justo al pie de las vías del tren en las Juntas, pronto recibió a migrantes
  • En 2011 cambió la vocación para consagrarlo a la atención de los migrantes
  • Fue el mismo año de la masacre de San Fernando, Tamaulipas, donde se reportó el asesinato de 72 personas. Desde entonces, la ruta más antigua y corta, pero más peligrosa, la del Golfo de México, se intercambió por la del Pacífico

Apoyo humanitario

Durante el fin de semana se brindó asistencia humanitaria a la Caravana Migrante en nueve puntos de control o de apoyo con la presencia de personal de la Secretaría de Salud, Protección Civil Jalisco, Fiscalía y Policía Federal.

JJ/I

Fotografía: PCJalisco
Guadalajara, Jalisco.

En una mañana fría, un niño hondureño de seis años, exclama a su papá “Con la voluntad de Dios vamos a llegar” al abandonar la Casa del Migrante en Tlaquepaque, luego de permanecer casi dos días y seguir su camino hacia Estados Unidos.

La caravana de Honduras con 150 integrantes, pedía apoyo humanitario al Gobierno de Jalisco para seguir con su trayecto, Luis Hernández, defensor de Derechos Humanos de ese país hizo la solicitud.

Lamentó que por mal comportamiento de algunos compatriotas paguen otros al mencionar que no recibieron un trato digno y de apoyo en la Casa del Migrante, solo les habían otorgado un alimento.

Tras varias horas de espera por una ayuda humanitaria, padre e hijo tomaron la decisión de seguir al contingente que comprendía de 150 personas.

Indicaron que en su caravana había disciplina no alcohol, drogas ni realizar prácticas indebidas. Las 150 personas de Honduras recorrieron cerca de seis kilómetros para llegar a Periférico norte: las mamás con sus hijas en carriolas, un papá con su hijo, una persona en muletas, un cantante motivaba a sus compañeros y una mujer en bicicleta, quien tuvo que venderla a 200 pesos.

Al llegar a Periférico para abordar la ruta 380 con el apoyo de elementos de seguridad de Tlaquepaque, tuvieron que dejar algunos objetos.

Un padre de familia mostraba su preocupación al momento de subirse al tren ya que sería con su hijo de seis años, desde su salida de Honduras era la primera vez que abordarían la Bestia para llegar a Estados Unidos y reencontrarse con la mamá del pequeño.

Para agilizar los traslados, el niño dejó su juguete bélico en la carriola, una niña llora porque tiene que dejar su carriola, abraza sus almohadas y su oso de peluche rojo para poder subir al transporte público que los llevaría a las cercanías de las vías del tren.