Posts etiquetados ‘contaminación’

MENOS POLUCIÓN. En este año se han contabilizado menos precontingencias o contingencias atmosféricas que en 2018. (Foto: Alfonso Hernández)

El desabasto de gasolina y la racionalización del uso del automóvil en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) sigue impactando de manera positiva en la calidad del aire.

De acuerdo con el comparativo anual del Sistema de Monitoreo Atmosférico del gobierno del estado hasta el 15 de enero, 2019 ha tenido tres días con cumplimiento de las normas oficiales mexicanas de calidad del aire, mientras que en 2018 sólo se había cumplido un día. La importancia de esta normativa radica en que si se cumple todo el año, se evitaría la muerte prematura de 300 personas anualmente.

Además, los episodios de contaminación, es decir, la activación de precontingencias o contingencias atmosféricas han bajado de 13 a nueve en el comparativo de la primera quincena de enero de ambos años. Este 2019 ha tenido como constante la escasez de hidrocarburos en las gasolineras debido a la estrategia federal de combate al huachicoleo.

Como efecto a la carencia del combustible, además, se ha registrado un incremento en los viajes del sistema MiBici en lo que va del año. Hace casi dos semanas se informó que del 1 al 7 de enero se realizaron 56 mil traslados, mientras que en ese mismo lapso, pero de 2018, fueron 40 mil 663, es decir, hubo 15 mil 337 más.

Asimismo, el tránsito de vehículos motorizados se ha visto disminuido respecto a otros años en avenidas principales.

Si bien los empresarios, alcaldes y el gobernador del estado, Enrique Alfaro Ramírez, han exigido un reabastecimiento total de hidrocarburos debido a pérdidas económicas en el estado, la mejoría en la calidad del aire reditúa en la salud de la población y también en la economía del estado, pues de acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), las externalidades de la contaminación atmosférica representan pérdidas al país por 8 mil millones de pesos anuales.

“En cuanto a los casos de mortalidad evitables estimados, si las concentraciones de material particulado de 2.5 micras cumplieran con los límites de la NOM (norma oficial mexicana) o la OMS (Organización Mundial de la Salud), se evitarían, respectivamente, 301 y 394 casos de mortalidad prematura en adultos mayores de 30 años. El mayor número de casos de mortalidad evitables se debe a enfermedades cardiovasculares, seguido de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y por cáncer de pulmón”, señala el análisis del Programa para Mejorar la Calidad del Aire del gobierno del estado de 2018.

__________________

FRASE

“Si las concentraciones de material particulado de 2.5 micras cumplieran con los límites de la NOM o la OMS se evitarían, respectivamente, 301 y 394 casos de mortalidad prematura en adultos mayores de 30 años”
Extracto del análisis del Programa para Mejorar la Calidad del Aire

JJ/I

Anuncios

Por cada mil litros, 120 g de polución

Publicado: enero 17, 2019 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:,

DESPROTEGIDOS. Entre los principales afectados del escape de compuestos dañinos cuando se carga el combustible se encuentran los despachadores. (Foto: Alfonso Hernández)

Por cada mil litros de gasolina despachados, que equivale a llenar 25 automóviles con tanques de cuatro cilindros, se emiten a la atmósfera 120 gramos (g) de compuestos orgánicos volátiles (COV) como el benceno, xileno, tolueno y otros que, además de favorecer la mala calidad del aire, son cancerígenos.

Esta generación de emisiones fugitivas fue revelada en la Revisión 2018 del Programa para Mejorar la Calidad del Aire 2014-2020 del gobierno del estado, que alerta sobre el aporte de contaminantes de las gasolineras debido a que carecen de tecnología para controlarlos pese al alto consumo de combustible que registran. Tan solo el 14 de enero, con desabasto de magna, en Jalisco se vendieron 9.2 millones de litros, según Pemex.

“La recuperación de vapores de gasolina consiste en la recuperación principalmente de los COV (compuestos orgánicos volátiles); son sistemas utilizados para capturar las emisiones de reabastecimiento de combustible transportando en forma de vapor de nuevo al tanque y recogiéndolo durante el suministro de combustible a la dispensación de gasolina. Puede variar, pero los sistemas logran recolectar al menos 95 por ciento de las emisiones en las estaciones”, indica el documento.

“Está perfectamente documentado que los COV son precursores clave del ozono troposférico (O3). En particular las emisiones de COV de toda la cadena de distribución de combustibles son muy relevantes, pues se trata de compuestos fotoquímicamente muy reactivos”, añade.

A decir del estudio, publicado en enero de 2018 para el gobierno del estado a cargo de consultores, se requiere que las gasolineras en Jalisco hagan una inversión desde los mil hasta los 15 mil dólares para contar con equipos de recuperación de vapores y evitar la dispersión a gran escala de compuestos orgánicos volátiles (COV), costo que varía según las características de cada estación de servicio y sus requerimientos.

Sin embargo, el mismo documento es claro al señalar que la norma vigente sobre el tema, la NOM-EM-002-ASEA-2016, ya establece los parámetros para la regulación de emisiones en gasolineras, pero sólo es obligatorio para la Ciudad de México y propone generar una regulación propia para Jalisco.

Si bien el gobierno estatal anterior dejó un avance de una norma estatal ambiental para controlar estas emisiones fugitivas, aún no está publicada y por tanto, no hay exigencia de que se cuente con la tecnología, aunque carecer de ella ocasionó que en 2016 se generaran 9 mil 400 toneladas de COV en Jalisco por esta causa, donde los principales perjudicados son los trabajadores que despachan el combustible.

¿Qué son los COV?

  •  Los compuestos orgánicos volátiles (COV) son contaminantes del aire y cuando se mezclan con óxidos de nitrógeno y radiación solar, reaccionan para formar ozono
  •  También participan activamente en numerosas reacciones, en la tropósfera y en la estratósfera, contribuyendo a la formación del smog fotoquímico y al efecto invernadero

JJ/I

  • La disminución de la contaminación en la ZMG se debe principalmente a la presencia de humedad en la Ciudad, explicó Hermes Ramírez. Foto: Maricarmen Galindo
Julio Cárdenas/mural

Guadalajara, México (17 enero 2019).- De acuerdo con el Sistema de Monitoreo Atmosférico de Jalisco (Simaj), la Metrópoli registra una mejor calidad del aire en los primeros 15 días del año, en comparación con el mismo periodo del 2018.

Del 1 al 15 de enero, el organismo reportó que se han contabilizado tres días que cumplieron con las normas ambientales, es decir que estuvieron igual o por debajo de los 100 puntos del Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (Imeca). Hace un año, apenas fue un día.

Por lo que 12 de los primeros 15 días de 2019 se caracterizaron por una mala o muy mala calidad del aire, cuando el 2018 registró en ese mismo periodo 14 días.

Además, a principios del año pasado, en total se registraron 13 episodios con mala calidad del aire, de los cuales, 10 fueron precontingencias atmosféricas y tres contingencias fase I.

Este año, sumaron 9, lo que significó 8 precontingencias y una contingencia fase 1.

La disminución de la contaminación en la ZMG se debe principalmente a la presencia de humedad en la Ciudad, explicó Hermes Ulises Ramírez Sánchez, académico de la UdeG. Y aunque el desabasto de gasolina podría ser un factor, científicamente no se puede comprobar, pues falta monitoreo.

“A lo mejor sí está contribuyendo porque a la hora que quemas el combustible pues tú vas a producir esos contaminantes, si estás quemando menos combustible, pues menos contaminantes hay, pero insisto, no podríamos afirmar con certeza que es debido a ese factor”, apuntó.

Se calcula que en la ciudad hay 939 fábricas de ladrillos, las cuales operan en condiciones precarias y contribuyen de manera importante a la contaminación ambiental

Por:El Informador

Arturo Ortiz limpia su mesa de jardín que todas las noches se llena de polvo, producto de las ladrilleras que operan en las cercanías de su casa. EL INFORMADOR/A. Camacho
Arturo Ortiz limpia su mesa de jardín que todas las noches se llena de polvo, producto de las ladrilleras que operan en las cercanías de su casa. EL INFORMADOR/A. Camacho

Arturo Ortiz y Sergio Rodríguez, vecinos de Altus Bosques, fraccionamiento ubicado en los límites de Tlaquepaque y Tlajomulco, padecen diariamente la contaminación que genera una ladrillera que opera a un costado de esta colonia.

Durante un recorrido por la zona, este medio observó cómo una gruesa capa de polvo se posó sobre las calles, viviendas, coches y muebles de los afectados.

“Siempre hay alguien en mi casa que está afectado de vías respiratorias”, comparte Rodríguez, quien señala que no ha recibido respuesta por parte de las autoridades municipales tras los llamados que él y otros vecinos han hecho para que atiendan el problema.

Sin embargo, a pesar de que se han implementado medidas para controlar la actividad de las ladrilleras de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), todavía hay algunas que escapan de la vigilancia oficial.

El Salto y Tonalá ejemplifican este problema. En el primer municipio, las autoridades desconocen el número de ladrilleras y si éstas cumplen con los requerimientos ambientales; el segundo ubica alrededor de 340, de las cuales sólo 60 están regularizadas.

De acuerdo con el Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (Ciatec), instancia que elaboró un diagnóstico sobre el tema en 2017, en Tlajomulco, Tonalá, Zapopan, Tlaquepaque y El Salto había 747 ladrilleras. Sin embargo, este año se registraron 939.

Los directores de Ecología de Tonalá y Zapopan resaltan que hay negocios “casuales” que surgen y desaparecen en diversos momentos del año. Esto complica la supervisión.

Para Carlos González Figueredo, académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), es clave que se mejoren las inspecciones de estos sitios, de modo que se asegure que los controles de tipos de emisiones se lleven a cabo de forma más rigurosa.

El experto agrega que la quema que se realiza en las ladrilleras es uno de los cinco factores que provocan las contingencias ambientales en la ciudad.

Los vecinos del Fraccionamiento Altus Bosques, ubicado entre Tlaquepaque y Tlajomulco, padecen la contaminación que genera una ladrillera. EL INFORMADOR/A. Camacho

Viven bajo una eterna capa de hollín

En el Fraccionamiento Altus Bosques las noches son opacas y el olor a quemado invade la colonia. En las calles el aire se siente pesado y una gruesa capa de polvo y ceniza se acumula sobre los coches.

“Es más notorio en estas fechas, a veces tienes la casa llena de humo y afuera está igual”, cuenta Arturo Ortiz, habitante de esta zona.

Él y otros vecinos comentan que desde hace ocho años son afectados por el humo que provoca una ladrillera que opera a un lado del fraccionamiento, sobre la calle Camino Real a Agua Amarilla, casi con su cruce con Vicente Guerrero. Reportan que suele estar activa principalmente los fines de semana por las noches.

Este medio de comunicación observó que las emisiones y la falta de pavimentación crean una densa niebla que cubre con una capa de hollín y polvo todos los objetos en el exterior e incluso invade el interior de los domicilios.

“Siempre hay alguien en mi casa que siempre está afectado de vías respiratorias”, dice Sergio Rodríguez, quien al igual que Ortiz destaca que no ha recibido respuesta de las autoridades de Tlaquepaque.

A finales de 2017, el Gobierno de Tlaquepaque anunció una inversión de 20 millones de pesos para un parque en el cual reubicaría a los productores del gremio ladrillero. El proyecto no se ha concretado.

Roberto Baltazar Román, titular de Medio Ambiente de este municipio, acentúa que el parque quedó en el aire debido a un contratiempo con la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP). Actualmente, la administración de la alcaldesa María Elena Limón está a la espera de un nuevo recurso estatal o de otra propuesta.

El Ciatec destaca que los ladrilleros tienen un ingreso semanal de dos mil 116 pesos; señala que de ellos dependen al menos tres personas. EL INFORMADOR/J. Armendáriz

Ladrilleros de ZMG laboran bajo condiciones precarias

Los ladrilleros de la metrópoli trabajan sin el apoyo de herramientas que faciliten sus procesos de producción y que los ayuden a disminuir los contaminantes que libera esta actividad.

Carlos León, de la Cooperativa Unión de Ladrilleros y Agregados, de Tlaquepaque, señala que la polución podría reducirse con el uso de hornos de gas en lugar de leña.

Sin embargo, reconoce que es prácticamente imposible para este sector contar con esa clase de equipo, pues un artefacto de este tipo cuesta alrededor de 300 mil pesos. “Vivimos al día. Entre sueldos y gastos no nos ajusta para esa tecnología”.

Un estudio del Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (Ciatec) destaca que en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) ocho de cada 10 ladrilleros no utilizan ningún tipo de tecnología alterna durante el proceso de quemado, como turbinas o ventiladores.

En el diagnóstico se agrega que los trabajadores, que ganan en promedio dos mil 116 pesos a la semana, se encuentran en condiciones sociales precarias. La mayor parte cuenta sólo con educación de nivel primaria e involucran a sus cónyuges e hijos en las labores.

Sin embargo, agrupaciones como la Cooperativa Unión de Ladrilleros se esfuerzan por profesionalizar a los miembros del sector mediante cursos y capacitaciones en temas como ahorro de combustible, manejo de tierras y creación de valor agregado para sus productos.

El Ciatec acentúa que estos esfuerzos llegan a un porcentaje pequeño de la industria, pues sólo uno de cada 10 ladrilleros en Jalisco ha participado en estas actividades.

León resalta que la mayor parte de quienes pertenecen a la Cooperativa Unión de Ladrilleros se ubica en Tlaquepaque. Asegura que están dispuestos a reubicarse lejos de las áreas pobladas, pero indica que el proceso está pendiente debido a que el Ayuntamiento no ha concretado la adquisición de un predio para este fin.

Sólo uno de cada 10 ladrilleros que trabajan en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) ha acudido a los cursos y capacitaciones. EL INFORMADOR/J. Armendáriz

GUÍA

Medidas que buscan implementar los ayuntamientos y la Semadet

Quema escalonada. Consiste en el establecimiento de un calendario de quemas por zonas, de manera que no se realicen de forma simultánea en varias áreas de un mismo municipio.

Horarios regulados. Los reglamentos de Tlaquepaque y Tlajomulco establecen horarios que prohíben realizar quemas durante la temporada invernal.

Suspensión de actividades. En el momento en que la calidad del aire llega a niveles de contingencia o precontingencia, se llama a la suspensión de actividades.

Cursos y capacitaciones. Se busca la mejora en los procesos de fabricación de ladrillos, de manera que se aminore el impacto ambiental, se cuente con mayores medidas de seguridad y no se sacrifique la calidad del producto final.

Ladrillera que opera a un lado del fraccionamiento Altus Bosques, sobre la calle Camino Real a Agua Amarilla. EL INFORMADOR/J. Armendáriz

LA VOZ DEL EXPERTO

Se requieren zonas especiales

Carlos González Figueredo (académico del ITESO)

Para el investigador, una medida adecuada para mejorar la regulación de la actividad ladrillera es la creación de más parques como el que ya existe en Tlajomulco. “Al tenerlos concentrados, puedes controlar mucho mejor el funcionamiento”.

El especialista apuntó que la “quema escalonada” (regular los horarios de combustión de las ladrilleras por zonas, de manera que la emisión de contaminantes se realice sólo en un área cada vez) es una de las acciones que han ayudado a paliar el impacto ambiental. Sin embargo, destacó que se debe apretar la supervisión.

“Se sabe que el número (de ladrilleras) en la ciudad ya es muy alto y contribuye en gran medida a la mala calidad del aire”, observó.

González Figueredo enfatizó que si bien esta actividad afecta al medio ambiente, el principal problema en este sentido proviene de la utilización de los vehículos automotores.

Consideró que la situación en la metrópoli es “particular” debido a la alta densidad de establecimientos productores de ladrillo en un área particularmente pequeña, y al hecho de que las prácticas artesanales con que se quema la arcilla implican métodos de combustión poco confiables, como lo es el uso de leña.

Temas

Baja contaminación por poca gasolina

Publicado: enero 15, 2019 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:,

Oportunidad. El uso de la bicicleta es una buena alternativa para sostener la mejoría en la calidad del aire. (Foto: Alfonso Hernández)

Tras cumplirse más de una semana de desabasto de gasolina en el Área Metropolitana de Guadalajara, que ha derivado en prácticas de racionalización de viajes en automóvil, la calidad del aire mejoró del 4 al 11 de enero respecto al mismo periodo de 2018.

Mientras en 29 por ciento del tiempo transcurrido en esa semana del año pasado hubo mala calidad del aire (registros por encima de los 100 Imeca), en 2019 la polución se presentó en 22 por ciento de las horas monitoreadas por el gobierno del estado, es decir bajó 7 puntos porcentuales, de acuerdo con el listado histórico de las mediciones.

Para la investigadora de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Valentina Davydova Belitskaya, esta mejoría en la calidad del aire debe hacerse costumbre a través del reforzamiento de medios de transporte alternativos al automóvil de gasolina, como pueden ser la implementación de BRTs, reforzamiento de MiBici y del transporte público, pero también el aumento de los autos eléctricos, híbridos o con biocombustibles que demuestren ser menos contaminantes.

“La principal fuente de contaminación en nuestra Zona Metropolitana de Guadalajara es el transporte; esto nos hace pensar si definitivamente ya llegó la hora en empezar a usar las bicicletas y solamente dar uso a los vehículos en casos de alta necesidad: madres que llevan a su hijos a la escuela, personas enfermas o que deban recorrer distancias mucho muy largas”, dijo.

“Necesitamos enfocarnos al uso del transporte público, con eso disminuirá muy significativamente el flujo del transporte vehicular, es el punto número uno para disminuir la contaminación del aire. En muchos casos los estudiantes llegan a los centros universitarios en bicicleta, esto es un segundo punto; a la Policía vial (le toca) asegurar las avenidas para que no atropellen a los ciclistas, darles seguridad. También hay que buscar el cambio de autos que usan gasolina pura a autos híbridos, lo que puede prolongar el uso de un tanque hasta por tres semanas”.

La académica señaló que, paralelamente al impulso de estas medidas, hace falta un mantenimiento mayor a la red de monitoreo atmosférico, ya que sigue presentando continuas fallas la medición de algunos contaminantes, como el PM 2.5, que ni siquiera lo tienen todas las estaciones.

Detenidos

El director del Instituto de Astronomía y Meteorología de la UdeG, Hermes Ramírez Sánchez, exhortó a los automovilistas que hacen filas en las gasolineras a mantener el motor del auto apagado en tanto se les atiende, pues encenderlo y no avanzar por largos periodo genera altos niveles de polución.

JJ/I

La escasez de gasolina ya derivó en una disminución de la contaminación ambiental en el Área Metropolitana de Guadalajara señaló la académica del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Valentina Davidova Belitskaya.

La investigadora dijo que esto pone en evidencia que se tiene que trabajar en políticas públicas para disminuir el uso de automotores como la utilización de la bicicleta y la seguridad para los ciclistas así como el uso de biocombustibles y de vehículos híbridos.

“Pero la prioridad número uno es el transporte público, y definitivamente trabajar en biocombustibles, buscar el cambio de gasolina pura a carros híbridos, probablemente gasolina más electricidad, es decir, lo que puede prorrogar el uso de un tanque de una semana hasta por dos o tres semanas y con esto disminuir la cantidad de las emisiones”, expuso.

Cabe destacar que de acuerdo con el Centro Mexicano de Derecho Ambiental en México los vehículos automotores generan el 90.3% del monóxido de carbono y el 48.7% del óxido de nitrógeno que provocan la polución por ozono.

En 2018 empeoró la polución en la capital jalisciense: apenas en 130 días se cumplió con la norma de calidad del aire y hubo 16 con muy mala calidad

El Informador

El año pasado, el Área Metropolitana de Guadalajara tuvo más días de contaminación atmosférica en un nivel elevado que la Ciudad de México (CDMX). En la urbe jalisciense se registraron 16 días con muy mala calidad del aire; es decir, con más de 150 puntos del Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (Imeca), mientras que en la CDMX solamente cuatro días cumplieron con este criterio.

Sebastián Gradilla, director de Protección y Gestión Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), explica que la medición del Imeca entre ambas ciudades es comparable porque se usa la misma metodología para su cálculo, que es el reflejo de dos contaminantes criterio: partículas menores a 10 micras (PM10) y ozono. “En el tema del ozono del Valle Metropolitano de la Ciudad de México se tienen concentraciones más elevadas. En 2016, ellos tuvieron una concentración mayor que Guadalajara, en la época de calor”. Sin embargo, acentuó que al revisar los datos de las concentraciones anuales de partículas PM10, Guadalajara aparece en los primeros lugares a nivel nacional, por encima de la capital del país. Detalla que este contaminante se acumula sobre todo cuando hay una inversión térmica y tiene que ver con quemas agrícolas, incendios de terrenos baldíos o procesos industriales que involucran combustión (por su parte, el ozono se relaciona más con las emisiones vehiculares).

“Tenemos más días con más mala calidad del aire porque tenemos el área de Las Pintas, con características particulares, que propician partículas PM10. Quizá esto no se ve tan reflejado en la Ciudad de México”.

El titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Sergio Humberto Graf, ya precisó que en los próximos días presentará la estrategia para mejorar la calidad del aire en la ciudad.

Mientras tanto, en el Área Metropolitana de Guadalajara se registraron 84 emergencias ambientales en 2018, 24 más que el año previo.

Contaminación en Guadalajara y la Ciudad de México en 2018

Puntos Imeca Guadalajara Cd. de México
Días entre 1 y 100 130 87
Días entre 101 y 150 219 274
Días entre 150 y 250 15 4
Días con más de 250 1 0
En México hay programas como el Hoy no circula que ayudan a disminuir la polución, además cuenta con semáforos sincronizados y revisiones estrictas a vehículos de uso rudo. NOTIMEX/A. Rodríguez

La ciudad va de mal en peor en índices contaminantes

El año pasado, solamente 130 días cumplieron con la norma de calidad de aire en la ciudad, equivalente a menor o igual a 100 puntos del Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (Imeca). Se trata de 90 días menos que 2017 y el peor registro desde 2012, según datos del Monitoreo de  Indicadores de Jalisco (MIDE).

“La mayor frecuencia de inversiones térmicas durante el mes de noviembre (2018) han contribuido a la concentración de los contaminantes atmosféricos. Por la misma razón, el número de días con mala calidad del aire y con precontingencias atmosféricas en el Área Metropolitana de Guadalajara, por el mismo contaminante, se ha visto incrementado”, justificó la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) a través de MIDE.

Durante 2018 aumentaron los días con “mala calidad de aire”, en los cuales se pueden presentar efectos a la salud, en particular para los grupos vulnerables.

Mientras que en el 2017  se registraron 129 días en el parámetro de entre 100 y 150 puntos  Imeca, el año pasado la cifra se incrementó a 219 días.

Sebastián Gradilla, director de Protección y Gestión Ambiental de la Semadet, explica que cada año cambian las condiciones meteorológicas.

“Cuando tenemos periodos de inversión térmica, hay días propensos a la mala calidad del aire… año con año pueden haber diferentes resultados. Estamos haciendo una evaluación importante del histórico para ver de qué manera pueden disminuir las prácticas”.

Acentúa que el contaminante que más preocupa es el de partículas menores a 10 micras (PM10), que se dispara frecuentemente en la época invernal.

“Se acumulan cuando hay poco viento, todas las partículas se quedan concentradas y puede ser peligroso. Esto no sucede en otras épocas del año”.

A comparación de la Ciudad de México, en los indicadores de Guadalajara no se detallan cuántos días son “limpios”; es decir, menores a 50 puntos Imeca, cuando se pueden realizar sin problemas actividades y ejercicios fuera de casa.

El director de Protección y Gestión Ambiental considera que sería interesante incluir la clasificación en el sistema de Jalisco.

GUÍA

Mediciones de la Semadet

Calidad del aire buena

De 1 a 50 puntos Imeca.

Ideal para realizar actividades al aire libre en cualquier zona del área metropolitana.

Regular

De 51 a 100 puntos Imeca.

Se pueden realizar actividades al aire libre.

Pueden presentarse posibles molestias en niños y adultos mayores, así como en personas con enfermedades respiratorias.

Mala

De 101 a 150 puntos  Imeca.

Se pueden presentar efectos a la salud, en particular para grupos vulnerables, como personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares, adultos mayores y niños.  Se recomienda evitar actividades al aire libre.

Muy mala

De 150 a 250 puntos Imeca.

Se relaciona con  mayores efectos adversos a la salud en  población en general, particularmente niños, adultos mayores y personas con  enfermedades cardiovasculares y/o respiratorias, como el asma.

Se pide que la población que no salga de casa y cierre ventanas.

Calidad del aire extremadamente mala

Más de 250 puntos Imeca.

Niveles causantes de efectos adversos a la salud de la población, en particular niños y adultos mayores con enfermedades cardiovasculares y/o respiratorias.

Se pide que la población no salga de casa y cierre ventanas. Puede haber complicaciones graves en los niños y los adultos mayores. Se pide no usar el automóvil.

TELÓN DE FONDO

Quedan proyectos en promesas

La pasada administración de Aristóteles Sandoval prometió diversas estrategias para mejorar la calidad del aire en la ciudad. Además de un nuevo esquema de verificación, propusieron implementar un programa de movilidad escolar, regular el sector ladrillero, retirar autos contaminantes y promover el uso de la Línea 3 del Tren Ligero y el programa MiBici (este programa fue el único con resultados positivos).

También se planeó promover un plan maestro de movilidad integral (que debería haberse publicado en 2012), la verificación y la mejora de prácticas operativas del transporte pesado, la renovación de flotas privadas y de uso intensivo, la autorregulación y la auditoría de la industria, impulsar que industrias usen combustibles limpios y de bajo azufre, así como regular la extracción en bancos de materiales.

Durante el sexenio pasado no se logró la reubicación del sector ladrillero, la Semadet heredó su proyecto de transporte en escuelas, se mantuvieron los vehículos contaminantes, la nueva ruta de tren no fue inaugurada y tampoco se mejoraron distintas normas.

Solamente se logró ampliar el programa MiBici, con 34 estaciones nuevas y el crecimiento de 24 estaciones. También se compraron asientos más cómodos y repelentes al agua, manubrios y timbres. Con la inversión de 55.8 millones de pesos, suman 274 estaciones en Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque, las cuales son usadas por más de 40 mil usuarios.

En 2018, el Área Metropolitana de Guadalajara registró 16 días con muy mala calidad del aire; en la Ciudad de México apenas fueron cuatro. EL INFORMADOR/Archivo

El monitoreo será atribución del Imeplan

El titular del Instituto Metropolitano de Planeación del Área Metropolitana de Guadalajara (Imeplan), Mario Silva, adelantó la semana pasada que el sistema de medición ambiental será coordinado por el organismo. “Haremos una inversión de cinco millones para mejorar y ampliar la red de monitoreo”.

Indicó que en la mesa metropolitana de medio ambiente fusionaron las dependencias estatales, ya que no se logró obtener los indicadores esperados. Informó que, para 2019, crearán el modelo operativo de coordinación metropolitana, desde donde se coordinarán ciertos servicios públicos. También dijo que la otra agencia en proceso de incubación es la de bosques urbanos, que implicar la administración de los 11 parques de la Zona Metropolitana de Guadalajara, el Parque Metropolitano, el Parque Montenegro y el Parque Solidaridad.

Mario Silva remarcó que se debía pensar sobre la responsabilidad ciudadana e institucional  en  materia de  la calidad de aire.

Por ejemplo, en temas en los que los habitantes prenden fogatas o queman pirotecnia, hechos que incidieron para que el pasado 25 de diciembre se registraran 324 puntos Imeca. “Es imposible que este trabajo ocurra si no hacemos esta reflexión”.

La Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) invirtió 20 millones de pesos en la rehabilitación de 10 estaciones de monitoreo atmosférico y siete pantallas informativas, de las cuales cuatro ya no funcionaban.

Los trabajos, realizados el año pasado, consistieron en la renovación de sensores meteorológicos, actualización de software, reparación de pisos y la homologación en equipos de monitores PM10, entre otras acciones. Este medio publicó que varios especialistas consideraron que el sistema era insuficiente, ya que comenzó a operar en el año 1995, cuando el tamaño de la ciudad era menor. Por ese motivo recomendaron que el sistema debería crecer al menos cuatro veces más; es decir, contar con al menos 40 estaciones para medir la calidad del aire.

Proponen adoptar nuevas tecnologías

Abraham Gobel, presidente de la Asociación de Talleres para las Emisiones y Reparaciones Vehiculares, responde que las fallas de la anterior administración  son las responsables en el aumento de los días con mala calidad de aire en el Área Metropolitana de Guadalajara.

“Jamás habíamos tenido estos problemas de contaminación cuando trabajaban los programas anteriores. La mala calidad del aire es culpa de las autoridades, que no hicieron su trabajo ni aplicaron medidas”.

Recalca que proponen un proyecto que congeniaría con la nueva norma ambiental que se trabaja a nivel federal. “Es un sistema de OBD, como se verifica en otros países, a través del cual lo metes a las computadoras de los vehículos y lee todos los problemas que puedes tener; por ejemplo, cambiar los filtros o los escapes”.

Remarca que proponen acompañar ese proyecto con un sistema que impide la corrupción para no engañar a la máquina de gases, así como incrementar la vigilancia en los talleres autorizados.

“Sí hubo trampa, por eso propusimos un software que baja 90% la corrupción, para que no se pueda meter un carro por otro, pero a la Semadet no le interesó”.

El líder de talleres considera que los verificentros no servirían para mejorar la calidad de aire en la ciudad, ya que el proceso sería más costoso y tedioso para los ciudadanos, ya que no ha dado resultados en ningún Estado del país.

“En un verificentro deberás formarte y, si no pasas la prueba, de todas formas vas a pagar. En cambio, en nuestros talleres no se cobra, se informa de la importancia de afinar, ya que el holograma no resuelve el programa de contaminación”.

Puntualiza que no tiene caso que se aprueben los verificentros si existirá una nueva norma.

“La nueva norma va a decir exactamente cuánta carga emite el vehículo; es decir, cuánto pesa para decir cuánto está contaminando, como en el Valle de México, entre otros aspectos técnicos”.

Agrega que mantendrán acciones legales para evitar la implementación de estos verificentros, que ya fracasaron en la década de los ochenta. Para ello presentarán demandas penales por delitos ambientales contra la administración anterior, mientras a las nuevas autoridades les entregarán sus demandas e iniciarán procedimientos a nivel federal.

Recuerda que ya existen alrededor de 100 amparos contra los verificentros en tribunales de distrito, luego de que el anterior gobernador, Aristóteles Sandoval, publicara en 2016 el decreto de concesión de 305 líneas de verificación por 10 años. “Era una afectación, un atentado, contra las garantías de los talleres acreditados vigentes. Son federales estos juicios, están casi en todas las salas. Desconozco si se nos otorgó la suspensión, porque no se han resuelto”.

Vuelve programa de verificación

  • El pasado lunes comenzó la entrega de hologramas para la verificación vehicular 2019; sin embargo, los dueños de talleres denuncian que sólo recibieron la mitad respecto a 2018.
  • Tras las complicadas jornadas registradas en la metrópoli por la calidad de aire deficiente, el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) confirmó que vuelve el programa de verificación vehicular. Y mientras se concreta su rediseño, éste funcionará como antes.
  • En diciembre, se aseguró que la nueva estrategia, cuya meta es reducir la contaminación en la Zona Metropolitana de Guadalajara, sería presentada a más tardar el 15 de enero. Pero la dependencia estatal anunció que será hasta finales de mes.
  • Por eso la Semadet confirmó que “seguirá operando con los talleres que cuentan con una acreditación vigente. Con respecto a los talleres con acreditación vencida, no habrá prórrogas, ya que éstas no se prevén en el marco normativo”.
  • Abraham Alejandro Gobel, representante de los talleres, respondió que se denunció al Gobierno del Estado ante la Procuraduría General de la República (PGR) por no “aplicar las leyes para la mejora del ambiente”, ya que no obliga a las personas a verificar.

LA VOZ DEL EXPERTO

Deben sumar acciones todos los actores

Hermes Ramírez (director del Instituto de Astronomía y Meteorología)

El Gobierno y los ciudadanos deben tomar acciones concretas para disminuir la contaminación atmosférica de la ciudad, que ya está provocando un problema importante en la salud pública en la Entidad, destaca el director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM).

Indica que es necesario que las autoridades fomenten políticas públicas, mientras que los ciudadanos podrían afinar sus automóviles, usar vehículos privados solamente en casos necesarios y compartir trayectos.

Subraya que desde hace varios años se ha detectado que hay periodos en donde la metrópoli registra un mayor índice de contaminación que la Ciudad de México, y aunque considera que la población no debe alarmarse, es urgente que se tomen medidas al respecto.

“Las mediciones (Imeca) quieren decir que hubo un periodo en el cual llegó a esos índices, no todo el tiempo, pero sí hemos tenemos niveles más altos, por minutos, y en algunas ocasiones por horas”.

Acentúa que esto se debe, principalmente, a que en la capital del país se han fomentado más políticas públicas para mejorar la calidad del aire. “Aquí el año pasado se habló del fondo verde, transporte escolar, pero nada ocurrió. En la Ciudad de México llevan años que trabajan en medidas transversales”.

El especialista remarca que en la CDMX hay programas como el Hoy no circula que han ayudado a disminuir la polución, pero también cuentan con vialidades con semáforos sincronizados y son más estrictos con las revisiones a vehículos de uso rudo. Además de que influyen factores como el viento, ya que en la capital son de mayor intensidad y ayudan a dispersar contaminantes.

Enfatiza que la calidad de aire podría ser peor, ya que los sistemas de ambas ciudades solamente registran contaminantes criterio; es decir, monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, ozono, partículas menores, partículas suspendidas y bióxido de azufre. Los contaminantes que normalmente rebasan la norma son las partículas suspendidas (PM), en el periodo invernal, y el ozono, en verano.

“No se mide el plomo y otros como los compuestos orgánicos volátiles, metano, plomo, metales pesados, antibióticos y hormonas que podrían estar en el ambiente. Hay que empezar a medir ese tipo de sustancias”. Explica que cuando se rebasan los 150 puntos Imeca, los ciudadanos absorben gran cantidad de gases nocivos para la salud, lo que provoca enfermedades.

La Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial alista el nuevo programa de verificación. EL INFORMADOR/Archivo

TESTIMONIO

Padece por la polución

Fermina Barajas dice que ha presentado algunos problemas de salud desde que se cambió a vivir a la colonia San Jacinto de Guadalajara, hace dos años. En diferentes épocas del año sufre malestar en los ojos porque se le resecan los lentes de contacto debido a la contaminación atmosférica, sobre todo cuando detecta que prenden llantas cerca de su casa o hay incendios.

En esos días, evita salir a correr al parque San Jacinto y cierra las ventanas de su departamento. Se coloca unas gotas y su método es esperar a que las contingencias terminen. Sin embargo, afirma que no había padecido las consecuencias de la polución de una forma severa hasta los festejos del pasado fin de año.

Relata que la noche del 24 de diciembre acudió con su familia al barrio Beatriz Hernández, pegado a Oblatos. A las 22:00 horas regresó a su casa y se encontró con la calle blanca de tanto humo.

“Olía a muchísima pólvora, en el recorrido que hicimos por la avenida San Jacinto hasta San Rafael parecía que habían aventado bombas en toda esa zona”.

La mañana de Navidad caminó en la calle y en la noche le ardían los ojos. Tomó medicamentos para contrarrestar los efectos, pero su situación empeoró el 31 de diciembre.

“Nos dimos cuenta que otra vez hubo mucha quema de llantas, madera, muebles abandonados o ese tipo de cosas que se dejan en la calle. Entre Oblatos y Tlaquepaque fueron de los puntos con mayor contaminación”.

Añade que después del 1 de enero presentó síntomas de una rinofaringitis.

“La doctora coincide en que pudo haber sido por la contingencia, ya que no presenté escurrimiento nasal ni problemas de garganta. No fue una infección viral sino por la contaminación de la zona”.

Este medio publicó que por la contingencia atmosférica Fase 3 del pasado 25 de diciembre, 311 personas acudieron a centros de salud por problemas respiratorios, principalmente de colonias cercanas a Tlaquepaque y Tlajomulco.

Sigue: #DebateInformador

¿Su vehículo cuenta con la verificación vehicular de 2018?

Participa en Twitter en el debate del día @informador