Posts etiquetados ‘Bosque la Primavera’

 

DESATENDIDOS. La mayoría de quienes viven en Guadalajara no ven en la Primavera “la capacidad para mejorar su vida”, según la UNESCO. (Foto: Alfonso Hernández)

Aunque este sábado 27 de octubre el bosque La Primavera cumplió 12 años de haber sido declarado Reserva de Biósfera por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), actualmente la gestión que tiene el ecosistema dista de los principios de ese programa internacional debido a que no existe un apropiamiento de los 5 millones de habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG), a pesar de que se trata de su sostén ambiental.

De acuerdo con Eduard Müller, de la Cátedra UNESCO de Reservas de Biósfera, los ecosistemas que cuentan con esta declaratoria en otras partes del mundo y han sido exitosos se debe a que sus pobladores reconocen los beneficios ambientales que les proveen y además tienen proyectos productivos. Por ejemplo, La Palma, en Canarias, España, donde extraen sal de forma artesanal que venden a precios muy altos en restaurantes exclusivos de París, lo cual podría darse en cada reserva de biósfera de acuerdo con los recursos naturales con los que cuentan.

“Aquí creo que la mayoría de quienes viven en Guadalajara no ven en la reserva de biósfera la capacidad de mejorar su vida, empezando porque muy pocos la han visitado; no está integrada, tenemos que integrar a la población y, si eso pasa, ahí no va a haber empresario que se atreva a entrar para poder hacer sus fraccionamientos, la gente la va a proteger. El tema es cómo lograr hacer que sintamos que dependemos de la Primavera para vivir y no que ella depende de nosotros”, declaró el consultor en entrevista.

“Cometimos graves errores porque hicimos pensar a la gente que tiene que proteger la naturaleza y la naturaleza no nos necesita, es más, estaría mejor sin nosotros. Somos nosotros los que dependemos de la naturaleza y ese es otro paradigma totalmente diferente. El futuro de Guadalajara depende de la Primavera, y si se la siguen comiendo se van a quedar desprotegidos”, advirtió durante una visita a la ciudad.

Müller señaló que no solamente los comités técnicos son lo que deben tomar las decisiones sobre el bosque, sino también los ciudadanos; sin embargo, lamentó que no sean tan numerosos y que además las autoridades hayan llegado a quitar de los cargos de gestión del bosque a personas calificadas para evitar mayor vinculación social, pues resultaban incómodas para los intereses económicos.

“Como reserva de biósfera debería de tener una gestión muy participativa, comités locales donde la gente que está dependiendo más de ella empiece a tomar decisiones, no necesariamente tienen que ser los técnicos quienes tomen las decisiones”, contextualizó.

“Lo que yo conozco de este caso es que la gente buena se sacó de la gestión a propósito, el movimiento político y empresarial dijo ‘esto no nos sirve, no nos sirve que hagan una buena gestión’, y era gente vinculada y con corazón, y se empieza a desmoronar la reserva de biósfera”, lamentó.

“Cometimos graves errores porque hicimos pensar a la gente que tiene que proteger la naturaleza y la naturaleza no nos necesita, es más, estaría mejor sin nosotros. Somos nosotros los que dependemos de la naturaleza”
Eduard Müller, de la Cátedra UNESCO de Reservas de Biósfera

da/i

Anuncios

Futuro. Ciudadanos y una red de ecosistemas deberán integrarse. (Foto: Cortesía)

Para Sergio Guevara Sada, coordinador la UNESCO, el bosque La Primavera es la Reserva de la Biosfera ideal para implementar el nuevo modelo de gestión que la propia organización internacional está programando, que consiste en crear una red de ecosistemas que permitan integrar a los ciudadanos, sus actividades y el paisaje urbano en uno sólo, y ya no diferenciado.

Así lo planteó el especialista en la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística a propósito de un simposio realizado sobre La Primavera, a 12 años de su nombramiento como Reserva de Biosfera.

“Se necesita urgentemente planificación del territorio para gestionar gradientes urbano-rurales de ecosistemas culturales y naturales, protegidos y no protegidos, debemos decir que esas desigualdades territoriales tenemos como posibilidad usar las reservas de biosfera que tienen una visión integradora, hacer un paisaje integral, no usar paisajes urbanos, naturales por separado, sino integrarlo como un sistema y cambiar de paradigma”.

Agregó: “Necesitamos ciudadanos sustentables, activos y participativos donde la reserva de biosfera forme parte como gobernanza de las propias reservas, el reto es incorporar a las ciudades a las reservas de biósfera como una forma de manejar el territorio, integremos la ciudad y el territorio”.

Además, señaló que el término de área natural protegida debe cambiar para que los ecosistemas con esa declaratoria sean mejor concebidos como protectores de las ciudades que forman parte de ésta, y no que están aisladas.

“Tenemos que crear un modelo centrípeto, tenemos la zona núcleo con toda la biodiversidad, pero por qué no el área de amortiguamiento lo hacemos un área de productividad para que la biodiversidad trabaje juntos, hay que llevarlo de solo una zona de transición a una zona de restauración (…) que se mueva la biodiversidad, va a volver reforzada”, planteó.

“Hay que ruralizar las ciudades y urbanizar las comunidades rurales, hay que acercarlas y que no haya esas dualidades tan importantes. Dentro de las ciudades muy aisladas de sus partes naturales, 60 lo ciento de las personas tienen un primer contacto con la naturaleza en el ambiente urbano, 60 por ciento es un montón, es en las ciudades donde la gente tiene este contacto viven la uniformidad de las ciudades, debemos crear una homogeneidad”.

Actualmente, La Primavera es la Reserva de Biosfera más amenazada por el crecimiento urbano. A la fecha no cuenta con área de amortiguamiento.

___________________________

FRASE

“Se necesita urgentemente planificación del territorio para gestionar gradientes urbano-rurales de ecosistemas culturales y naturales”
Sergio Guevara de la UNESCO

JJ/I

Detección. Los registros han surgido con el fototrampeo. (Foto: Cortesía)

Recorridos ciclistas en grupo, uso de cuatrimotos y hasta pastoreo de ganado en zonas de La Primavera no autorizados para realizar esas actividades generan impactos de consideración en la dinámica de la fauna silvestre, informó la organización civil Anillo Primavera a partir de registros gráficos que han obtenido mediante cámaras trampa.

De acuerdo con Pedro Alcocer, de la agrupación civil, a través del fototrampeo instalado en varios puntos del bosque han captado imágenes de venados, pecaríes, pumas, entre otros, pero después de una visita humana de estas características o incluso de ganado, los grupos de especies silvestres dejan de ser captados en semanas, relegándolas en su propio ecosistema.

“La visitación al bosque se ha incrementado en los últimos dos años como 160 por ciento, de acuerdo a los datos oficiales que se han dado a conocer por parte de la dirección del bosque, además del incremento de entradas, hay dos oficiales, pero otras 30 no oficiales que tienen constante flujo”, comentó Alcocer en entrevista.

“Si se encuentra una rodada de bicicletas de 50 personas y una noche anterior vimos que apareció un grupo de venados, zorros, zorrillos, ya no se vuelven a ver en 15 días, es muy claro que una vez que pasan estos elementos que no son propios de la dinámica del ecosistema, (los animales) se van a otros lados. Cada vez estos santuarios de fauna se ven más reducidos y hay poca información para las personas de que sí se puede hacer”.

Actualmente, aunque se fomenta la visita al bosque para conocerlo y disfrutar sus servicios ambientales de manera más consciente, una vez adentro la señalización es escasa y los caminos para recorrerlo son vastos, por lo que es sencillo salir de las zonas donde la recreación está permitida en dirección a otras restringidas, lo que ya tiene mayores implicaciones para el ecosistema.

Además, existen otros factores que inciden, como el hecho de que los propietarios de terrenos utilizan alambrado de púas, que puede dañar a las especies silvestres al limitar su movilidad, así como la presencia de granjas donde se permite a las vacas pastorear en zonas de restricción.

“Las vacas llegan a zonas muy adentro del bosque y cada vez hay más. El año pasado a nuestras cámaras llegaron como 100 vacas, durante un mes sólo se vieron vacas, ahí sí fue un impacto terrible y para que se regenere eso es difícil. Llegaron en agosto, lo que es delicado porque es época de reproducción, por ejemplo, para el guajolote norteño, que ahora regresó a La Primavera, también es época de reproducción de jabalíes, hemos captado a la mamá con sus pequeños en esa zona en esas épocas, pero el año pasado no, las vacas las ahuyentaron completamente, las están desplazando, se están comiendo el pastizal y sí es muy notorio, no tienen que estar ahí. Se tiene que tener mano más dura”.

Por su parte, el director del bosque, Marciano Valtierra Azotla, adelantó en entrevista que el nuevo programa de manejo que se encuentra actualmente en fase de borrador tiene contemplado un mayor orden para las visitas, así como un plan maestro para evitar impactos.

En tanto ese plan entra en vigor, los visitantes deben sujetarse al reglamento actual que restringe el acceso con mascotas, con bebidas alcohólicas, bocinas, envases de vidrio, dejar basura, entre otras actividades, pues se trata de un área natural protegida que alberga más de 60 especies de mamíferos, 49 de reptiles, 20 de anfibios, más de 205 especies de aves y siete de peces, así como más de mil tipos de plantas.

Problema. La señalización dentro del área natural protegida es escasa.
____________

FRASE

“Si se encuentra una rodada de bicicletas de 50 personas y una noche anterior vimos que apareció un grupo de venados, zorros, zorrillos, ya no se vuelven a ver en 15 días”
Pedro Alcocer de la agrupación civil

El texto preliminar del plan de manejo destaca que el instrumento es insuficiente porque las grandes amenazas vienen de afuera.
Agustín del Castillo

El gran tema con el área de protección de flora y fauna La Primavera, es que todos los intereses que orbitan sobre él, deben tener claro que su valor reside justamente en permanecer como bosque.

Es decir, la prioridad es cuidar su riqueza biológica, su diversidad de ecosistemas y los servicios ambientales que como efecto provee. No se trata de un espacio de desarrollo de proyectos que puedan poner en riesgo esa capacidad de “autorregulación” que le ha permitido sobrevivir a los embates humanos, sostiene el diagnóstico del nuevo plan de manejo que actualmente se discute al interior de la junta de gobierno del organismo público descentralizado.

En la página 62 indica: “El decreto de creación del área natural protegida [ANP] estuvo motivado fundamentalmente por ser un área con características muy singulares, toda vez que es una serranía que surge como efecto de una intensa actividad volcánica, de la que la actividad hidrotermal es un remanente. Sin embargo, por su origen, la composición geológica y el tipo de suelos, [es] un ecosistema sumamente frágil, no solamente por su susceptibilidad a la erosión, sino también por su cercanía a la segunda ciudad más importante del país. En aquel entonces se vio una oportunidad de dotar de racionalidad al crecimiento de la mancha urbana, manteniendo una fuente de servicios ambientales de vital importancia para la salud de la ciudad. Desde esta perspectiva es que debe comprenderse la importancia de mantener al ANP en su estado natural, lo que no quiere decir estático de ninguna manera, que por las características mencionadas, sobre todo por su fragilidad como ecosistema y su contigüidad a una extensa mancha urbana que crece descontroladamente ejerciendo fuertes presiones desde su perímetro, requiere, además de estándares de manejo aplicables a todas las ANP, otros que atiendan con perspectiva sistémica la relación bosque-ciudad, como una de las particularidades específicas…”.

Esto “implica leer el complejo territorial del bosque y su entorno natural y urbano como un socioecosistema; de manera que se analicen los procesos de intercambio que ocurren en él bajo la perspectiva de metabolismo social”.

Bajo esta premisa esencial, “actividades como cambios de uso del suelo, construcción hormiga, incendios forestales, visitación desordenada, extracción de material geológico, el aprovechamiento irracional y clandestino de especies silvestres, introducción de especies exóticas por abandono de animales domésticos y la reproducción a altas tasas de especies ferales [animales domésticos asilvestrados] y actividades productivas que exceden la capacidad de carga del sistema están alterando de manera negativa el hábitat. Además, prolifera el abandono de escombro y basura, el vandalismo, la contaminación de cuerpos de agua, y la contaminación paisajística y lumínica. Son muchos los factores que provocan estrés al bosque y comprometen seriamente su estado de salud. A todo ello hay que agregar intervenciones erróneas en el área al pretender forzar los procesos naturales de sucesión y regeneración del bosque, como ha sido el caso de reforestaciones mal planteadas y por lo tanto fallidas o hasta contraproducentes”.

Esto obliga a la claridad de un diagnóstico donde se identifiquen presiones internas y externas que concilien las distintas e incluso contrapuestas opiniones de los actores “sobre el estado del bosque y su capacidad de carga, así como de la forma en que debe manejarse, lo cual repercute en la falta de una ‘imagen objetivo’ consensuada para el futuro y acuerdos que logren el concierto de los esfuerzos”.

Por ello anterior, “el uso y manejo del territorio que comprende el ANP ha representado y sigue representando un reto que involucra a propietarios, sociedad civil y gobierno para detener y revertir los impactos negativos que provocan el debilitamiento del bosque”, lo que deriva en la necesidad de un Plan Maestro.

La Primavera, agrega, “requiere de un Plan Maestro con una perspectiva regional integral de largo plazo que incluya acciones en la zona de influencia, así como estrategias y políticas más allá del polígono decretado”.

Esto, debido a que un programa o plan de manejo “está restringido al interior del área decretada y acotado por las disposiciones de ley […] y por la valoración de la Cofemer [Comisión Federal de Mejora Regulatoria], en cuanto al impacto regulatorio, lo que limita el ámbito de acción que puede prescribir el plan de manejo. Tales disposiciones responden a una concepción de programas de manejo ya superadas, además de que están alejadas de las especificidades de una ANP como La Primavera, tanto por sus propias características como por su localización contigua a una gran urbe. Desafortunadamente, por lo pronto, es difícil superar tales limitaciones”.

ClavesPlan Maestro: lo que está más allá del bosque protegidoAlgunos de los aspectos que rebasan el alcance del plan de manejo pero que deberán considerarse como parte del conjunto de acciones necesarias en un plan maestro:

Detener y revertir los cambios de uso suelo y los asentamientos irregulares en la periferia del ANP con incursiones sin consideración alguna de sus límites

Asegurar conectividad regional mediante corredores biológicos hacia el resto de la región

Regulación de actividades productivas en la periferia

Regulación del crecimiento urbano y de infraestructura en la zona de influencia con impactos directos e indirectos en el ANP

Estrategias para la adquisición de tierra para destino voluntario para la conservación

Conformación de “un sujeto social colectivo ciudadano” que sea factor de presión y contrapeso gubernamental, es decir una sociedad organizada e informada participando activamente en un rol equivalente a una contraloría social

Alternativas al uso del fuego en las actividades agropecuarias

Fuente: versión preliminar de plan de manejo de La Primavera

En su primera etapa se buscará hacer una reflexión seria desde el ámbito académico para posteriormente tratar de revertir los daños

Por:El Informador

“Estamos viviendo la extinción planetaria más documentada”, dice el rector de la UCI, Eduard Müller, y añade que el problema es que los estudios de los investigadores universitarios no trascienden al diseño de políticas públicas. EL INFORMADOR / ARCHIVO
“Estamos viviendo la extinción planetaria más documentada”, dice el rector de la UCI, Eduard Müller, y añade que el problema es que los estudios de los investigadores universitarios no trascienden al diseño de políticas públicas. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Con el objetivo de incidir desde la academia en el diseño de políticas públicas para proteger el bosque, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) presentó el Observatorio Biósfera Primavera.

Este trabajará junto con la Universidad para la Cooperación Internacional (UCI) de Costa Rica y cuenta con el apoyo de la Cátedra Unesco de Reservas de Biosfera y Sitios del Patrimonio Mundial Naturales y Mixtos de la UCI; de la Cátedra Unesco en Gestión del Hábitat y Desarrollo Socialmente Sustentable del ITESO; de la Escuela Latinoamericana de Áreas Protegidas (ELAP) y de la asociación civil Anillo Primavera.

La intención es compilar y hacer pública toda la documentación que se ha producido en torno al bosque, para que la gente se familiarice con él y con los problemas que lo amenazan.

El director del Departamento del Hábitat y Desarrollo Urbano (DHDU) del ITESO, Óscar Castro,  explicó que Guadalajara cuenta con dos áreas naturales muy importantes: el Bosque La Primavera y la barranca de Huentitán, que por sus características orográficas, la primera es más susceptible de ser dañada, sobre todo por el crecimiento de la mancha urbana, por eso es importante, dijo, “crear un espacio para conjuntar los esfuerzos, las intenciones, las expectativas y las innovaciones que se requieran para proteger el bosque”.

En la primera etapa, el Observatorio se centrará en cuatro grandes temas: la resiliencia del ecosistema, la relación del bosque con la ciudad, las relaciones socioambientales y los procesos de gestión de la reserva.

Para hacer público todo lo relacionado con el Observatorio Biósfera Primavera se ha habilitado el sitio https://observatorioprimavera.iteso.mx/, en donde se pueden conocer las líneas de estudio y los documentos e investigaciones, así como los perfiles de los actores involucrados en el proyecto.

LR

Panel de presentación del Observatorio Biósfera Primavera:
La Cátedra UNESCO de Reservas de Biosfera y Sitios del Patrimonio Mundial Naturales y Mixtos, La Escuela Latinoamericana de Áreas Protegidas de la Universidad para la Cooperación Internacional con sede en Costa Rica, La Cátedra UNESCO-ITESO en Gestión del Hábitat y Desarrollo Socialmente Sustentable con sede en el ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara y Anillo Primavera, Asociación Civil, planteamos en conjunto establecer un observatorio sobre los fenómenos relacionados a la conservación, gestión del Bosque de La Primavera y sus áreas aledañas, el ordenamiento territorial, la gestión urbana y el desarrollo socioeconómico, entre otros temas, para ayudar a encaminar la toma de decisiones y reforzar el sentido de pretenencia de la población para con La Primavera y las áreas naturales metropolitanas.

 

Al parecer al TAE de nuevo le parece improcedente proteger nuestra fauna y medio ambiente de los intereses inmobiliarios que no se rinden en su capricho por destruir nuestros bosques.

Nosotros creemos firmemente en la importancia de proteger el Bosque de la Primavera por su importancia como ecosistema vivo además de todos los servicios que nos brinda a los ciudadanos de Guadalajara, por lo que tampoco desistiremos en nuestra lucha por frenar estos destructivos desarrollos privados.

#NOASANTAANITAHILLS
#SALVEMOSELBOSQUEMX

Aristóteles Sandoval Roberto López Lara Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial Proepa Proteccion Civil Jalisco Uepcbj Alberto Uribe Camacho Gobierno de Jalisco Gobierno de Tlajomulco Agustín del Castillo Unión de Colonias de la Puerta Sur Enrique Alfaro Ramírez Salvador Zamora