Posts etiquetados ‘68’

Conversatorio Ganar la memoria

Publicado: octubre 22, 2018 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:,

 

  • Hoy de 15:30 a 18:00
  • Foro de Usos Múltiples, Edificio S, ITESO

 

El movimiento estudiantil en México de 1968 no cabe en los burocráticos marcos de una fecha solitaria en el calendario; el acontecimiento rompe la higiénica cuadrícula de un cronología líneal porque se disemina en diferentes plazas, consignas, cuerpos, deseos y tácticas para tomar un futuro que le había sido arrebatado por los regímenes, de lo que se identificaba en espa época como, la s/o/u/ciedad industrial. Los 68s se diseminan y nos alcanzan 50 años después. Con este conversatorio queremos tomar las memorias divergentes de quienes habitaron de muchas maneras aquellos y estos años. A partir de adaptaciones audiovisuales de crónicas, diarios, testimonios y novelas plegamos la historia y buscamos construir memorias que sirvan no solo para recuperar un pasado sino como herramienta de indagación para abrir un futuro.
En esta 7ma edición nos acompañarán en la conversación Rubén Martín, Rossana Reguillo y Cesar Ruiz Galicia. Y tendremos el gusto de ser acompañados por dos sobrevivientes-prestadores de su memoria: Arcadia Lara y Roberto Gaitán Farías.

Esta es una actividad que se realiza gracias a la gestión y trabajo de los estudiantes de Análisis Narrativo I, del apoyo de la @Licenciatura en Comunicación y Artes Audiovisuales y del Laboratorio de Comunicación y Artes Audiovisuales ITESO (LABCA)

02 de octubre no se olvidó en Guadalajara

Publicado: octubre 3, 2018 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:

Alrededor de 250 personas caminaron por hora y media con pancartas por la conmemoración por el medio centenario de la matanza de Tlatelolco

En Guadalajara no quedó en el olvido la conmemoración por el medio centenario de la matanza de Tlatelolco. Foto: Agapito Espinoza

Elsa Arenas/El occidental

En Guadalajara no quedó en el olvido la conmemoración por el medio centenario de la matanza de Tlatelolco, integrantes de la Asamblea Autónoma Universitaria, normalistas de la rural de Atequiza, jóvenes a favor de la legalización del aborto, estudiantes de humanidades y ciudadanos de la tercera edad que vivieron el 68, marcharon por avenida Federalismo desde la calle Maestros hasta la explanada de rectoría de la Universidad de Guadalajara sobre avenida Vallarta.

Fotos: Agapito Espinoza y Francisco Rodríguez

 

Alrededor de 250 personas caminaron por hora y media con pancartas y consignas que no podían faltar como “Señor, señora, no sea indiferente, se matan estudiantes en la cara de la gente”, “02 de octubre, 26 de septiembre, ni perdón, ni olvido”, “un pueblo sin memoria está condenado a repetir su historia”.

Con una bocina un estudiante recordó que no se puede pensar en democracia en México, mientras mujeres sigan muriendo y desapareciendo 7 personas por día; mientras el ejército siga patrullando en las calles, mientras los responsables políticos del 68 sigan libres y el partido que en ese entonces estuvo en el poder aún exista con recursos del erario público.

Los estudiantes de humanidades realizaron un performance de los muertos sin identificar del IJCF, que han sido noticia a nivel internacional, así como de las madres que buscan a sus hijos.

#50AñosDel2deOctubre #2deOctubre #Tlatelolco

Manifestantes presentan frente a la Rectoría de la de @udg_oficial un performance que refleja lo ocurrido el #2deOctubre pic.twitter.com/Zw3RnslTeY

— EL OCCIDENTAL (@ELOCCIDENTAL) 2 de octubre de 2018

Los propios estudiantes de la UdeG gritaban: ¡Fuera FEU! ¡Fuera FEU! pues en “1968 la FEG utilizó la violación para reprimir y desactivar, en 2018 la FEU encubre acosadores” se leía en una de las pancartas.

Se pidió un minuto de silencio por los estudiantes muertos, por los de Tlatelolco, por los de Ayotzinapa, por los 3 del CAAV (Centro de Artes y Audiovisuales de Guadalajara) por los desaparecidos.

#50AñosDel2deOctubre #2deOctubre #Tlatelolco

Manifestantes guardan un minuto de silencio con el puño en alto por los estudiantes de Tlatelolco, Ayotzinapa, los 3 del @caavuniversidad pic.twitter.com/3hqkH8A7Ow

— EL OCCIDENTAL (@ELOCCIDENTAL) 2 de octubre de 2018

Alrededor de las 19:00 terminó la actividad y se liberó la circulación de avenida Juárez- Vallarta que estuvo cerrada por más de 3 horas para proteger la manifestación pacífica.

1968 en Jalisco

Publicado: octubre 3, 2018 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:

Entra aquí

http://zonadocs.com/1968Jalisco/

El 68 sí pasó por Guadalajara

Publicado: octubre 2, 2018 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:

Contexto. Fue en aquellos días cuando la FEG recibió su edificio como regalo; éste fue demolido por el gobierno estatal en 2014. (Foto: Especial)

Jalisco no estuvo al margen del movimiento estudiantil de 1968. Aunque los medios locales no lo consignan, hubo movilizaciones, marchas e incluso se hicieron paros. Sin embargo, fueron reprimidos por los líderes de la entonces Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG) que presidía Enrique Alfaro Anguiano, recuerda Carlos Sepúlveda, a 50 años de distancia.

En su portada del 3 de octubre, un diario local sólo consignaba lo sucedido en la Ciudad de México, con el titular Nuevos desórdenes estudiantiles en la capital. De hecho ya existe diálogo entre gobierno y estudiantes. Las acciones que durante los días previos y posteriores se registraron en Guadalajara no fueron contadas.

Carlos Sepúlveda era estudiante de la Facultad de Comercio y Administración de la Universidad de Guadalajara (UdeG). Asegura que alumnos de Jalisco se mantuvieron atentos de las movilizaciones que comenzaron desde el 22 de julio de 1968. Él tenía 19 años de edad y formaba parte de un “ateneo cultural” que organizaba diferentes actividades, entre las que se dan las primeras asambleas.

Una de estas reuniones, para analizar la derogación de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal, sobre disolución social, se celebró en lo que ahora es el auditorio Silvana Barba, que era de la Facultad de Economía y ahora forma parte del Centro Universitario de Ciencias y Humanidades. Ahí se dio el primer enfrentamiento, cuando el encuentro fue interrumpido por hombres armados de la FEG.

Rubén Martín Martín, periodista e investigador, señaló que “hay una idea generalizada de que el movimiento del 68 no ocurrió en Guadalajara. Esto es porque hay dos imágenes de lo que ocurrió en el Distrito Federal, que son las grandes marchas y la represión del 2 de octubre. Aquí lo que ocurrió fue que no hubo estas grandes marchas, pero justo porque hubo actos represivos, no de la misma dimensión, pero sí sistemáticos para que los estudiantes no se sumaran al movimiento y formaran parte del Consejo Nacional de Huelga”.

Incluso, señaló que desde 1967 ya había inconformidad por los formas antidemocráticas de la FEG y recordó que en los primeros meses de ese año hubo una huelga en la Facultad de Ciencias Químicas “que fue levantada a madrazos por la FEG, encabezada por Enrique Alfaro Anguiano, hubo varios heridos, entre ellos Miguel Topete, de quien recogí el testimonio”.

Martín Martín recordó que también estudiantes de varias facultades, normales y preparatorias de Jalisco viajaron a la Ciudad de México y trajeron propaganda para distribuir en sus planteles. “Fue un primer vínculo en el que no sólo empezaron a conocer, sino también a participar”.

Vínculos. Hubo estudiantes que viajaron para reunirse con el movimiento en la capital del país, recuerda Rubén Martín.
_____________________

Entre esos estudiantes estuvo Carlos Sepúlveda, quien recuerda que en una “bolsa de mandado” se trajo los volantes. Hace una pausa y recuerda que el 2 de agosto de ese año el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz estuvo en Guadalajara, donde dijo aquella frase de su “mano tendida”, a la que estudiantes respondieron con la petición de la “prueba de parafina”, que se aplica para probar si alguien disparó un arma de fuego.

Fue en esos días también, agregó, cuando la FEG recibió como regalo su edificio, ubicado en la zona de La Normal, donde ahora se construye el Planetario. Además les dieron armas, vehículos y dinero.

En ese tiempo, menciona Carlos Sepúlveda, también regresó Carlos García, El Pelacuas, quien había huido a Guatemala porque asesinó a un campesino. Él fue el encargado de custodiar el edifico de la FEG y de la logística de las guardias armadas en secundarias, la Normal de Jalisco, las escuelas de Música, Artes Plásticas, Trabajo Social y todas las preparatorias y facultades. Ellos impedían que se distribuyera propaganda, que se pegaran carteles o hubiera pintas y tenían el apoyo del entonces gobernador, Francisco Medina Ascencio.

En Guadalajara también hubo “mítines relámpago”, recordó Rubén Martín. Los estudiantes llegaban a un punto, como El Baratillo, hablaban a la gente de lo que sucedía y se movían rápido para que no llegara la Policía o la FEG. También recibieron a brigadistas del Consejo Nacional de Huelga, que fueron ubicados por la FEG y los llevaron a la carretera, descalzos para que no regresaran.

Rubén Martín y Carlos Sepúlveda coinciden también en relatar los fusilamientos simulados que integrantes de la FEG hacían en La Barranca, para sembrar el terror entre quienes simpatizaban con el movimiento.

El 3 de octubre, estudiantes de Filosofía y Letras convocaron a una huelga y un grupo de mujeres fue encargado de las guardias. Carlos Sepúlveda relató que llegaron integrantes de la FEG, “bañaron a las compañeras, las golpearon” e impidieron que continuara el paro.

Después, ya no hubo posibilidades de continuar abiertamente con las protestas. Los simpatizantes del movimiento estaban plenamente identificados e incluso algunos fueron dados de baja de sus planteles escolares y perseguidos. Pero fue también el preámbulo del movimiento en los 70.

Papel. La FEG logró apagar las expresiones de los alumnos de la Universidad de Guadalajara.
_______________

FRASE

“Aquí lo que ocurrió fue que no hubo estas grandes marchas, pero justo porque hubo actos represivos, no de la misma dimensión, pero sí sistemáticos para que los estudiantes no se sumaran al movimiento”
Rubén Martín, periodista

Debe la UdeG ser crítica: académico

Por el papel que asumió durante el movimiento estudiantil de 1968, es necesario que, a 50 años de los hechos, la Universidad de Guadalajara (UdeG) “salde cuentas con el pasado”, consideró el doctor Jaime Tamayo Rodríguez, académico de esa casa de estudios.

Los aires de cambio que enarbolaba la juventud del 68 en México y el mundo no tuvieron amplio eco en Jalisco, más que por apatía o por falta de organización la situación se debió, primordialmente, al control político que entonces ejerció sobre los estudiantes la ahora extinta Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG).

“La FEG era una organización vinculada al aparato de estado que había sido introducida en la entidad para evitar cualquier tipo movilización. La relación, incluso, se mantuvo muy fuerte con el gobierno de (Gustavo) Díaz Ordaz; sin embargo, sí hubo algunas expresiones importantes, no con el significado o el peso que tuvieron en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero que sí fueron relevantes. Estaríamos pensando en los grupos, sobre todo, surgidos en la Facultad de Filosofía y Letras con la figura de Gabriel Vargas Lozano y una serie de jóvenes alrededor de él que se organizaron en apoyo al movimiento”, explica Tamayo Rodríguez.

En el artículo titulado Trayectoria del movimiento estudiantil, contenido en el libro Universidad de Guadalajara: más de dos siglos de historia, Tamayo, en coautoría con Guadalupe Moreno González, retrata la cercanía de la ilegítima representación estudiantil y el gobierno federal.

Análisis. Jaime Tamayo Rodríguez ve una actitud tibia por parte de la Universidad para hacer la revisión del pasado.
_______________

“El primero de julio de ese año, en una visita que hizo Díaz Ordaz para inaugurar la Escuela de Agricultura, el presidente de la FEG, Enrique Javier Alfaro Anguiano, le expresó: ‘Tenga confianza en que los jóvenes seguiremos trabajando por México. Queremos también manifestarle nuestro apoyo y adhesión a su política revolucionaria”, se lee en el texto.

Sin embargo, el investigador aseveró que la relación trascendía la cordialidad de los discursos y tenía implicaciones más tangibles para el control político de los estudiantes.

“Los dirigentes estudiantiles fueron amenazados y prácticamente se abortó la posibilidad de un movimiento estudiantil que se vinculara o se sumara de manera directa con el movimiento estudiantil que se estaba dando a nivel nacional (…) Después del 68, la FEG se fortalece como órgano de control: les gestionan armas, les dan recursos, incluso algunos de ellos llegan a portar credenciales de agentes confidenciales o de la Dirección General de Seguridad. Se convierte en un ente ya más vinculado a los órganos de presión del estado”, relata el académico.

Después de un periodo de marcada desarticulación tras la matanza de Tlatelolco, surgieron nuevas expresiones que combatieron la cooptación y el corporativismo, como fue el caso del Frente Estudiantil Revolucionario (FER), nacido en la década de los 70, mismo que se tuvo que enfrentar a las prácticas propias de la guerra sucia.

Si bien Tamayo Rodríguez reconoció que en los últimos tiempos la UdeG ha manifestado una apertura a valorar el actuar de sus órganos de gobierno y, particularmente, de sus representaciones estudiantiles, consideró que aún es indispensable que la principal Universidad de Jalisco reconozca el rol que tuvo en apaciguar los reclamos de los estudiantes del estado.

“Yo creo que ése es un reclamo de mucha gente. Hay actitudes que muestran una voluntad, por lo menos tibia, en revisar esto. Se han publicado trabajos, incluso de carácter institucional, donde se ponen en evidencia estas cosas (…) Hay una apertura, pero creo que la Universidad necesita hacer una autocrítica del papel que jugó. Es fundamental hacer una autocrítica y saldar cuentas con el pasado”, concluyó el académico.

________________

FRASE

“Los dirigentes estudiantiles fueron amenazados y prácticamente se abortó la posibilidad de un movimiento estudiantil que se vinculara o se sumara de manera directa con el movimiento estudiantil que se estaba dando a nivel nacional”
Jaime Tamayo, académico

JJ/I