Ven poco apoyo para huérfanos

  • Según Cladem, organismo que sigue de cerca los casos de feminicidios, si el Estado no garantiza la seguridad, al menos debería apoyar a las familias. Foto: Alejandro Madera
Katia Diéguez/Mural

Guadalajara, México (13 enero 2019).- La violencia les arrebató a su madre; para salir adelante, familias víctimas de feminicidio recurren a apoyos del Estado, pero estos son insuficientes, según beneficiarios y organizaciones civiles.

Desde 2017, por la alerta de violencia de género decretada en 8 Municipios de Jalisco un año antes, el Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM) implementó el Programa de Apoyo Económico para las Hijas e Hijos de Víctimas de Feminicidio o Parricidio.

Éste prevé la entrega de un apoyo bimestral de 3 mil pesos por niño, además de intervenciones psicoterapéuticas y apoyo jurídico en las demandas de custodia. En 2018 hubo 162 beneficiarios, con un presupuesto de 2.7 millones de pesos.

Sin embargo, el monto no alcanza y las atenciones pueden llegar a ser poco profesionales, de acuerdo con las abuelas o tías, quienes terminan acogiendo a uno o más niños, algunas veces con discapacidad.

De los mil 500 pesos mensuales, es decir, 50 pesos al día, deben sortear al menos los gastos alimenticios, de salud, de educación y de vivienda.

Sólo en alimentación, en zonas urbanas, una persona requiere mil 513.6 pesos por mes, indica el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Esto sin incluir transporte, limpieza o recreación, ni los gastos de un bebé como pañales, que cuestan mínimo 44 pesos, o leche de fórmula, que según la marca valen al menos 95 pesos por un bote de 400 gramos, o hasta más de 500 pesos.

Es el caso de Nancy Arias, quien tras el asesinato de su hija Alondra se hizo cargo de sus dos nietos de 2 y 3 años.

“Si no tuviera el apoyo, sería complicado, pero tampoco voy a decir que es una maravilla (…), porque un bebé es mucho gasto”, dijo.

Entre sus erogaciones más fuertes está un pediatra particular, pues no tiene seguro social.
El programa también prevé ayuda en el proceso jurídico de las custodias, que los familiares consideran tardado y con funcionarios sin empatía que piden la presencia del padre -generalmente el asesino de la mujer- para entregarles la custodia.

“Si el Estado no fue capaz de brindarle seguridad a una mujer para impedir que fuera asesinada, por lo menos que le brinde seguridad a esas niñas y niños que quedaron huérfanos”, reprochó Guadalupe Ramos, del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem).

Otros estados con un programa de apoyo son el Estado de México, también con una alerta de género activada, y Coahuila. Este último ofrece desde julio del año pasado, un apoyo de 66 pesos diarios, 4 mil bimestral.

Anuncios