Urge ampliar Chamela-Cuixmala o proteger corredores de fauna

Daños. La fragmentación del hábitat y la persecución son las mayores amenazas para la conservación de grandes carnívoros. (Foto: Especial)

El sistema nacional de conservación requiere reconocer los amplios espacios que demanda la biología de los grandes felinos en aras de evitar su extinción; la cercanía de poblaciones humanas y la destrucción de corredores son factores críticos en contra de su presencia, cuestión presente en todo el litoral de Jalisco y Nayarit, y que afecta la viabilidad de la pequeña reserva de la biosfera Chamela-Cuixmala.

Los investigadores Rodrigo Núñez Pérez y Brian Miller, publicaron un artículo sobre el caso en el libro Ecology of Neotropical Forest Mammals, focus on social animals, un trabajo colectivo coordinado por Rafael Reyna-Hurtado y Colin A. Chapman, del Colegio de la Frontera Sur y el departamento de antropología de la McGill University de Montreal, Canadá, respectivamente. El libro, publicado por editorial Springer, es de reciente edición, en inglés.

La reserva “es un refugio importante para los gatos salvajes y su hábitat en la costa de Jalisco y podría ser considerado como un sitio de población de origen. Sin la protección adecuada en el área adyacente, la posibilidad de perder los jaguares y pumas en el medio plazo es una realidad. El tamaño del hogar de jaguares y pumas muestra que la reserva es demasiado pequeña para proteger a una gran población, podría permitir de uno a dos machos o de tres a cuatro hembras sin superposición. El pequeño tamaño de la reserva expone a los felinos a un mayor encuentro con los humanos […] los carnívoros que habitan en pequeñas reservas tienen más probabilidades de perecer debido al efecto de borde y mayor contacto con los humanos”, advierten en el artículo, que Núñez Pérez, presidente del Subcomité Nacional del Jaguar, entregó para su difusión a El Diario NTR Guadalajara. El análisis incluye puma y jaguar.

De este modo, “es necesario y urgente aumentar el tamaño de la reserva para dar cabida a una población más grande. Poblaciones con pocos individuos y/o aislados de otras poblaciones son más susceptibles a condiciones ambientales negativas como los efectos estocásticos (fortuitos) y genéticos. Algunas encuestas sugieren que bajo presión, se necesitan 50 individuos para mantener una población viable para mediano y largo plazo (100 años). Para mantener una población viable, la reserva de Chamela-Cuixmala debe aumentar de tamaño y / o mantener los corredores para mantener la conectividad con otras poblaciones. Debido a la territorialidad, las relaciones sexuales desiguales y la contribución desigual a la siguiente generación, los tamaños efectivos de las poblaciones son más pequeños…”.

La fragmentación del hábitat y la persecución “son las mayores amenazas para la conservación de grandes carnívoros. La fragmentación del hábitat está ocurriendo a un ritmo acelerado en la costa de Jalisco. Un 20 por ciento del bosque original (tropical seco) se transformó entre 1973 y 1989 y continúa en una tasa anual de 1.9 por ciento”. En contraste, “aproximadamente 30 por ciento del bosque original de la costa de Jalisco permanece preservado. Ante este escenario, establecer un área protegida grande es imposible, pero una red de reservas más pequeñas conectado a través de corredores ayudaría a mantener una población de gatos a largo plazo y aumentar la probabilidad de intercambio genético”.

Los datos de movimientos de los felinos son muy útiles para el diseño de corredores. “En Jalisco, todavía existe la posibilidad del mantenimiento de corredores de hábitat que liguen a Chamela con la reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán (al sureste) y con Nayarit al norte hacia la reserva de la Sierra de Vallejo”.

Comprender cómo los gatos grandes se mueven y usan un paisaje “es importante para estrategias de conservación efectivas e identificar áreas prioritarias para la conservación y corredores. Para la interacción entre carnívoros similares (ambos felinos son de talla similar) influyen los patrones de movimiento y uso del espacio. La segregación espacial y temporal puede permitir la convivencia”, lo que sucede en la reserva. Es decir, se mueven y cazan en horarios distintos y eso permite su coexistencia.

Felinos

El único monitoreo de jaguar que se ha realizado en Jalisco, hace más de una década, arrojó la presencia de 100 individuos de la especie

En el caso del puma, su adaptación a ecosistemas más diversos lo deja menos expuesto a una extinción general

La reserva de la biosfera Chamela-Cuixmala, en La Huerta, sólo se extiende sobre 13 mil 500 hectáreas, menos de la mitad del bosque La Primavera

En los arroyos

Las evidencias recogidas tras años de monitoreo con diversas técnicas, indican que los arroyos y su vegetación asociada son sitios en los que los felinos concentran sus actividades y se mueven, por lo que es importante proteger este tipo de vegetación para favorecer la dispersión de juveniles en busca de nuevos lugares para establecerse.

da/i

Anuncios