Ejidos, dispuestos a crear áreas protegidas

Publicado: enero 9, 2019 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:

PELEA. En la sierra de Cuale hay una disputa de derechos y de visión política, según el asesor de ejidos quejosos. (Foto: Especial)

El problema con el área de protección hidrológica sierra de Cuale, a juicio de Gonzalo Curiel Alcaraz, asesor forestal de los ejidos El Cuale y San Andrés, de Talpa de Allende, es que “se pretendió imponer el proceso” sin la debida consulta y que aceptar así una zona protegida podría ser contrario a sus derechos.

“Los ejidos se ampararon no porque estén en contra de proteger el área; eso sería absurdo, dado que viven de esos recursos, aprovechan el bosque por su madera y le ven un fuerte potencial de ecoturismo; por eso tienen definidas zonas de protección en sus programas de manejo autorizados” y se han podido sacar adelante monitoreos de especies de alta relevancia como el jaguar, sostuvo.

Entonces, añadió, no es una lucha entre conservación y explotación de la naturaleza. Es una disputa de derechos y de visión política, pues las áreas naturales protegidas controladas por el estado son un modelo obsoleto correspondiente a un marco político en el que el ciudadano participaba poco y se sometía a las decisiones de los gobernantes.

Bajo esas premisas, “estamos dispuestos a dialogar con el gobierno del estado, y más aún, incluso sin hacerlo, ya hay resultados en los procesos de toma de decisiones de los propios ejidos; por ejemplo, puedo decir que ya existe en acuerdo por asamblea del ejido El Cuale, la constitución de un área natural protegida voluntaria y comunitaria; los otros ejidos también han manifestado su disposición a generar ese tipo de reservas voluntarias que están contempladas en la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección del Ambiente”.

El asesor indicó que en las siguientes semanas se resolverán los recursos interpuestos por los ejidos El Cuale, Emiliano Zapata, Zapotán y Puerto Vallarta, que espera sean en el mismo sentido de lo resuelto para San Andrés, en el que fue revocado el procedimiento de consulta y de conformación del área de protección hidrológica, por violar las garantías de audiencia y de manifestación (petición) en el proceso de conformación de la reserva ecológica (ver edición de ayer de NTR).

Los ejidos quejosos están entre los principales productores forestales de la región Costa Norte, que incluye los municipios de Mascota, Talpa de Allende, San Sebastián y Cabo Corrientes. Como ejemplo de la voluntad de proteger, señaló Curiel Alcaraz, El Cuale determinó preservar un corredor biológico de alto valor que comunica especies desde el norte (San Sebastián del Oeste) hacia el litoral (Cabo Corrientes). También señaló que los ejidos y los pequeños propietarios vecinos buscan aprovechamientos diversificados que redundan en la mejor salud del bosque, además de reproducir especies en riesgo y reforestar la zona con especies nativas.

Si bien con el gobierno del estado se rompieron canales de comunicación, Curiel destacó que los presidentes municipales de la zona de montaña, en especial de Talpa de Allende, han recibido la información puntual de los proyectos y respaldan las reservas voluntarias. Con base en su experiencia en el sector forestal, confían que el nuevo titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Sergio Graf Montero, sea perceptivo y respalde las propuestas comunitarias.

Tres casos

  •  La impugnación de decretos de zonas protegidas por ejidos no es nueva. En Jalisco hay dos casos documentados, pero a diferencia de esos, que impugnaron declaratorias publicadas, la batalla ganada por el ejido San Andrés es contra un procedimiento previo. Estos son los dos casos precedentes
  •  Ejido Santa Ana Tepetitlán, en Zapopan: En la revisión 465/2007 del juicio de amparo 413/2001, con el voto dividido de los tres ministros integrantes, dos de ellos consideraron válido equiparar por sus efectos jurídicos una expropiación (en la cual el Estado se queda con la propiedad de los bienes) con una declaratoria de área natural protegida (en la que sólo limita sus usos), y al no haber sido notificados los quejosos del decreto de la reserva de 1980 en La Primavera, ni mucho menos oídos y vencidos, como lo establece el artículo 14 constitucional, determinaron que el decreto del presidente José López Portillo es violatorio de las garantías individuales. Esto confirmaba los términos de la sentencia emitida por el juez tercero de distrito, la primera instancia en que el gobierno fue derrotado. Así, el área de protección de flora y fauna ha perdido de forma definitiva de 580 a 640 hectáreas. Esa zona está ahora ‘liberada’ a la especulación urbana y el bosque se destruye allí gradualmente
  •  Ejidos Huescalapa y Los Mazos, en Zapotitltic y Zapotlán el Grande: El 21 de julio de 2009 entró en vigor el decreto del gobernador de Jalisco para el parque estatal Bosques Mesófilos del Nevado de Colima, sobre casi 7 mil hectáreas de bosque de niebla y relictos de bosques de oyamel, que afecta también a ejidos en el uso de recursos; el 2 de marzo de 2012, el Juzgado Primero de Distrito notificó la protección de la justicia federal a los ejidos Huescalapa y Los Mazos para efecto de que no aplique sobre sus tierras de uso común el decreto de parque estatal (expediente 1663/2009 acumulado al 1874/2009 de Los Mazos). Esto cercenó 169 hectáreas del parque estatal

“Buscaremos dialogar para preservar toda la reserva”

Para el nuevo titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Sergio Graf Montero, la resolución judicial que condena a la dependencia a su cargo por un procedimiento viciado en la constitución del área de protección hidrológica sierra de Cuale, será acatada. Y se insistirá en mantener el proyecto original sobre poco más de 111 mil hectáreas.

“La resolución significa que no se le consultó adecuadamente para el decreto, pero eso no cancela la posibilidad de que el ejido acepte reinstalar el proceso; tenemos que reiniciar el diálogo con los ejidos para esto, trabajar en una visión de consolidación del control territorial que tienen ellos sobre sus bosques, para fomentar un manejo sustentable de sus recursos naturales, y que aprovechen las dinámicas económicas que hay en la región para consolidar su economía local”, dijo el funcionario a NTR.

A su juicio, es fundamental establecer el diálogo porque un área protegida no representa desventajas para los dueños del bosque. “No tiene caso que saquemos un decreto de una área cercenada y fraccionada, o sea, lo que se plantea es seguir construyendo un polígono de protección compacto, para que el área protegida cumpla sus funciones; por eso no le veo caso a sacar un decreto cercenado, mejor reanudamos el diálogo con los ejidos que decidieron ampararse, para ver cómo podemos mantener la coherencia del área protegida”, añadió. Agustín del Castillo

___________________

FRASE

“Estamos dispuestos a dialogar con el gobierno del estado, y más aún, incluso sin hacerlo, ya hay resultados en los procesos de toma de decisiones de los propios ejidos”
Gonzalo Curiel Alcaraz, asesor forestal de ejidos

JJ/I

Anuncios

Los comentarios están cerrados.