PRONUNCIAMIENTO ESTUDIANTAS AUTÓNOMAS Y ORGANIZADAS:

El machismo y la misoginia han sido institucionalizados en aulas y pasillos de nuestra casa de estudios, reproducido en la libre y androcentrista cátedra de varones que ocupan en gran mayoría las plazas docentes para hacer del aula de clases un espacio de cazeria y stand up sexista, normalizado a través de planes de estudio sin perspectiva de género y con nula bibliografía de consulta hecha por mujeres, como problema estructural recientemente ha manifestado síntomas en múltiples universidades del país y del mundo, síntomas que no se han limitado a los espacios académicos sino que han encontrado la necesidad de saltar dichos muros bajo la convicción de qué otra universidad es posible: manifestaciones en rectorías y congresos locales, paros, asambleas, tendederos, huelgas, pintas, círculos de estudio, mantas, tomas de centros, denuncias públicas, movilizaciones, han sido reflejo del hartazgo en el que nos encontramos, en el marco del #25N nos sumamos a dichas acciones a través de la organización autónoma que adoptamos en nuestros espacios cotidianos y académicos los días 21 y 22 de noviembre, como estudiantas de las licenciaturas en Derecho y Trabajo Social decidimos hacer pública y visible la violencia que vivimos, autogestionando el espacio que conecta los edificios G y H para la creación de un “TENDEDERO DE LAS VIOLENCIAS”, esto al diagnosticar que son las licenciaturas con mayor normalización de la violencia y sustento del patriarcado, que lo único que nos otorgan es un lugar pasivo y de sumisión ante las autoridades y representantes de la #FEU que nos acosan bajo el cobijo institucional.

Contrario a lo que afirma nuestro rector miguel ángel navarro, la inexistencia de denuncias no responde a la ausencia de una cultura, sino al perfeccionamiento en las prácticas de re victimización y amenazas durante el proceso, recurrir a la vía institucional es vernos atrapadas en el refugio de acosadores, que la única justicia que conocen es la de defensa para sus patriarcas, mientras castigan pública y administrativamente a las mujeres.

El ejercicio de denunciar en un tendedero fue planteada justo con ese objetivo, propiciar un espacio seguro de denuncia anónima para que como compañeras pudiéramos exhibir y denunciar a quienes diariamente nos acosan y violentan sin el temor de represalias, ya que es la principal razón por la que no se denuncia; la respuesta
fue inmediata, al señalar lo que ya estaban acostumbradxs a ver bajo otros nombres se generó la hostilidad de autoridades y alumnxs, dicho “TENDEDERO DE LAS VIOLENCIAS” fue testigo durante dos días de mujeres que se descubrían por una parte acompañadas al conocer que su historia no era la única, y por otra, sorprendidas de saberse parte de lo que tantas veces afirmaron no vivian, con el trascurso de ambos días se llenó de historias que nos motivan a nombrar nuestra casa de estudios como “CATEDRÁTICA DEL ACOSO”, décadas de encubrimiento, normalización y reivindicación de una de las más grandes problemáticas que como mujeres vivimos nos dan la razón, basta intentar denunciar para que desde secretarias hasta coordinadores amenacen con bajas administrativas, basta denunciar para que nuestro rector desvirtué la denuncia en rueda de prensa bajo el interés superior de priorizar la vida privada y trayectoria del agresor, basta señalarlo en las aulas para perder derecho a entrar y acreditar la materia, y más recientemente, basta escribirlo en un tendedero para que miembros de comités lleguen a arrancar y rayar denuncias, para la universidad de #Guadalajara el acoso ha sido tratado como una tradición, a más de un año de las denuncias públicas en contra del buitreo en el #CUCEI, no ha hecho más que criminalizar a las personas que hacen uso de los espacios universitarios sin el estatus de “miembrx de la comunidad estudiantil”, explotando el tema de la inseguridad para impulsar medidas de control y vigilancia ha negado cada historia que busca señalar la violencia de quienes nos imparten clases, comparten butaca, y trabajan internamente en la propia institución.

Lamentamos el discurso de odio que recorre los pasillos del #CUCSH en búsqueda de implementar el “plan de seguridad” que incluye la instalación de torniquetes que limitan el libre acceso a lxs usuarixs del #CUCSH, toda vez que como mujeres identificamos la violencia en espacios públicos y privados, creemos necesario evidenciar que la violencia no necesariamente proviene de personas “ajenas” a la universidad, el estereotipo clasista de “callejón oscuro” como punto de mayor vulnerabilidad invisibiliza el acoso que vivimos dentro del aula por parte de profesores y alumnos, es por ello que señalamos el trasfondo que guardan dichas medidas: la segregación y desarticulación de un espacio político para la organización y resistencia, dicho propósito quedó claro tras la decisión autoritaria de separar a la división de estudios políticos y sociales de las instalaciones del #CUCSH la Normal.

Denunciamos que la creación de la #defensoría así como del #ombudsperson por parte del #CGU carece de autonomía al requerir las firmas del 15% de concejeros, mismos que señalamos como parte del problema del acoso y el hostigamiento, miembros de comités y grupos político-estudiantiles que acosan a compañeras de primeros semestres en pasillos y fiestas de bienvenidas van ascendiendo hasta llegar a representar en el máximo órgano de gobierno universitario los intereses de “grupo universidad” y sus empresas parauniversitarias, la autonomía debe ser inherente a toda figura que aspire defender los derechos de la comunidad, la emisión de dicha convocatoria y la creación de la defensoría tienen como único fin la simulación para la protección e incremento del corporativismo en que se ha visto maniatada nuestra universidad desde la llegada de los padilla; por otra parte, la reacción hostil durante el “TENDEDERO DE VIOLENCIAS” proveniente de académicos y administrativos deslegitimando las historias, respaldando e intercediendo por la imagen del acosador y llamando “COBARDES” a las compañeras que valientemente se atrevieron a denunciar da cuenta de su incapacidad para atender y resolver casos con perspectiva de género;

Señalamos a la Federación de Estudiantes Universitarios de Guadalajara (#FEU) como una rama de control y encubrimiento de la violencia sexual contra las mujeres, recordamos que durante el caso de “Horacio Casillas” miembros del consejo optaron por no actuar en favor de la víctima, no olvidamos el respaldo que proporcionaron a un acosador durante las protestas políticas en su contra; repudiamos la hostilidad con que han interferido y adjudicado cada actividad y proyecto autónomo, como lo hizo los días que se instaló el tendedero y miembrxs de la FEU insistieron en ocupar el espacio con el propósito de dispersar a las compañeras que valientemente se acercaban a colgar su denuncia, a lxs FEUístas que no abandonaron el espacio aun cuando manifestamos en múltiples ocasiones y con carteles permanentes el deseo de mantener un ambiente autónomo, horizontal y libre de sus intereses “padillistas”, les decimos que eso ¡también es violencia!

Condenamos el tinte político que miembros de distintos concejos dieron a nuestro trabajo, el ejercicio jamás se centró en ustedes, sino en nosotras, fatídico es que solo conciban el mundo a partir de la verticalidad institucional, la explotación y sus aspiraciones individuales, nosotras solo adecuamos el espacio para que compañeras hicieran uso de él con sus historias, el hecho de que en el ejercicio de denuncia surgieran nombres “trascendentales” es el más claro síntoma de un problema estructural que nos atraviesa y que no distingue niveles, exigimos se trate como la problemática que es y no como un asunto grotescamente aspiracional y político, no apoyamos ninguna campaña ni deseamos ocupar ningún espacio institucional, mucho menos hacer uso de una “herramienta de defensa institucional” que sabemos está viciada desde su creación, somos conscientes que su propósito es la simulación y desorganización de las estudiantas, desde ya les manifestamos que dicha defensoría no es ni será la respuesta, proponemos la autogestión de redes de apoyo entre mujeres, que contrarresten los mecanismos institucionales de reciente y antaña creación que sirven únicamente a los intereses político-corporativos, así como la permanente exhibición y denuncia de los acosadores que forman parte de las filas de comités y corrientes político-estudiantiles, mismos que explotan las temáticas de género en búsqueda de su legitimación y ascenso institucional, manejando la problemática bajo un doble discurso en el que violentan y al mismo tiempo se posicionan en contra de, el ejercicio jamás se centró en ustedes, sino en nosotras, fatídico es que solo conciban el mundo a partir de la verticalidad institucional, la explotación y sus aspiraciones individuales.

Señalar a los acosadores es crear un espacio más seguro para todas, visibilizar nuestras batallas es encontrar aliadas en nuestro camino, compartir nuestros procesos es crear redes y herramientas sororas, contar nuestras historias es sanar colectivamente latiendo juntas, es por ello que reiteramos la invitación a organizarnos entre nosotras de manera autónoma y autogestiva.

¡Porque vivas y libres nos queremos!

Estudiantas organizadas de Trabajo Social y Derecho

https://drive.google.com/…/1UnJDFBIqMMGmjHrSZ9Ejuepcgr…/view

#FEURefugioDeAcosadores
#UDEGCATEDRATICADELACOSO
#25N

Anuncios