Machismo y violencia, caldo de cultivo para feminicidios

Relacions sociales, basadas en maltrato: Especialista

Por Elizabeth Ríos Chavarría/pagina24Jalisco

Ataques y abusos hacia las mujeres han sido causados por la exacerbada violencia que se arraigó en el país desde hace más de una década, así como por la cultura machista que todavía persiste en la sociedad mexicana, explicó especialista de la Universidad de Guadalajara/Foto: Francisco Tapia

Ataques y abusos hacia las mujeres han sido causados por la exacerbada violencia que se arraigó en el país desde hace más de una década, así como por la cultura machista que todavía persiste en la sociedad mexicana, explicó especialista de la Universidad de Guadalajara/Foto: Francisco Tapia

El aumento de feminici­dios y de diversos casos de agresiones o abusos hacia la población femenina han sido causados por la exacerbada violencia que se arraigó en el país desde hace más de una década, así como por la cultura machista que todavía persiste en la sociedad mexi­cana, señaló David Corona­do, jefe del Laboratorio de Violencia del CUCSH de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Con motivo del Día Inter­nacional de la Eliminación de la Violencia contra las Muje­res a conmemorarse hoy, el académico especialista en so­ciología habló sobre cómo las relaciones sociales cotidianas están basadas en la violen­cia, desde el ámbito doméstico como en el público que, al conjuntarse con aspectos como la marginación, falta de educación y discriminación, suscitan un caldo de cultivo para los feminicidios.

“Por sí mismo, el femi­nicidio necesita de toda esta red que adquirimos en la educación. La idea de que la mujer es distinta al hom­bre, que es más débil, o que la noche les pertenece a los hombres y no a la mujer; todo eso es parte de esa edu­cación machista que hemos recibido”.

De acuerdo a cifras de ONU Mujeres, detalló el aca­démico, en el país seis de cada diez mujeres se han enfrenta­do a un incidente de violencia, mientras que el 41.3 por cien­to de ellas han sido víctima de violencia sexual.

En Guadalajara por otro lado, también seis de cada diez han señalado ser objeto de miradas con morbo o de algún piropo ofensivo algu­na vez en su vida, mientras recorrían las calles del Cen­tro Histórico de la ciudad. Además, un 43.9 por ciento de las mujeres le recargaron el cuerpo con intenciones de carácter sexual y a 27.7 por ciento les mostraron los ge­nitales con intención sexual, de acuerdo con un estudio realizado en 2017 por ONU Mujeres y la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa.

Además, David Corona­do el especialista dijo que otro de los peligros que acechan a las mujeres es la desaparición forzada, que en los últimos años se ha vuelto una práctica común y en la que están vinculadas redes de trata de blancas y explotación sexual.

El especialista consideró que en Jalisco las estrategias para disminuir y erradicar la violencia simplemente han tenido poco impacto, pues el problema real está arrai­gado en la estructura de la propia sociedad, por lo que urgió a que las instituciones públicas municipales y es­tatales ataquen el problema de género desde la jerarquía política institucionalizada, que es la misma que pro­picia que las mujeres sigan siendo un ente denominado.

Anuncios