Ángel de muchos rostros y nombres

  • También la asociación cuenta con un albergue a familias de las sexoservidoras, ex trabajadoras sexuales y personas que huyen de la delincuencia. Foto: Raúl Zepeda
Tania Casillas/Mural

Guadalajara, México (19 noviembre 2018).- Tiene muchos apodos porque cada quien le llama según lo que le transmite.

Para unos habitantes del barrio de San Juan de Dios en Guadalajara es “El Padre Cobijas”, porque les ha dado abrigo; es el “Doctor” o “Doc”, cuando les ayuda a tener atención médica; es “Lic”, porque tiene contactos que le ayudan a obtener actas de nacimiento; “Padrino” cuando les rescata; y “Papá” o “Apá” por el cariño que les da.

Se trata del director de la Asociación Civil Colegio de Especialidades Avanzadas en Sexualidad y Salud.

Su nombre se lo reserva porque podría afectar su trabajo asistencial y porque la zona está llena de traficantes de droga que podrían considerarlo un peligro.

La labor de la asociación comenzó en 2014, con dinero obtenido tras ser finalista de Iniciativa México.

“El Padre Cobijas” recorre las calles de San Juan de Dios casi a diario, después de que cierran los negocios y cuando salen las personas que viven ahí, pero que durante el día son invisibles.

Comienza en la Calle Insurgentes, frente a una vecindad donde entran y salen personas que compran droga; esta vez busca a “Michelle” porque le dijeron que está pasando por un momento difícil.

-Ahí viene mi ‘Padrino’ -grita una mujer.

Cuando están frente a frente le reclama que no fue a verla al hospital cuando tuvo una infección en las encías que le reconstruyeron gracias a la asociación civil luego de que se las dañara fumando piedra para aguantar su trabajo como sexoservidora.

Su “Padrino” le responde que no se enteró y le pide que le marque a celular si vuelve a suceder.

La invitó al albergue, pero ella le explicó que no puede convivir con otros que viven ahí y le caen mal. “El Padrino” le habla de ser menos conflictiva.

Todavía como “Padrino” sigue su camino por Calzada Independencia y en el trayecto se encuentra con una mujer que está sentada a la puerta de un Oxxo, su aspecto podría confundirse con el de una indigente, su cabello tiene nudos, su ropa es holgada y está inhalando drogas.

Notas Relacionadas

Heredan prostitución

Ha dejado de ser el “Padrino” y se transforma en “Apá”.

Se agacha, pone su mano sobre la rodilla de la mujer y le pregunta cómo está. Ella le dice que no se siente bien, y tampoco ha estado sana su hija, menor de edad que trabaja en la prostitución.

Juntos van a buscar a la adolescente a Plaza de los Mariachis, pero no la encuentran.

-¿A qué hora te despiertas? ¿A las 12? Mañana te mando al médico, le promete su “Apá”.

La siguiente parada es un hotel en la Calzada Independencia cerca de Francisco I. Madero, pero “Michelle” no está.

Del otro lado, en la Calle Huerto, trabajan las sexoservidoras que son “cuidadas”: tienen un patrón y un sueldo, a diferencia de las que trabajan al cruzar la Calzada.

Regresa a esa zona y se encuentra con un hombre que no tiene piernas y está sentado sobre una cobija.

-¿Dónde te estás quedando?, le pregunta.

-Aquí voy a dormir -contesta el inválido.

-Mañana te mando al médico.

De regreso en el dispensario médico, se le pregunta a “El Padre Cobijas” por qué hace lo que hace.

-Te mueve a la compasión. ¿Por qué no hacerlo? Cualquier ser humano debería moverse a la compasión -responde.

Piden ayuda

El albergue está en Obregón 485, esquina con Churubusco.

– Literas
– Cobijas
– Comida
– Ropa
– Materiales de construcción específico
– Ingredientes
– Efectivo para pagar luz, agua y gas.
– Antibióticos
– Antidepresivos
– Vitaminas
– Material de curación
– Analgésicos

Anuncios