Fracasa fondo para el medio ambiente

 

PLAN SIN REALIZAR. Si la propuesta de los verificentros se hubiera concretado, al fondo hubieran llegado hasta 700 millones por año, según la Semadet; no obstante, este proyecto se canceló. (Foto: Grisel Pajarito)

A dos años de su existencia, el fondo verde ha destinado más dinero a pagar comisiones al banco que a los proyectos ambientales que financiaría con su puesta en marcha, pues siguen sin diferenciarse los recursos del sector y, por consecuencia, no llegan al fideicomiso.

Un reporte de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), obtenido vía transparencia, señala que desde la creación del fondo, de noviembre de 2016 a agosto de 2018 los únicos ingresos que ha tenido han sido el capital semilla, es decir, el necesario para abrir la cuenta; dos depósitos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) para el pago por servicios ambientales que sólo pueden utilizarse para ese fin, y una aportación del Ejecutivo. En total, entraron más de 22 millones de pesos (mdp).

No obstante, los egresos también han sido contados: dos para transferir el dinero íntegro que Conafor le depositó (más de 11 millones de pesos) y dos para pagar la comisión que cobra el Banco del Bajío por manejar el dinero: una de 78 mil 300 pesos y otra por 55 mil 736, que se pagaron con el capital semilla.

Lo referido han sido todos los movimientos de la cuenta ambiental que se presentó como un instrumento novedoso para conjuntar los recursos ambientales que entran a las arcas estatales y con ello financiar proyectos de movilidad escolar, ampliar la red de monitoreo atmosférico, entre otros, que tienen como finalidad mitigar la contaminación y la degradación de los recursos naturales de Jalisco.

SE DESPLOMAN EXPECTATIVAS

De acuerdo con las estimaciones iniciales de la titular de la Semadet, Magdalena Ruiz Mejía, el fondo verde podría recaudar hasta 700 millones de pesos en un año si había un cumplimiento de 90 por ciento en la verificación vehicular y entraba en vigor la propuesta de verificentros, proyecto que se canceló y obligó a replantear las expectativas.

Posteriormente, la funcionaria ajustó sus proyecciones a 200 millones de pesos en un año solamente con la venta de hologramas de verificación vehicular vigente; sin embargo, al concluir 2017 solamente había contabilizado entre 75 y 84 millones de pesos por todos los conceptos ambientales que entraron a las arcas del Ejecutivo, incluyendo la verificación.

A poco menos de dos meses del próximo año, ni los recursos de 2017 ni los de este año han tocado el fondo verde, lo cual Ruiz Mejía atribuyó a trabas administrativas que no ha podido resolver la Secretaría de Administración, Planeación y Finanzas (Sepaf), por lo cual reconoció que en el actual sexenio no podrán operarse los programas previstos con dicho dinero.

“Hicimos una sumatoria y un cálculo de los (recursos) que estaban en conocimiento de la Semadet, las coas (cédulas de operación anual, es decir, trámites), residuos, multas de Proepa (y) venta de hologramas, se lo pasamos a Sepaf y le pedimos que nos diera el fondo en su totalidad; la ventaja que nosotros vimos es que ya se reconoció una etiqueta formal en el presupuesto 2017 y en 2018 de aproximadamente 84 millones, que es el cálculo conservador de las agendas ambientales”, explicó la funcionaria.

“El fondo ambiental queda como una política pública instalada con todos estos mecanismos y para mí se me hace realmente muy positivo. Todavía falta instalar subcomités y otra serie de procedimientos para que funcione. El fondo ambiental ya está reconocido, ya se empezó a ejecutar y está reconocido como uno de los más innovadores en el país”, añadió la funcionaria, aunque admitió que aún no cuenta con el dinero que le va a otorgar la operatividad económica.

_________________

FRASE

“Para mí se me hace realmente muy positivo. Todavía falta instalar subcomités y otra serie de procedimientos para que funcione”
Magdalena Ruiz Mejía, titular de la Semadet

El origen

El fondo verde se autorizó por el Congreso en noviembre de 2016 y se constituyó como un fideicomiso para que el dinero del sector ambiental no se perdiera en las arcas del Ejecutivo, sino se diferenciara e invirtiera en proyectos relacionados con el sector, pero esto no ha ocurrido

JJ/I

Anuncios