En El Zapote esperan que Alfaro sea intermediario útil

A ver si con él logramos algo: Ejidatarios

Los afectados por la expropiación de terrenos para el aeropuerto aseguraron que su sólo buscan recibir el dinero que les corresponde, sin afectar el desarrollo de la terminal aérea o de la entidad

Por Francisco Andalón López/pagina24Jalisco

Ejidatarios de El Zapote esperan que las diligencias de Enrique Alfaro como próximo gobernador zanjen por fin el conflicto que viven con la SCT y el Grupo Aeroportuario del Pacífico por el pago de sus tierras para la construcción del aeropuerto de Guadalajara/Foto: Archivo Página 24

Ejidatarios de El Zapote esperan que las diligencias de Enrique Alfaro como próximo gobernador zanjen por fin el conflicto que viven con la SCT y el Grupo Aeroportuario del Pacífico por el pago de sus tierras para la construcción del aeropuerto de Guadalajara/Foto: Archivo Página 24

De poco han servido los intermediarios ante el conflicto que sostienen ejidatarios de El Zapote con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) por la expropiación de 307 hectáreas del predio en donde se ubica el aeropuerto internacional “Miguel Hidalgo” de Guadalajara, pese a que con anterioridad se ha pretendido llegar a una solución final sin lograrlo.

Durante el año pasado, la iniciativa privada de Jalisco se ofreció como intermediario de los ejidatarios y la SCT, pero apenas duró un par de meses la tregua de no llevar a cabo manifestaciones ni movilizaciones que afectaran el libre tránsito de la carretera a Chapala y en la propia terminal aérea, por lo que los empresarios decidieron retirar el apoyo que habían ofrecido durante el mes de junio.

“Lo que no podemos permitir es que un llamado a los ejidatarios a no interferir en el libre tránsito en el aeropuerto de Guadalajara. Hubo una mesa de intermediación y hoy estamos decidiendo en Cámara de Comercio retirarnos de esa mesa, no es posible estar trabajando cuando están bloqueando. Cámara de Comercio a partir de hoy se retira mientras sigan las manifestaciones”, señaló en aquella ocasión Fernando Topete Dávila, entonces presidente de la Canaco Guadalajara.

Una de las molestias de la iniciativa privada fue que los ejidatarios empezaron a negociar “en lo oscurito” con el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), concesionario del aeropuerto para el pago de las 307 hectáreas y además la adquisición de otras tierras para la construcción de una segunda pista.

“Que afronte el tema hay una comunicación donde dice que ya se le pagó a los ejidatarios; si ya les pagó que se aplique el estado de derecho y ya no haya más manifestaciones pero que le dediquen el tiempo necesario; mañana con la visita del señor presidente vamos a entregar un desplegado exigiendo que este problemas donde los empresarios, los comerciantes, los industriales, los turistas, los compadres, familias, no tiene por qué haber dejado su derechos”.

Luego de esta desavenencia, ahora el que se ofreció para ser intermediario fue Enrique Alfaro Ramírez, gobernador electo, quien antes de pensar en cualquier proyecto, se requiere resolver el problema que se viene arrastrando desde la década de los 60.

“Me gustaría que lo primero es que resolvieran el problema con el ejido del Zapote, para empezar a hablar después qué van a hacer en materia de construcción (…). Vamos primero a ver cómo está ese tema, porque nadie mete las manos y ahora todo mundo dice no es mi tema y andan planteando ideas maravillosas, primero vamos resolviendo ese tema”.

Luego de este anuncio y tras una reunión sostenida el viernes 2 de noviembre, el ejido se mostró complacido con el interés del mandatario estatal que entrará en funciones el 6 de diciembre y aseguró que su única intención es recibir el dinero que les corresponde, sin afectar el desarrollo de la terminal aérea y de la entidad.

“Por lo anterior, estaremos en espera de la convocatoria a la reunión que nos haga el ingeniero Enrique Alfaro, estamos seguros que con la nueva administración estatal se abre un importante canal de comunicación, y sabemos que contaremos con un aliado para resolver la situación de indolencia, vilipendio, vejación y maltrato que durante largos años hemos sufrimos los ejidatarios y que incluso nos llevó a la cárcel injustamente”.

Anuncios