Llaman a romper tabú por muerte de neonatos

 

Problema. Muchas veces se minimiza el dolor de los padres. (Foto: Violeta Meléndez)

Que el fallecimiento de bebés antes, durante o después del parto no sea un tema silenciado dentro de la familia que lo sufrió ni en la sociedad, sino que se visibilice, enfrente y atienda, fue el mensaje que la organización civil Era en Abril dio ayer en el Parque San Rafael, de Guadalajara, durante un acto conmemorativo por el mes internacional de muerte neonatal.

Durante el acto al que asistieron principalmente padres, madres y familiares de bebés fallecidos en el vientre o con solo unos días o meses de nacimiento por diversas causas, se dio lectura a la carta de la fundadora de la asociación, la argentina Jessica Ruidíaz, quien señaló que reunirse y hablar entre quienes padecen ese tipo de pérdida les ayudará a trascender el dolor y a canalizar de la mejor forma posible su vivencia.

“Nuestra finalidad es concientizar sobre la muerte de los bebés, enseñar que hasta la vida más corta puede terminar y que el dolor de los padres que perdieron a sus hijos no puede subestimarse. Ésta es una problemática de la que no se habla, poco se conoce a pesar de que afecta a miles de familias en el mundo”, leyeron las organizadores de Era en Abril Guadalajara.

“Es hallarle un poco de sentido a tanto dolor, es comprender que podemos seguir haciendo algo por nuestros hijos aunque no estén, esto no es juntarnos a llorar en masa, es todo lo contrario, es decir aquí estamos, nos duele, lloramos, pero hay muchísima gente que pasa por lo mismo, podemos ayudarnos entre todos a volver a sonreír y a hacer algo por el otro”.

En el evento conmemorativo, mujeres y hombres que perdieron a sus bebés compartieron su experiencia a pesar de que en momentos debían detener su relato por la angustia que esto les causaba; sin embargo, hablaron ante los más de 100 asistentes sobre su embarazo, complicaciones, nacimiento y la eventual muerte de sus hijos.

Si bien cada caso fue diferente, varios tenían en común la indolencia de médicos, enfermeras y demás personal de los servicios de salud donde fueron atendidos en su situación crítica, así como de comentarios de familiares y amigos que llegaron a calificar de imprudentes, pues habían sufrido la muerte de un bebé esperado, mas esto llegaba a ser minimizado.

“Llegó un momento en que las dos (madre e hija) estábamos muy delicadas, y el médico salió a decirle a mi esposo ‘ya te vas a quedar solo, las dos están muy mal, se pueden morir’”, relató Norma López, quien reclamó haber pasado por médicos sin tacto ni capacitación para saber tratar a una mujer que perdió su bebé durante el parto. Luego de la pérdida, ahora se encuentra en proceso de adopción de un niño, aunque significa un camino administrativamente complejo.

Otras madres, además, señalaron estar acompañando a menores abandonados en casas-hogar, donde carecen de los cuidados y el cariño de una familia, por lo cual los frecuentan para llevarles regalos de Navidad o atenciones durante su proceso escolar o cumpleaños, y de esa forma han podido canalizar los detalles que estaban dispuestos a dar a su hijo que ya no están con ellos.

JJ/I

Anuncios