Mujeres, en lucha ante problemas hídricos

Las mujeres se han convertido en la cabeza de algunas de las luchas sociales más importantes en la defensa del territorio y el agua, aunque eso les ha significado que las dejen solas, aseguró Patricia Ávila, jueza del Tribunal Latinoamericano del Agua, que esta semana sesiona en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y que fue el marco en el que algunas de estas activistas contaron su historia.

Los megaproyectos que afectan a distintos pueblos causan más problemas a las mujeres, quienes se hacen cargo de la casa, de las familias, de sus enfermos y se mantienen en la lucha, aseguró María González, investigadora del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (Imdec).

“Me quedé sin nada” por la Presa Arcediano

Presa Arcediano. Fueron desalojadas 70 familias y la presa no se construyó.

A finales del gobierno del panista Alberto Cárdenas Jiménez se decidió que el proyecto para abastecer de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) consistiría en la construcción de una presa en el río Santiago, en el punto conocido como Arcediano. Unas 70 familias fueron desalojadas, pero Guadalupe Lara resistió hasta el final. “Me quedé sin nada. Hasta mis vecinos decían que estaba loca. Fue muy difícil. Los gobiernos nos amedrentaban, nos decían que nos sepultarían con escombro, nos cortaban el agua y la luz, tumbaron mi casa, mi negocio, me quitaron mis tierras. Yo soñaba con regresar a mi comunidad y no fue posible”.

En la pasada administración estatal, la del panista Emilio González Márquez, se decidió un cambio de proyecto por la Presa Purgatorio. Los años pasan y los juicios siguen. “No ha llegado la justicia, no han pagado las indemnizaciones. Se aprende, se llora, se sufre, pero esto también nos hace más humanos”.

Lucha por el líquido y por derechos de mujeres

Hidroeléctrica Ituango, Antioquia, Colombia. Han sido desalojadas unas 5 mil personas y se asegura que están en riesgo unos 120 mil habitantes de poblados cercanos

Esta hidroeléctrica es el proyecto más importante en su tipo para Colombia. Es una presa con una cortina de 225 metros de altura y una capacidad para almacenar 20 mil metros cúbicos; ahí se produciría 16 por ciento de la energía eléctrica que requiere el país. El proyecto no solo ha significado la pérdida de territorio y los daños causados por la modificación del río Cauca, sino también de actividades ancestrales, como la pesca, la cosecha de plantas medicinales y la separación del oro.

La defensa ha servido también para cambiar los modelos de convivencia dentro de sus comunidades, relató. “Tenemos modelos patriarcales, violencia al interior del movimiento”. En las asambleas, recordó, las propuestas de las mujeres no eran votadas, pero si las volvía a presentar un hombre, las aprobaban “y decían que antes no las habían entendido”.

“Nosotros éramos felices” antes de El Zapotillo

Presa El Zapotillo. El proyecto original, con una cortina a 125 metros de altura, inundaría los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo

“Cuando nos dijeron que inundarían creíamos que no era cierto. Fue como una avalancha. Yo pensaba ‘nos van a joder’. Lloraba”. Marichuy es integrante del colectivo Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo y cuenta cómo aprendieron a organizarse “como Dios nos dio a entender”. Ahora, es una de las más activas. “Algunas veces estoy torteando y me dicen, anda, atiende una entrevista”.

“Nosotros éramos felices”, aseguró, recordando la vida apacible que una mujer como ella tenía en su pueblo. Tuvo que aprender a defenderse. Incluso, su esposo le cuestiona que se mantenga en las protestas. “Una vez fuimos a tomar la presa y un funcionario nos dijo ‘por mis destos se van a salir’, y nosotros les respondimos: ‘por nuestros ovarios nos vamos a quedar’”. Ahora cree en que “el karma” se regresará a quienes los han afectado, y la prueba es que el ex titular de la Comisión Estatal del Agua (CEA), César Coll, hasta pisó la cárcel por “justicia de Dios”.

Los dos enemigos de las tlaxcaltecas

Río Atoyac. Debido a la contaminación del río, Tlaxcala ocupa el primer lugar nacional en casos de insuficiencia renal. De 2012 a 2016 se han registrado más de 25 mil muertes por cáncer

En Tlaxcala hay dos enemigos de las mujeres, contó Alejandra Méndez, del Centro de Derechos Humanos Fray Julián Garcés. Uno es la contaminación del río Atoyac y otro es la trata de personas para explotación sexual.

Ante esos dos problemas, las mujeres se han organizado. “En las comunidades tlaxcaltecas hay un modelo patriarcal, que sume a las mujeres en un rol inferior. Ponen al centro las ganancias y la prueba es que las mujeres son puestas en venta”.

Sobre la contaminación, aseguró que las mujeres amas de casa han aprendido sobre metales, contaminantes, cuáles son las dependencias a las que hay que acudir, cómo interpretar la legislación, cuáles son las atribuciones de los funcionarios. Ahora saben por qué están enfermas, por qué sus seres queridos mueren. “Frente a un sistema de muerte, la dignidad sólo florece con los derechos de todos y todas”.

__________________

FRASE

“Frente a un sistema de muerte, la dignidad sólo florece con los derechos de todos y todas”.
Alejandra Méndez, integrante del Centro de Derechos Humanos Fray Julián Garcés

 “Una vez fuimos a tomar la presa y un funcionario nos dijo ‘por mis destos se van a salir’, y nosotros les respondimos: ‘por nuestros ovarios nos vamos a quedar’”
María de Jesús García, activista en contra de El Zapotillo

 

Anuncios