Desprotegen especie de loro en San Rafael

por Violeta Meléndez/ntrguadalajara.com

SIN RESPETO. Aunque están en peligro de extinción, estos pájaros son extraídos del parque. (Foto: Especial)

Pese a tratarse de una especie endémica de México en peligro de extinción, el loro corona lila (Amazona finschi) que habita en el Parque San Rafael de Guadalajara está siendo extraído sin control alguno, lo cual encendió las alarmas de los vecinos, quienes exigen que las autoridades de los tres órdenes de gobierno atiendan el problema.

Este loro nativo de México y de Jalisco, si bien es originario de ecosistemas tropicales, fue introducido en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) y logró establecerse de manera factible, de hecho actualmente no solo está presente en el Parque San Rafael sino en el Agua Azul y otros espacios donde abunda la vegetación, que para esta especie de la familia de los psitácidos significa hogar y alimento.

“Primero dijeron que no había fauna, y cuando se mandó hacer el peritaje de fauna y flora (en el parque) se encontró que había más de 35 especies, existen tres que deben de protegerse, el loro corona lila, loro mejilla amarilla (Amazona autumnalis) y cabeza amarilla (Amazona oratrix), pero no se la ha dado el seguimiento correspondiente”, reclamó Gabriela Cervantes, representante de los colonos de Jardines de la Paz, anexo al San Rafael.

“Fui con Magdalena Ruiz (titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial) a hablarle de esta situación, a denunciarle que a partir de que se está conociendo que están estas aves se ha dado una mayor intensidad del robo de las mismas, las están sustrayendo, colocan redes dentro del parque y las autoridades, el señor Fernando Arroyo que es el encargado del Parque San Rafael, no hacen absolutamente nada”, declaró en entrevista.

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana (NOM) 059 Semarnat, sólo el loro corona lila y el cabeza amarilla figuran en la lista de especies prioritarias y se clasifican en peligro de extinción, por lo cual atentar contra ellas, como extraerlas del medio en el que viven, constituye un delito federal.

De hecho, la presencia de estas aves fue motivo de que los vecinos obtuvieran una suspensión al desarrollo de un colector pluvial en el parque y de torres habitacionales vecinas, ya que continuar con ellas implicaba un impacto ambiental de consideración. Si bien la suspensión sigue vigente y los trabajos detenidos, los colonos están sujetos a constantes presiones para desistirse del recurso, asegura Cervantes.

“Primero dijeron que no había fauna, y cuando se mandó hacer el peritaje de fauna y flora (en el parque) se encontró que había más de 35 especies (…) pero no se la ha dado el seguimiento correspondiente”
Gabriela Cervantes, representante vecinal

da/i

Anuncios