Alertan por cólera en lago

  • El estudio fue hecho a petición de la anterior Administración municipal y los resultados se les dio a conocer el 5 de septiembre, antes del cambio de Gobierno. Foto: Archivo
Julio Cárdenas/Mural

Guadalajara, México (12 octubre 2018).- El riesgo de padecer cólera es latente en el Lago de Cajititlán.

Bacterias Vibrio cholerae, que provocan esa enfermedad, fueron detectadas en todas las muestras que se obtuvieron para el Diagnóstico de la Calidad del Agua del Lago, estudio que hizo el Tec de Monterrey, campus GDL con apoyo del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco.

“Claro que el cólera es una enfermedad de preocupación. No ha habido ninguna epidemia o episodio que yo haya escuchado de cólera en torno al lago, pero es algo en lo que habría de estar atentos”, señaló Misael Sebastián Gradilla Hernández, profesor del Departamento de Bioingenierías del Tec y responsable del proyecto.

“Es recomendable que no haya contacto directo de las personas con el agua del lago, no sería (…) adecuado, tendría que tenerse siempre precaución. La calidad del agua que prevalece en el lago no permite ningún tipo de actividad acuática”.

Según la OMS, el cólera es una infección intestinal por el consumo de agua contaminada. Causa diarrea y vómito que conducen a la deshidratación, e incluso a la muerte si no se trata con rapidez.

La bacteria es inusual en este tipo de cuerpos de agua, apuntó José Juan Pablo Rojas, experto en Gestión Integral del Agua de la UdeG. Explicó que el cólera está relacionado con materia orgánica contaminada.

Por su parte, Gradilla Hernández precisó que la presencia de la bacteria en Cajititlán se debe a las descargas domésticas al lago sin recibir tratamiento.
En el muestreo se detectó exceso de coliformes fecales tanto de humanos como de animales.
Además, arrojó que están superados los niveles históricos de turbidez, así como una proliferación desmedida de algas que terminan por robar el oxígeno y acabar con la vida de especies acuáticas.

Ante eso, el director de Gestión Ambiental de Tlajomulco, Ernesto Naranjo, reconoció que hay aguas residuales en el lago que no pasan por las plantas de tratamiento que opera el Municipio. En cuanto a la detección de cólera en Cajititlán, descartó tener conocimiento.

El estudio fue hecho a petición de la anterior Administración municipal y los resultados se les dio a conocer el 5 de septiembre, antes del cambio de Gobierno.

Anuncios