Ven cifras negras en maltrato infantil

  • Erradicar el maltrato ha sido una tarea difícil, señalan especialistas. Foto: Archivo
César Rubio y Jonathan Bañuelos/Mural

Guadalajara, México (07 octubre 2018).- Aunque el maltrato infantil actual difiere del de hace 50 años, sigue habiendo prácticas arraigadas y normalizadas que vulneran a los niños e incluso generan un subregistro.

Esta es la visión de Ricardo Fletes Corona, especialista de la Universidad de Guadalajara, quien subrayó que si bien los derechos de los niños son más visibles -y, por ende, los casos de maltrato-, sigue habiendo manifestaciones claras de violencia.

“El problema ha sido siempre tener indicadores confiables, aunque generalmente se detectan un poco más los casos extremos, como quemaduras, golpes, tortura, encerramientos”, dijo.

Agregó que entre los casos “invisibles” o que suelen no denunciarse se encuentra la violencia psicológica, que es la más arraigada histórico-culturalmente en México, pues hasta cierto punto se considera normal.

“Es increíble cómo repetimos las conductas con las cuales nuestros padres nos educaron, es increíble cómo lo reproducimos, y eso incluye los gritos”, apuntó.

El académico enfatizó que si bien México ratificó la Convención de los Derechos de los Niños en 1990, y a partir de entonces se crearon políticas públicas para su atención, erradicar el maltrato ha sido una tarea difícil.

A nivel nacional, la Procuraduría Federal de Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes se conformó en abril de 2015, tras la aprobación de la Ley General de los Derechos de la Infancia.

Una Procuraduría similar se creó para Jalisco (PPNNA) en enero de 2016, dependiente del DIF, tras absorber al Consejo Estatal de Familia.

Según Javier Alberto García González, director de Atención y Protección de la PPNNA, desde que surgió la dependencia se ha podido abordar de mejor manera la problemática, dejando de lado la visión asistencialista por una de cuidado de los derechos de los menores.

La prioridad entonces es que los niños detectados como víctimas de maltrato puedan ser reintegrados con algún miembro de su familia antes que ser puestos a disposición de un albergue para su posible adopción, señaló.

En ese sentido, el número de niños reintegrados también ha ido creciendo: de 193 en 2013, a 461 que hubo en 2016.

Sin embargo, el especialista UdeG calificó el desempeño de la dependencia entre “blancos y negros”, pues consideró que los casos necesitan estar mejor documentados.

Sufren daño

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el maltrato infantil puede tener consecuencias a largo plazo:

Causa estrés y se asocia a trastornos del desarrollo cerebral temprano; los casos extremos pueden alterar a los sistemas nervioso e inmunitario.

Los adultos que sufrieron maltrato de niños tienen riesgo de sufrir problemas conductuales, físicos y mentales: actos de violencia (como víctimas o perpetradores); depresión; tabaquismo, alcoholismo y/o drogadicción; obesidad; comportamiento sexual de alto riesgo, y embarazos no deseados.

Al alterarse la conducta y salud mental, puede contribuir a males del corazón, cáncer, suicidio e infecciones de transmisión sexual.

Tiene costo económico por hospitalización, tratamientos de salud mental, servicios sociales para la infancia y atención sanitaria a largo plazo.

Especialistas reconocen estos tipos de maltrato infantil: maltrato físico, maltrato psicológico o emocional, abuso sexual, negligencia y violencia familiar.

Anuncios