Vecinos de San Rafael reclaman salvar loros

La Semadet alega no tener competencia; entregan cinco peticiones para salvar psitácidos en peligro de extinción.
Agustín del Castillo/Milnenio

No se ha cumplido la orden judicial de julio pasado, en que el Quinto Tribunal Colegiado de Distrito del Tercer Circuito ordenó al juez 1 de distrito acordar la suspensión favorable a los vecinos del parque San Rafael (queja 232/2018, amparo 198/2018), pues señala explícitamente como causa de la medida cautelar, que comprobada presencia en la arboleda del sector Reforma, de un psitácido en peligro de extinción, el loro cabeza lila (Amazona finschi), especie que se está extrayendo sin permiso y que es afectada por la destrucción de los árboles y la sobreelevación de los edificios contiguos como fruto del nuevo plan parcial de la zona, denuncian los vecinos del colectivo.

Pero tampoco se ha respetado la recomendación que emitió en abril la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (expediente 19/2018) al Ayuntamiento de Guadalajara, el SIAPA y el Comude Guadalajara, en la que se documentaban dos especies protegidas más, además de los riesgos de la remoción de arbolado que hipotéticamente no se tocarían, de acuerdo al expediente entregado a la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) para pedir la exención de la manifestación de impacto ambiental, que esta dependencia concedió.

Los vecinos claman por la intervención de la Semadet para corregir los problemas, pero la titular de la dependencia, Magdalena Ruiz Mejía, fue clara: “se nos señaló la construcción de un contenedor de agua subterráneo para la regulación hidrológica, pero nunca se nos señaló que se movería un solo árbol, por eso se concedió la exención de la MIA”, aseguró ayer a MILENIO JALISCO. Dijo que en lo particular, la dependencia a su cargo no tiene competencia en las dos grandes denuncias planteadas: captura de especies en peligro, que es competencia del gobierno federal a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, y la corta de árboles, para lo cual debe intervenir la Dirección de Medio Ambiente del municipio.

La presencia de tres especies de psitácidos está acreditada, aseguran los quejosos. “se hizo una investigación técnica exhaustiva, en donde se desprenden varios puntos a tratar referentes a las condiciones que guarda el parque san Rafael y sus zonas aledañas entre ellas se destaca, una visita de inspección donde se da fe de la existencia de flora y fauna dentro de las instalaciones del parque en donde con especialistas se realizan observaciones de campo y se da fe de la presencia de al menos tres aves nativas de México, que se encuentran en el catalogo de aves en peligro de extinción o protegidas ya sea por la NOM-ECOL-059-2010 o por tratados internacionales como la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de fauna y flora Silvestres [CITES]”.

De este modo, el 18 de noviembre de 2017, “se realizó un recorrido de observación donde se avistaron 23 especies de aves que habitan en el parque san Rafael y de las cuales tres de ellas se encuentran dentro del catálogo de aves en peligro de extinción de las cuales se avistaron los siguientes: loro Amazona Finschi (cabeza lila), loro Amazona oratrix (cabeza amarilla) y loro Amazona autumnalis (mejilla amarilla)”.

Agregan: “A partir de que nos percatamos de que esa especie que habita el parque desde haces décadas esta en peligro de extinción los vecinos del colectivo unido por jardines de la paz y colonias aledañas iniciamos una campaña de concientización sobre el cuidado que se debe de tener con estas aves y la protección que se debe dar al parque y sus áreas aledañas para proteger el hábitat y ecosistema de estas aves que encuentran refugio, comida y arbolado necesario para su anidación y reproducción. Se le informo en su momento al ayuntamiento de Guadalajara de la presencia de dichas especies, a través de una medida cautelar emitida por la comisión de derechos humanos Jalisco, la cual se negó aceptar en todo momento, refriéndose que no tenía ningún inventario de esa especie en su catálogo de las familias botánicas del parque san Rafael”.

Lo que sí sucedió fue “el incremento de la sustracción de aves dentro del parque san Rafael, en donde en varias ocasiones retiramos redes que estaban colocadas en distintos puntos dentro del parque y después se colocaron diferentes mantas alusivas al delito de sustraer o comerciar aves en peligro de extinción como lo son los loros que habitan en el parque, sin embargo el señor Fernando Arroyo administrador del parque san Rafael, ha sido omiso y complaciente con quienes realizan la sustracción de loros dentro el parque san Rafael”.

Desde mayo de 2018 “hemos detectado varias trampas para atrapar a los loros dentro del parque y denunciado la sustracción de los mismos, sin embargo, ha quedado en oídos sordos por partes de las autoridades, tanto municipales como estatales. En el mes de agosto llegó una camioneta al punto donde realizamos labores del colectivo a ofrecer la venta de dichos loros y mostró varios de los loros que habían sustraído, por lo cual se procedió hacer el reporte correspondiente”.

En este mismo mes “sostuvimos una reunión con la secretaria de Medio Ambiente y desarrollo Territorial, para tratar temas relativos a la recomendación emitida por la misma comisión, y entre los temas que se le comento fue el de la sustracción de los loros a lo cual respondió que no había problema, argumentando que eran especies migratorias y que podían sustraerlos del parque para llevarlos a otros lugares, y al comentarle de la tala de árboles también nos contestó que no había problema ya que estos son reemplazables. Sin embargo, después de la reunión nos metimos a investigar más en lo referente a lo que ella nos argumentó y nos encontramos que se considera necesario que para esta localidad se elaboren manifestaciones de impacto ambiental cuando una obra o intervención afecte el arbolado y la vegetación que es hábitat para las aves o si se realizan actividades que puedan afectar negativamente las poblaciones de las especies en peligro de extinción, ya que la presencia de dichas aves nos indica que los espacios arbolados de la ciudad tienen lo necesario para brindarles zonas de refugio, descanso, alimentación, zonas de reproducción y anidamiento”.

Claves

5 peticiones

Los colonos de San Rafael entregaron esta semana cinco peticiones a las autoridades de los tres órdenes de gobierno:

1 “Hacer un estudio a fondo sobre el bosque urbano en la zona de San Rafael, y colonias aledañas para determinar si hay un déficit de áreas verdes”

2 “Ese estudio debe determinar qué especies de árboles hay, que tamaño tienen y si le sirven a los pericos y otras aves para reproducirse y alimentarse”

3 “Hacer un estudio sobre las especies, el tamaño de poblaciones, la comida y la reproducción de pericos, y qué se debe hacer para protegerlos”

4 “Investigar quienes están viniendo el parque a capturar, robar y vender pericos”

5 “La organización de los vecinos nos hemos expandido para ayudarnos mutuamente en aspectos de seguridad para reducir la criminalidad en nuestra colonia […] solicitamos que La policía nos deje de seguir cuando realizamos labores dentro del parque para el cuidado del mismo, o para la supervisión de que no se sustraigan aves de esta zona, que nos deje de tratar como si fuéramos nosotros los delincuentes; pedimos que la policía nos ayude y que nos proteja a todos los ciudadanos…”

SRN

Anuncios