Notas de sustento

  • 1
    Marcos Díaz se vio obligado a detener sus estudios con el violín y ahora busca retomarlos; cubre actualmente sus gastos tocando en camiones. Foto: Liliana Navarro
Liliana Navarro/mural

Guadalajara, México (24 septiembre 2018).- Marcos toca el violín desde los 15 años, pero ha puesto en pausa su sueño de continuar formándose para convertirse en violinista.

Hoy, con 22 años, Marcos Alberto Díaz Díaz, recuerda que tuvo la oportunidad de estudiar en una escuela de Zamora, Michoacán hace algún tiempo, pero la vida lo obligó a decidir entre continuar sus estudios de preparatoria y la música.

Finalmente decidió regresar a su natal Guadalajara, e ingresó a la Preparatoria 10 de la Universidad de Guadalajara (UdeG), y para solventar los gastos, todos los días se sube a camiones del transporte público a tocar el violín.

Cuando lo hace, el ambiente cambia: los rostros de los pasajeros se relajan con cada nota en la que Marcos logra transmitir su amor al arte.

Presionando las cuerdas sobre el diapasón, y con el suave vaivén de su arco, interpreta piezas clásicas de Vivaldi, Beethoven, Mozart y Paganini, hasta otras que han formado parte de bandas sonoras de películas como Piratas del Caribe.

El violín que lo acompaña fue un regalo de un maestro en la escuela de música. La edad del instrumento suele jugarle malas pasadas, que intenta remediar con un rápido cambio de nota. Cuando hay talento, no hay obstáculos.

“Me gusta mucho porque la música es relajante, y mis padres me lo inculcaron. Me gustaría retomar mis estudios de música, pero no creo que se pueda.

“Lo que gano en los camiones lo uso para pagar lo que piden en la escuela, mis pasajes, la renta de donde vivo, comida, agua, luz, pues todo, y no me queda para nada más”, describe.

Actualmente vive en Tlaquepaque con su hermano, pero recorre gran parte de la Ciudad para ganarse algunas monedas.

Marcos anhela volver a las aulas y graduarse en Música. Por lo pronto hoy, alegrará con su ritmo el ambiente de algún urbano.

Por un mecenas
Si le interesa apoyar a Marcos para volver a estudiar música, puede contactarlo en el correo betodiaz280596@gmail.com, pues no tiene teléfono.

Anuncios