Identidad indígena

  • Isaura García (de rojo); Ana González (der., adelante); Estela Mayo (atrás, de negro) y Ester Juárez (atrás, lentes), forman parte del colectivo. En la imagen aparecen otros miembros Foto: Katia Diéguez
Katia Diéguez/Mural

Guadalajara, México (23 septiembre 2018).- Contra la discriminación, información.

Desde hace cinco años, el colectivo Jóvenes Indígenas Urbanos (JIU) realiza actividades para visibilizar la cultura y la migración de jóvenes de pueblos originarios a la ciudad; este mes tienen varios talleres de historia y de su lengua.

“Iniciamos el colectivo en el 2013 para abrirnos un espacio y hablar del tema de los pueblos indígenas porque nos dimos cuenta que ningún espacio lo hace, ni siquiera la historia nos identifica. Nos dimos cuenta que hablar de nosotros y nuestra identidad ha sido siempre invisible y estigmatizada y no tiene que ser así”, explicó Isaura García, mixteca que vive en Guadalajara.

Como una labor personal, los 10 integrantes comenzaron a buscar a otros universitarios que vinieran de algún pueblo originario y los reunieron. Tras egresar, concluyeron que hay más jóvenes que han migrado a la Ciudad desde sus comunidades y que no necesariamente cursan algún grado de educación superior.

En Jalisco, según datos del Consejo Estatal de Población (COEPO) hasta el 2009 se registraron 70 mil 868 indígenas de los cuales 46 mil 241 viven en localidades de 15 mil o más habitantes.

En Guadalajara, en el 2005 se contaron 49 mil habitantes indígenas que representan el 71.6 por ciento del total.

También, se dieron cuenta de la falta de información que tiene la sociedad sobre sus comunidades y de la discriminación que viven a diario.

De pronto, las personas se asombraban porque usaban teléfonos celulares o porque tenían un título universitario, consecuencia de la ignorancia, asegura García.

“Creo que la gente a veces no entiende cómo es que hay tantos pueblos indígenas en la ciudad y por eso se da la discriminación y el rechazo y hasta cierto punto nosotros también como jóvenes nos alejamos del tema indígena para no sentirnos discriminados”, confesó Estela Mayo Mendoza.

Por ello, han creado talleres y clases para acercar su historia a los jóvenes de pueblos originarios y a otros interesados.

Uno de ellos replantea la historia del País junto con la historia de sus pueblos con el fin de crear una ciudad intercultural; otro es sobre lenguas indígenas que se imparte en el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

El colectivo, del que estas chicas forman parte, trabaja por visibilizar la cultura indígena en la Ciudad.

Voz originaria

De comunidades wixárika, purépecha, nahua, otomí, mixteca, tzotzil, chol o zoque, entre otras, los jóvenes indígenas traen la riqueza de su cultura a la Ciudad.
2 mil982 indígenas están matriculados en distintos niveles educativos de la UdeG.
34 alumnos del ITESO son miembros de algún grupo originario.
* La UP no tiene estudiantes indígenas; aunque se solicitó, ni Univa ni el Tec de Monterrey proporcionaron los datos.

Anuncios