Aspiran a Moderna; alcanza en Oblatos

  • Jalisco es uno de los estados más caros para coprar casa, según Lamudi. Foto: Jorge Rangel
Elizabeth Mondragón/Mural

Guadalajara, México (17 septiembre 2018).- Con los precios de la vivienda al alza en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), para quien quiere comprar es cada vez más difícil hallar una casa o departamento en la colonia de su preferencia sin salirse de su presupuesto.

De acuerdo con el Reporte del Mercado Inmobiliario Residencial Guadalajara 2018 del portal especializado Lamudi, que considera información de la Perla Tapatía y de Zapopan, el 41 por ciento de las solicitudes que reciben para comprar casa o departamento en la Colonia Moderna, por ejemplo, pide un inmueble que cueste menos de 2 millones de pesos.

Sin embargo, en la Moderna las casas y departamentos que más hay a la venta cuestan entre 2.1 y 4.9 millones de pesos, mientras que la mayor oferta de inmuebles de menos de 2 millones de pesos la encontrarán en Oblatos, en cuanto a casas, y en Atemajac del Valle, en cuanto a departamentos, según el reporte.

Y son varias las zonas en las que la demanda de vivienda no coincide con la oferta.

En cuanto a casas, en Zapopan Centro, Guadalajara Centro y Zapopan en general, lo más demandado son inmuebles de menos de 2 millones de pesos, con 48, 45 y 37 por ciento de las solicitudes recibidas por Lamudi para dichas zonas. Sin embargo, lo que más hay disponible ahí son casas de 2.1 a 4.9 millones de pesos, con 41, 41 y 35 por ciento de la oferta.

En cuanto a departamentos, lo más demandado en Zapopan y Guadalajara en general son inmuebles de menos de 2 millones de pesos, pero lo que más abunda son departamentos de 2.1 a 4.9 millones de pesos, con 45 y 38 por ciento de la oferta en cada Municipio.

De acuerdo con Lamudi, de 2017 a 2018 la vivienda se encareció 16 por ciento en Guadalajara, y 9 por ciento en Zapopan.

Estas alzas se dan por la alta demanda de vivienda, explicó en entrevista Luis Estrada, académico de la Universidad Panamericana Campus Guadalajara, pero señaló que pone en desventaja a los trabajadores, que ven cada vez más complicado conseguir una casa o departamento en la zona que le gusta.

En Jalisco, el ingreso promedio por hogar es de 17 mil 455 pesos mensuales, de acuerdo con el Inegi, mientras que para un crédito hipotecario para una vivienda de 2 millones de pesos, la Banca pide ingresos comprobables de al menos 34 mil pesos mensuales, de acuerdo con la Condusef.

“Además, para poder comprar el trabajador tiene que ser un excelente ahorrador, porque, antes que nada, debe asegurar el enganche que es, por lo menos, del 20 por ciento del valor de la propiedad”, dijo Estrada.

Entrevistado aparte, Javier Pelayo, presidente de la Canadevi en Jalisco, coincidió en que la demanda ha encarecido la vivienda.

Impiden costos vivienda asequible

Las obras de infraestructura pública que los desarrolladores deben costear para que se les autorice hacer un desarrollo, las constantes alzas a los materiales, y la creciente demanda hacen cada vez más complicado ofrecer vivienda nueva a precios que los trabajadoras puedan pagar, de acuerdo con empresarios del sector.

“Un factor que influye de forma importante en los precios es el costo de las obras adicionales de infraestructura que se tienen que realizar, aunque son fuera del proyecto, pero se tienen qué hacer. Éstas son sustitución de líneas de agua o de drenaje, que ya están colapsadas y que es una condicionante para poder desarrollar los proyectos”, explicó Javier Pelayo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), Delegación Jalisco.

En la opinión de Pelayo, dichas obras debieran correr a cargo de los municipios y el Gobierno del Estado, pero no se realizan y los desarrolladores terminan haciéndolas.

“Si ya estuviera lista la Ciudad, hablando de infraestructura pública, para el desarrollo vertical, podría haber un impacto benéfico en los precios, porque no se le estaría cargando esto extra”, dijo.

Pelayo indicó que hay otros factores que impactan en los precios, como la demanda que existe por vivienda y los costos del acero, que subieron por la guerra comercial que inició Estados Unidos y por la cual México determinó aranceles a productos de acero importados de aquel país.

“El tema de aranceles ha venido a impactar el costo, además de que en años anteriores se aumentó el concreto y otros materiales importantes. Pero, específicamente el acero ha incrementado los precios de la vivienda, este año, entre un 8 y 12 por ciento”, señaló.

De acuerdo con el portal inmobiliario Lamudi, de 2017 a 2018 la vivienda se encareció 16 por ciento en Guadalajara, y 9 por ciento en Zapopan.

Luis Estrada, académico de la Universidad Panamericana Campus Guadalajara, explicó que reducir el tamaño de los departamentos ha sido una tendencia para abatir costos, pero consideró que no es una solución que pueda generalizarse.

“Se han estado construyendo departamentos de cada vez menor metraje y con uno o dos cuartos, porque suponen que los jóvenes ahora quieren vivir solos o con alguien, pero sin hijos. Pero no piensan en que eso no es una regla y que un departamento de 40 metros cuadrados no alcanza para una familia con dos niños”, detalló.

Anuncios