Abren puertas al aprendizaje

Katia Diéguez/mural

Guadalajara, México (10 septiembre 2018).- Con mochila y pluma en mano, los estudiantes comienzan a llegar a Casa Tatic, un sitio que podría pensarse como escuela, pero que en realidad ofrece a los niños la posibilidad de demostrarse capaces de aprender.

Desde mediodía y a veces hasta cuando anochece reciben a infantes de bajo nivel socioeconómico para regularizarlos en conocimientos de primaria.

Alrededor de 200 alumnos han pasado por ahí desde mayo de 2015, cuando surgió como iniciativa personal de Matilde Cervantes, quien estaba interesada en hacer algo por su comunidad. El nombre de Tatic lo retomó del tzotzil, y significa “abuelo”.

“¿Para qué me fui a vivir a una colonia marginal si no estamos haciendo nada por la colonia? ¿Qué sentido tiene vivir aquí si no estamos haciendo nada?”, se cuestionaba la mujer tras casi 30 años de vivir en El Briseño, en Zapopan.

Así fue como abrió las puertas de su casa para impartir clases de español, matemáticas, música, artes plásticas, ecología e inglés, así como ayuda para hacer la tarea.

Las actividades inician a las 12:00 horas, encabezadas por Matilde y tres auxiliares; a la entrada, un pasillo lleno de libros infantiles recibe a los estudiantes; los cuartos, cocina, sala y comedor han sido acondicionados como salones de clase.

“El plan es que los que están mal en la escuela, mejoren, ese es el objetivo. Pero si hay otros que quieren seguir aprendiendo y practicando, aquí siguen. Es decisión de la familia quedarse, yo no echo a nadie”, explicó Matilde.

En sus poco más de tres años de operaciones, el cobro por alumno ha sido de 10 pesos, aunque la fundadora de Casa Tatic deja a consideración de cada familia si los pueden pagar o no.

Ante la gran demanda que ha tenido su proyecto y los 55 niños que recibió el semestre pasado, Matilde decidió iniciar una campaña de donación.

El objetivo es reunir 120 mil pesos hasta mañana para poder pagarle a sus tres auxiliares, recibir a más voluntarios, invertir en mobiliario, material educativo y una impresora.

Con ello buscan que los estudiantes no sólo mejoren lo que aprenden en la escuela, sino que adquieran otras habilidades.

“Los niños cambian su comportamiento, son muy felices aquí”, subrayó la encargada de Casa Tatic.

Echan una mano
Para atender mejor a niños que necesitan regularización, Casa Tatic está reuniendo fondos; el límite es mañana.

El objetivo es reunir 120 mil pesos vía crowdfunding.
Puede hacer una aportación en http://www.donadora.mx/projects/fondeo-casa-tatic-2018.
Más información en http://www.facebok.com/casatatic.

Anuncios