Ven con teles lío ambiental

  • Sofía Chávez, directora de Casa CEM aseguró que en todo el País no existe un sitio adecuado para la disposición final de los metales pesados, como el plomo. Foto: Maricarmen Galindo
Liliana Navarro/mural

Guadalajara, México (09 septiembre 2018).- Mal planeado y sin solución definitiva. Así considera Sofía Chávez Arce, de la asociación civil Vías Verdes, al Programa Nacional de Gestión de los residuos de Televisores Analógicos, para el apagón analógico en México.

La directora del Proyecto Casa CEM consideró que no se dimensionó el tamaño de la contaminación, y en todo el País no existe un sitio adecuado para la disposición final de los metales pesados, como el plomo.

Chávez Arce detalla que en Jalisco se logró frenar el programa vía juicio de Amparo, para que la gente dejara de desechar sus televisores análogos, porque se sabía que la mayoría terminaría con chatarreros o en sitios donde contaminarían suelo, agua y aire.

“Cuando se dio el apagón analógico se calculaban 40 millones de televisiones, pero sólo se licitó un monto de 10 millones de pesos, lo que no alcanzaba para el manejo ni del 1 por ciento de las televisiones que iban a quedar en desuso.

“Otro problema es que el manejo de los vidrios con plomo que tienen las televisiones y el manejo de plástico con retardante de flama bromado, es muy complejo, y la industria recicladora de residuos electrónicos no quiere recibir televisiones porque les generan un alto costo”, asevera.

Antes de llevar a cabo el apagón analógico, apunta Chávez Arce, se debieron repartir decodificadores en lugar de pantallas digitales, o en su defecto construir un monorelleno para residuos peligrosos, como se hace en otros países.

Según información a la que tuvo acceso Casa CEM, el programa únicamente logró acopiar 0.12 por ciento de los aparatos.

Además, en todo el país se acopiaron 50 mil 963 televisores analógicos como parte del programa, una cifra muy baja.

Esto significa que un total de 39 millones 949 mil 037 televisiones, que no fueron llevadas por los ciudadanos a los centros de acopio, terminaron en tiraderos clandestinos, con chatarreros, en baldíos a cielo abierto o en la vía pública.

Jalisco entregó 9 mil 646 aparatos, incluso más de los que se acopiaron en la Ciudad de México.

Hora de publicación: 00:00 hrs.
Anuncios