Piden atender manantiales

  • Uno de los manantiales de la zona metropolitana es el Santuario Agua Fría, ubicado en la Colonia Arroyo Hondo, de Zapopan. Foto: Archivo
Julio Cárdenas/Mural

Guadalajara, México (05 septiembre 2018).- El crimen de dañar manantiales y verter sus caudales al drenaje de la ZMG debe terminar, coincidieron expertos.

Se debe iniciar con una vinculación entre la academia y el Gobierno que influya en la gestión integral del agua, apuntó la investigadora del Departamento de Estudios del Agua y Energía de la UdeG, Aida Alejandra Guerrero de León.

“Si bien hay muchos especialistas en el tema, considero que se requiere una vinculación en la toma de decisiones de las políticas públicas de las instituciones y los investigadores para poder solucionar la problemática, al estar desvinculados nunca se va a atender”, sostuvo.

MURAL publicó el lunes que en la ZMG los manantiales no son aprovechados. De los 16 identificados en la superficie urbanizada, sólo cuatro son usados por el Siapa.

Al respecto, el coordinador del Observatorio Ciudadano del Agua, Juan Guillermo Márquez criticó que esos volúmenes son desaprovechados porque no representan un negocio, a pesar de que podrían amortiguar el déficit que enfrenta la Ciudad.

Planteó identificarlos y medir el caudal, así como analizar la calidad del agua para determinar el tratamiento. Posteriormente, que el Organismo operador consiga los títulos de asignación por parte de la Conagua, construya cárcamos de bombeo e incorpore el agua a circuitos cerrados o a la red de distribución existente.

“Es una lástima y es un gran desperdicio que se esté desechando esa agua, cuando mucha de ella, probablemente está en mejores condiciones que la que se está suministrando en la red pública”, abundó.

“Si las estimaciones que se han hecho son apegadas a la realidad podemos estar recuperando alrededor de 2 metros cúbicos por segundo con esos manantiales que se están desperdiciando, entonces eso es un amortiguador muy importante”.

Además se debe dejar de impermeabilizar el suelo, preservar áreas verdes y zonas de recarga natural que permitan la infiltración del agua de lluvia, apuntó el Manuel Montenegro Fragoso, presidente del Consejo Académico del Agua.

Anuncios