Mutila urbanización a los manantiales

  • 1
    Este manantial en la Colonia Arroyo Hondo de Zapopan, tiene poco tiempo de ser detectado; niños se divierten ahí, pese a que se mezcla con el Arroyo Hondo, que está contaminado Foto: Jorge Rangel
Julio Cárdenas/mural

Guadalajara, México (03 septiembre 2018).- Pasa el tiempo y el crimen continúa. Ante los ojos de Alicia Palafox y su nieto Juan Pablo, el manantial agoniza, se seca.

Sin videojuegos ni teléfonos inteligentes, el niño de cinco años se divierte con una caña de pescar de juguete y con su abuela observan con admiración el afloramiento de agua en el Parque Tucson, de Guadalajara.

“Es un milagro de Dios, de la naturaleza, no en todas partes se ve, hay un lugar que le decían los chorritos aquí en Atemajac y con todas las construcciones ya secaron todos esos veneros. Aquí he visto que ya hay menos veneros, estamos destruyendo nuestro sistema ecológico, estamos haciendo un suicidio”, menciona la mujer.

Precisamente, el sitio al que se refiere Alicia se encuentra en Avenida Federalismo, entre Fidel Velázquez y Manuel de Mimbela: Los Colomitos de Atemajac. Patrimonio histórico y fuente de inspiración de la canción “Guadalajara”, de José Guízar.

Ni eso fue suficiente para que la Administración municipal que encabezó el panista Alfonso Petersen Farah emitiera permisos de construcción a la inmobiliaria Pañol para la construcción del fraccionamiento Ojo de Agua, en pleno manantial.

Los ejemplos sobran. En El Deán, el afloramiento se perdió con la construcción del vaso regulador, mientras que en Mexicaltzingo, los escurrimientos resisten al estacionamiento subterráneo del mercado. Pero la mayoría se conducen al caño.

“Aquí en Guadalajara, la pregunta que nos podríamos hacer es quién está autorizando que se hagan esos bombeos para tirar agua y no nada más estoy hablando de obras de Gobierno, ahorita muchas de las torres que se están construyendo encuentran cuerpo de agua y a bombearlo”, señaló José Antonio Gómez Reyna, investigador de la UdeG.

“La autoridad dice que no hay agua y pues el agua la estamos tirando hacia el drenaje, dicen que esta agua no es factible para tomarla, bueno sí, pero puede tener otra función, puede ser para procesos agrícolas, riego de jardinerías y no simple y sencillamente discriminarla”.

El académico explicó que estas aguas son el resultado de un proceso de lluvia, se infiltran y escurrir hasta brotar en una superficie de menor altitud, logrando aportar hasta .5 metros cúbicos por segundo.

“La autoridad se ha dedicado a hacer infraestructura hidráulica, habla de los grandes volúmenes y los grandes negocios constructivos (…) pero pequeños sistemas de agua hay que aprovecharlos”, concluyó el experto.

“Es tiempo importante ahora que viven los cambios de gobierno para saber si sigue el mismo modelo de infraestructura o realmente se va a hacer un trabajo de infraestructura sustentable”.

Hora de publicación: 00:00 hrs.
Anuncios