‘Que mi papá regrese’

  • Nuevamente, la denominada Glorieta de las y los Desaparecidos sirvió para visibilizar el problema y pedir acciones a las autoridades. Foto: Carlos Ibarra
Fernanda Carapia/mural

Guadalajara, México (31 agosto 2018).- “¿Dónde está tu papi?”, le preguntan a Joselyn, de 4 años, quien, sin titubear, apunta con el dedo índice la foto que trae colgada al pecho.

Su hermano, Kevin, empuña sus manos y trata de contenerse. No puede. Rompe en llanto. No quiere hablar. Está enojado. Triste.

“Quiero que mi papá regrese”, balbucea.

Van de la mano de su madre, quien no hace más que abrazarlos. Hace un año, su papá, Aaron Sánchez Mendoza, salió de casa y no regresó. No saben dónde está.

Empieza el conteo. Uno, dos, tres. Los números no alcanzan para enumerar a cada una de las personas desaparecidas que son buscadas por sus familias.

Son tantos, que ayer se organizaron dos contingentes distintos para exigir con una marcha resultados de las autoridades, en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

Domingo, José Luis, Carlos, Abraham, Jesús Alberto, Brenda, Aarón, son sólo algunos de los nombres que se leen en las mantas.

La organización civil Por Amor a Ellxs realizó una marcha que salió del cruce de Federalismo e Hidalgo rumbo a Plaza de la Liberación.

En su andar, reprochan, con cánticos, que el Gobierno no actúe ni acelere investigaciones; incluso, acusan a la Policía de ser el “brazo armado” del crimen organizado.

“¡Ahora, ahora, se hace indispensable, aparición con vida y castigo a los culpables!”, grita con fuerza Ana Guzmán. Su voz se desgarra; han pasado tres meses desde que su hijo se fue y no ha regresado.

Poco a poco, tras años de lucha, las familias de los desaparecidos encuentran eco en la sociedad. Plantadas afuera del Teatro Degollado, agradecen a la gente que, al pasar, les manifiesta su apoyo.

La herida sigue abierta. Por cualquier medio quieren hacer saber a sus familiares que no pararán de buscarlos, así que usan globos blancos para aventar frases al cielo.

Luego asisten a una misa en Santa María de Gracia, donde se preparan para otras 24 horas de lucha, búsqueda, aguante, fe y esperanza.

Por otra parte, en el Templo Expiatorio, otra marcha se gesta rumbo a la ya denominada Glorieta de las y los Desaparecidos (Glorieta de los Niños Héroes).

“Esto no pude seguir ocurriendo, ni uno más (…); debería de darles vergüenza dejar al País como lo están dejando, en esta situación de inseguridad”, sentencia Guadalupe Aguilar, del colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco (Fundej).

A su convocatoria se suma el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Alfonso Hernández, quien consideró que el delito por desaparición de personas debe encabezar la agenda del próximo gobierno.

Con información de Julio Cárdenas

Anuncios