Vuelve protesta; bloquean fraccionamiento

  • Por la contaminación de un ojo de agua en Nextipac, pobladores cerraron la Carretera La Venta del Astillero-Nextipac por dos horas. Foto: Jonathan Compton
Jonathan Compton/mural

Guadalajara, México (28 agosto 2018).- La molestia creció entre los vecinos de Nextipac.

Luego de una semana sin soluciones por la contaminación de un ojo de agua, los pobladores volvieron a manifestarse, ahora afuera del Fraccionamiento El Campestre.

Con letreros para denunciar las descargas residuales del desarrollo hacia un arroyo, cerca de 50 personas bloquearon los accesos y cerraron la circulación por más de 2 horas sobre la Carretera La Venta del Astillero-Nextipac.

“Nosotros nunca autorizamos que se instalara esa tubería, no sabemos cómo o por qué el Ayuntamiento permitió esas excavaciones, que están ensuciando nuestra principal fuente de abastecimiento con aguas negras. Nos dicen que están tirando aguas pluviales, pero claramente están sucias y tienen mal olor”, manifestó Ignacio Ulloa, presidente del comisariado ejidal del poblado.

Los afectados exhibieron un plano del Gobierno Municipal que muestra una línea de alejamiento -de más de un kilómetro- desde la planta de tratamiento del complejo residencial hasta un cauce que conecta hasta el cauce natural.

Desde julio y hasta la fecha, la Dirección de Inspección y Vigilancia mantiene la clausura del sistema de saneamiento por incumplir con disposiciones de Protección Civil y Obras Públicas, no obstante, los vecinos sospechan que pese a la medida hay vertimientos domiciliarios.

La protesta generó complicaciones viales casi hasta Carretera a Nogales, así como un concierto de pitidos y reclamos de automovilistas y colonos del fraccionamiento, que maniobraron entre jardineras y acotamientos para ingresar hasta sus domicilios.

“Lamentamos que haya llegado a esto y sí es una molestia, nosotros no quisiéramos estar aquí, pero no nos queda de otra. No nos han hecho caso y es el agua que consumimos diario, que se usa para los cultivos, de eso vivimos y parece que no les importa los problemas de salud que genera”, reclamó Raúl Pérez, uno de los inconformes.

“Héctor” un residente de El Campestre aseguró por su parte que también existe inquietud vecinal por fallas en el sistema de agua y alcantarillado debido a que en las últimas semanas han notado que el suministro se aprecia sucio y pestilente.

El 23 de agosto, los manifestantes restringieron el paso en la misma autovía, cerca del Camino Antiguo a Tequila, por alrededor de cuatro horas y la Dirección de Gestión Integral del Agua de Zapopan se comprometió a frenar el flujo de contaminantes, aunque sólo se bloqueó el ducto y los pobladores exigen que se destruya por completo.

Tras esperar la presencia de funcionarios municipales -que nunca llegaron- los quejosos acordaron con representantes de la empresa constructora Tierra y Armonía a abrir una mesa de diálogo el próximo jueves para resolver la problemática.

Anuncios