‘Brotan’ microciudades en Tlajomulco

  • En Villas de la Hacienda, vecinos han abierto negocios de varios giros, lo que implica que no tengan que salir para surtir necesidades básicas Foto: Maricarmen Galindo
César Rubio/mural

Guadalajara, México (27 agosto 2018).- La monofuncionalidad en fraccionamientos de Tlajomulco de Zúñiga ha derivado en el surgimiento de “microciudades”.

Carlos Romero, especialista en urbanismo y movilidad, explicó que ante la falta de una planeación habitacional y deficiencia en servicios básicos, ciudadanos optan por crear fuentes de suministros y empleo al interior de este esquema de hogar fortificado.

“Un fenómeno interesante es que los propios vecinos han roto con este circulo vicioso de la monofuncionalidad, han desarrollado tienditas, mueblerías, peluquerías y más”, apuntó.

“Básicamente servicios que necesita la población y que en estos fraccionamientos que se habían creado sólo con fines habitacionales, empiezan a aparecer negocios”.

Durante un recorrido en los fraccionamientos Villas de la Hacienda y Santa Fe, se constató que se han creado áreas comerciales con base a las necesidades de los habitantes.

Por ejemplo, en el primer caso, el conglomerado de negocios se ubica en Avenida de los Altos, a la altura Hacienda San Miguel; ahí hay carnicerías, tiendas de abarrotes, barberías, restaurantes, entre otros giros.

En el segundo, sobre Bulevar Colón, particularmente en Bulevar República de Honduras, hay rosticería, verdulería y farmacia.

“Se genera un desarrollo policéntrico; pese a la mala planeación, la misma ciudadanía y la necesidad va recuperando espacios y va creando trabajos cerca de los hogares para que por lo menos haya suministros básicos”, profundizó Romero.

MURAL publicó ayer que vivir en un fraccionamiento cerrado en Tlajomulco termina saliendo más “caro” al mediano y largo plazo, ya que según especialistas se imponen barreras físicas que sólo fragmentan y propician rezagos en materia de accesibilidad, transporte y seguridad pública.

Anuncios