Quedan en promesa apoyos por L3

  • Según los comerciantes, al menos 200 locales sobre Ávila Camacho han tenido que bajar la cortina por afectaciones de la obra Foto: Archivo Editorial
César Rubio/mural

Guadalajara, México (25 agosto 2018).- El préstamo para “revivir” el negocio de Daniela Mondragón, afectado por las obras de la Línea 3 del Tren Ligero, solo quedó en promesa.

El establecimiento, ubicado en Ávila Camacho, próximo a la estación Federalismo, ha tenido “golpes” económicos por los múltiples cierres en la zona, así como unos 200 locales más -según censos extraoficiales- de este corredor.

La también líder de comerciantes comentó que el crédito fue ofrecido desde el 2014 por el Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur), mediante el Fondo Jalisco de Fomento Empresarial (Fojal), cuando comenzó la obra, para dar un respiro a sus bolsillos.

“Nos ofrecieron un préstamo como a los seis meses de que inició la construcción de la Línea 3 (…), se tenía que pagar a cuatro años con un año de gracia para empezarlo a pagar, era sin intereses y el monto máximo era 60 mil pesos”, contó Mondragón.

“No es mucho, pero la verdad ahorita estamos tan quebrados y endeudados que eso sería la gloria para la mayoría”.

Sin embargo, algunos expendedores esperaron para hacerlo efectivo después, cuando lo necesitaran. Hoy lo requieren, pero al parecer no hay recursos.

“Desde octubre de 2017 llevamos papeles y nos rechazaron porque Fojal había cerrado su ciclo antes, quedamos en espera del próximo año, en enero nos dicen que el sistema está abierto, y en marzo nos dicen que el dinero está listo”, dijo Mondragón.

“Total que así nos tienen unos tres meses y al final nos dicen en Siteur que nunca cayó la lana”.

La situación ha generado preocupación entre los agraviados, pues tienen deudas.
“Nosotros no necesitaríamos dinero si no tuviéramos consecuencias de la obra, cierres, de lo mal que está planificada”, sostuvo.

Anuncios