Demandan limpiar Río y atención a enfermos renales

Pobladores de la ribera del Lago de Chapala se reúnen este mediodía en Palacio de Gobierno.
Maricarmen Rello

Pobladores de varias comunidades de la ribera del Lago de Chapala, entre ellos los afectados de San Pedro Itzicán, nuevamente alzaron la voz para demandar el saneamiento del Río Santiago y la atención a enfermos renales que son 600 en tres pueblos, según refieren.

Arribaron al corazón del centro tapatío, para ofrecer una conferencia de prensa en la Plaza de la Liberación, previo a la reunión con funcionarios de Asuntos del Interior de la Secretaría General de Gobierno, la Secretaría del Medio Ambiente y la Secretaría de Salud Jalisco, a la que esperaban también la asistencia de autoridades federales de la Conagua y representantes de los 16 municipios involucrados.

“Venimos a exigir la atención a los enfermos, en primer lugar, y el saneamiento de aguas. Al mismo tiempo se deben estar limpiando los ríos de Jalisco y no olvidarse de los ya afectados por la contaminación”, indicó Enrique Lira, presidente del Foro Socioambiental Guadalajara.

El activista apuntó que se ha avanzado muy poco en el tema de tratamiento de aguas residuales. “Es corrupción, no se explica por otra cosa. Si el (Río) Santiago está como está, algo pasa. Turbio como su agua”, denunció.

En cuanto a los enfermos renales, padecimiento crónico que asocian a la contaminación del agua, aire y subsuelo, Lira precisó que el listado “con nombres y domicilios es de 600 afectados entre Mezcala, San Pedro Itzicán y Agua Caliente”, comunidades ribereñas del municipio de Poncitlán. Sin embargo, alrededor de la laguna se estima que hay otros 8 mil casos registrados, dijo citando al doctor Héctor David Navarrete Ambriz.

Como en otras ocasiones, los presentes en el centro tapatío denunciaron los fallecimientos recientes por daño renal. En este caso, las muertes de los hermanos Francisco y Rodolfo de los Santos, de 44 y 22 años de edad, ocurridas el 1 de abril y el 15 de julio respectivamente. Ambos vecinos de San Pedro Itzicán.

Comunidad indígena

Los representantes de la comunidad indígena de Atotonilquillo también se manifestaron. Demandan el saneamiento del canal de Atequiza, que nace en la presa derivadora Corona y llega a Las Pintitas para, supuestamente, pasar a las plantas de tratamiento, para alimentar sobre todo el oriente y sur de la zona metropolitana de Guadalajara, detalló Ramón Padilla Chávez, vecino.

Soledad Lomelí Dávalos, secretaria de la comunidad indígena, denunció que es insoportable el fétido olor que despide ese canal, contaminado como el resto de la cuenca Lerma-Santiago de la que forma parte.

“Ya es demasiado el problema del agua, queremos que se arregle. No sé qué pasa, en el día no apesta tanto; en las noches, tenemos que cerrar las ventanas por la pestilencia que siente uno hasta que arde la nariz, duele la cabeza”, señaló.

SRN

Anuncios