No despega ampliación de aeropuerto por conflicto

Sin resolver el pleito de tierras en la terminal aérea

Tenso estira y afloja: Los ejidatarios de El Zapote señalan que el gobierno no ha terminado de pagar varias hectáreas de la terminal aérea, en tanto que los encargados de Comunicaciones y Transportes sostienen que la deuda tiene años saldada

Por Francisco Andalón López/pagina24Jalisco

Son dos años ocho meses desde que ejidatarios de El Zapote se mantienen en pie de lucha, por el predio del estacionamiento anexo al aeropuerto, y contra las intenciones del gobierno federal y de empresarios de apropiarse de más hectáreas para ampliar la terminal aérea; mientras tanto, el conflicto en tribunales podría destrabarse hasta dentro de un año/Fotos: Francisco Andalón López

Son dos años ocho meses desde que ejidatarios de El Zapote se mantienen en pie de lucha, por el predio del estacionamiento anexo al aeropuerto, y contra las intenciones del gobierno federal y de empresarios de apropiarse de más hectáreas para ampliar la terminal aérea; mientras tanto, el conflicto en tribunales podría destrabarse hasta dentro de un año/Fotos: Francisco Andalón López

El aeropuerto internacional “Miguel Hidalgo” de Guadalajara no ha podido despegar en su ampliación para recibir más vuelos y en una modernización adecuada debido a los problemas legales de tenencia de la tierra que se mantienen desde el año 2009.

El conflicto entre ejidatarios del Zapote y el gobierno federal inició desde 1951, cuando sus tierras les fueron expropiadas para la construcción del primer aeropuerto, sin que en ese momento les pagaran cantidad alguna porque por ley, las tierras ejidales no se podían vender, sólo se les entregaba una constancia para reconocer su posesión.

En 1975, el presidente Luis Echeverría Álvarez, mandó que se publicara un decreto de expropiación, en el que se reconocía la propiedad de 307 hectáreas y se establecía un pago de 14 millones 755 mil 321 pesos, algo que supuestamente se incumplió, de acuerdo con Nicolás Vega Pedroza, ex presidente del comisariado ejidal.

“Pero al ejido en especie le dieron ocho camiones torton con valor de 300 mil pesos cada uno, porque así dice pues en el Diario de la Federación que eso valía, son 2 millones 400; una máquina selladora de 600 mil pesos, 3 millones; les dieron 30 mil pesos a cada ejidatario, 5 millones 700 mil pesos, un cabezal de 30 mil pesos, una camioneta de 50 mil pesos de tres toneladas, total que el monto total en especie fueron como 6 millones y medio”.

Pasaron más de 30 años y los ejidatarios reactivaron su intención de pago de esas tierras, por lo que el 29 de mayo de 2004, cuando Francisco Ramírez Acuña, entonces gobernador del estado, “destapó” a quien era secretario de Energía, Felipe Calderón Hinojosa como precandidato a la presidencia de México en un rancho que se ubica en el ejido El Zapote, los ejidatarios le pidieron atender este tema, algo que cumplió ya como presidente, el 22 de noviembre de 2007, pero lo ejidatarios descartaron que haya sido para el pago de las 307 hectáreas.

“Al ejido nunca le liquidaron lo del aeropuerto, les tomaron las tierras en el 51 y le dieron 41 millones por concepto de vivienda, ahí está copia del cheque, porque con ese dinero no pagan ni la renta”, aclaró Nicolás Vega Pedroza, ex comisario ejidal de El Zapote

“Al ejido nunca le liquidaron lo del aeropuerto, les tomaron las tierras en el 51 y le dieron 41 millones por concepto de vivienda, ahí está copia del cheque, porque con ese dinero no pagan ni la renta”, aclaró Nicolás Vega Pedroza, ex comisario ejidal de El Zapote

“Al ejido nunca le liquidaron lo del aeropuerto, les tomaron las tierras en el 51 y le dieron 41 millones por concepto de vivienda, ahí está copia del cheque, porque con ese dinero no pagan ni la renta”, según Nicolás Vega.

Desmiente la SCT Jalisco

Aunque este señalamiento fue descartado por Salvador Fernández Ayala, director del Centro Jalisco de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“En el año mismo del 75 que fue el decreto, en el año 79 fue el primer pago y en el año 2008 en dos parcialidades sumando un gran total en números cerrados de 57 millones de pesos, ese fue un recurso del gobierno federal que fue destinado muy claramente para el pago de indemnización de sus tierras”.

Publicaciones de diversos medios de 2008, destacaron que Felipe Calderón recordó aquél encuentro y cómo se cumplía con la deuda con el ejido al entregarles un cheque de manera simbólica, que fue pagado en dos partes hasta el año siguiente por los terrenos del aeropuerto por 42 millones 919 mil 97 pesos, aunque Nicolás Vega negó que en el destape de Calderón se haya acordado el pago.

“Ese valor de las tierras del 75 a la fecha, es de enero de 2017 valen 62 millones de pesos, la actualización, les hemos pagado 57, ¿cuánto les debemos? Pero ni siquiera el juez ha dicho: págales la diferencia. No hay ninguna sentencia sobre ese particular”, sostuvo Salvador Fernández, de la SCT Jalisco

“Ese valor de las tierras del 75 a la fecha, es de enero de 2017 valen 62 millones de pesos, la actualización, les hemos pagado 57, ¿cuánto les debemos? Pero ni siquiera el juez ha dicho: págales la diferencia. No hay ninguna sentencia sobre ese particular”, sostuvo Salvador Fernández, de la SCT Jalisco

“No, no lo conocía, nosotros lo conocimos cuando nos entrega los 40 millones en la arena VFG, allí en la de Vicente Fernández, es cuando lo conocimos y ahí yo le entregue una tarjeta informativa de la problemática del ejido, porque nos querían quitar más de 400 hectáreas”.

En 2008, Felipe Calderón les entregó los planos ampliados de sus tierras, por lo que un año después interpusieron un juicio de amparo porque no se les dio derecho de audiencia cuando les fueron expropiadas sus tierras, además de pedir que se les pagarán nuevamente las 307 hectáreas y siete años después, obtuvieron una sentencia por parte del Juzgado Tercero de Distrito que los beneficiaba, por lo que iniciaron las movilizaciones que han puesto de cabeza al aeropuerto.

El 29 de febrero de 2016, el ejido El Zapote realizó su primera manifestación en las inmediaciones del aeropuerto, luego de haber ganado el juicio de amparo que promovió por no haberse respetado su garantía de audiencia cuando les expropiaron 307 hectáreas para la ampliación del aeropuerto internacional “Miguel Hidalgo”, lo que ha puesto de cabeza esta zona cuando se manifiestan.

Una de las acciones de presión ha sido la toma del estacionamiento, que ha provocado pérdidas millonarias a la empresa concesionaria del mismo, Puerta Cero Parking S.A. de C.V., sin que hasta el momento los recursos legales interpuestos hayan servido de algo para detener sus manifestaciones.

Desde entonces, los ejidatarios exigieron un pago de 3 mil 619 millones de pesos, según el primer avalúo realizado; el segundo que presentaron fue por 2 mil 604 millones de pesos y el tercero por 2 mil 510 millones, debido a que en la interpretación que hacen los ejidatarios de la sentencia, les tienen que pagar sus tierras con una actualización de los valores catastrales de hoy en día, de acuerdo con el ex presidente del comisariado ejidal.

“Por ejemplo, cuando nos dieron los 40 millones la ley decía que el precio catastral era de 500 pesos, a nosotros nos dieron haciendo la cuenta, la división, como a 12.80, algo así, o sea que nunca se ha ajustado como marca la ley”.

Luego de la sentencia, la SCT solicitó la intervención de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu) para que se hiciera un avalúo de las 307 hectáreas, basado en el valor del tiempo en que fueron expropiadas y una actualización que hizo el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), por lo que el monto fue mucho menor.

“Ese valor de las tierras del 75 a la fecha, es de enero de 2017 valen 62 millones de pesos, la actualización, les hemos pagado 57, ¿cuánto les debemos? Pero ni siquiera el juez ha dicho: págales la diferencia. No hay ninguna sentencia sobre ese particular”.

Como era de esperarse, este dictamen no convenció a los ejidatarios, quienes se inconformaron ante un tribunal colegiado y posteriormente hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien se ha declarado incompetente para resolver, por lo que el caso regresó al Juez Tercero de Distrito en Materia Administrativa y del Trabajo, en donde todo inició.

Se espera que se tenga una nueva sentencia, en donde ahora sí se incluya el monto a pagar, pero en cuanto se defina, habrá más recursos legales, por lo que este conflicto todavía tiene un largo camino por recorrer.

“Una vez que él dé su resolución, las partes, el ejido o el gobierno federal pueden volver nuevamente a mostrar sus inconformidades correspondientes y sus quejas, etcétera; pues estamos estimado que cuando menos un año más”, sentenció Fernández Ayala.

Anuncios