Así se discrimina en Jalisco

Consulta. Para 39.5 por ciento de los consultados en la entidad, no se justifica que dos personas del mismo sexo vivan juntas como pareja. (Foto: Alfonso Hernández)

Poco más de una quinta parte de los habitantes de Jalisco (21.3 por ciento) declaró haber sufrido algún tipo de discriminación en el último año por cuestiones como su tono de piel, su forma de hablar, su peso o estatura, su arreglo personal, su clase social, su sexo, sus creencias religiosas, su orientación sexual, su manera de hablar o el sitio en el que vive; esto lo revelaron los resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis) 2017, dados a conocer ayer.

Esta cifra es ligeramente superior al promedio nacional, pues el ejercicio encontró que 20.2 por ciento de la población de 18 años y más declaró haber sido discriminada por una de estas causas durante 2017.

La encuesta también reveló las condiciones que propician la discriminación que se vive en la entidad.

Uno de los ejercicios realizados para comprobar el grado de tolerancia hacia ciertos grupos en particular fue cuestionar a los participantes sobre si rentarían una habitación de su vivienda a ciertas personas.

Así, 45.9 por ciento de los jaliscienses respondió que no lo arrendaría a un joven; 38.5 por ciento, que no aceptaría a un extranjero viviendo con él, y 38.1 por ciento, que no la alquilaría a alguien viviendo con VIH o sida; siendo los tres grupos más discriminados. Le siguen en la lista las personas trans, gays o lesbianas, y personas de otra religión.

Este tipo de prácticas también muestran una relación con la edad de la persona entrevistada; aunque con ligeras variaciones, la generalidad es que los jóvenes de entre 18 y 29 años muestran mayor apertura para convivir con personas pertenecientes a estos grupos que las de 30 a 59 años, y aún en mayor medida, que los mayores de 60 años.

Otros hallazgos encontrados indican que 39.5 por ciento de los jaliscienses consideran que no se justifica bajo ninguna circunstancia que dos personas del mismo sexo vivan juntas como pareja, a lo que se suma otro 20.8 por ciento que lo considera “poco justificable”. En contraparte, 22.3 por ciento no ve problema alguno en ello y 16.6 por ciento que lo calificó como “algo justificable”.

Se destaca que la aceptación del matrimonio civil igualitario es directamente proporcional al nivel de estudios de los encuestados. Si sólo 31.6 por ciento de quienes no cuentan con escolaridad alguna lo aceptan, el porcentaje sube a 77.8 por ciento entre quienes cuentan con estudios superiores. En todos los niveles educativos, los hombres son más propensos a aceptarlo que las mujeres.

Otro de los grupos que enfrentan alto rechazo social en el estado son los extranjeros, pues más de la mitad de la población ve con malos ojos que las personas practiquen tradiciones o costumbres distintas a las mexicanas. “Nada justificable” fue como lo consideró 34.2 por ciento, y 17.4 por ciento cree que es “poco justificable”.

En los ámbitos en los que existe un mayor consenso es en que no es aceptable burlarse de alguien en la calle por su tono de piel (93.4 por ciento), ni que un hombre golpee a una mujer (93.3). De igual forma, la mayoría de los jaliscienses rechaza que haya justificación en negarle empleo a un adulto mayor (78.6), pegarle a un menor para que obedezca (75.3) o, en menor grado, que se le dé aviso a la policía cuando un grupo de jóvenes se encuentra reunido en la vía pública (38.5).

Otras de las conclusiones relativas a Jalisco apuntan a que 64.6 por ciento de sus habitantes consideran que los jóvenes son irresponsables; 49.8 por ciento cree que “los pobres se esfuerzan poco por salir de la pobreza”; 49.1 por ciento considera que mientras más religiones se permitan en el país, habrá más conflictos sociales; 39.7 por ciento cree que la pobreza de las comunidades indígenas “se debe a su cultura”; 37.1 por ciento afirma que convivir con una persona con VIH o SIDA “siempre es un riesgo”; casi una cuarta parte (24.5 por ciento) está de acuerdo con que en épocas de desempleo se debe negar el trabajo a extranjeros; 23.8 por ciento estima que las personas con discapacidad son “de poca ayuda” en el trabajo; 22.8 por ciento cree que las mujeres deben ayudar más que los hombres en las labores del hogar y 16.6 por ciento está convencido de que algunas mujeres son violadas por provocar a los hombres.

El ejercicio, hecho con una muestra nacional de más de 102 mil personas, fue desarrollado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en conjunto con la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

NÚMEROS

  • 21 habitantes de cada 100 en Jalisco consideran que ha sufrido discriminación en el último año
  • 93.4 por ciento de los habitantes del estado considera inaceptable burlarse de alguien en la calle por su tono de piel
  • 64.6 por ciento de los jaliscienses cree que los jóvenes son irresponsables
  • 49.8 por ciento de los jaliscienses afirma que los pobres se esfuerzan poco por salir de esa condición
  • 39.5 por ciento de los habitantes del estado califica como injustificable que dos personas del mismo sexo vivan juntas como pareja
  • 38.5 por ciento no rentaría una habitación de su casa a un extranjero
  • 37.1 por ciento afirma que “siempre es un riesgo” convivir con alguien con VIH o sida
  • 16.6 por ciento de los jaliscienses cree que algunas mujeres son violadas por provocar a los hombres
  • 102 mil 245 personas participaron en la encuesta

JJ/I

Anuncios