Urgen políticas sobre educación sexual, migración y pobreza

Por Iván Serrano Jáuregui/gaceta UdG
16 Julio 2018

Académicos de la UdeG analizan problemas sociales que prevalecen en Jalisco en ocasión del Día Mundial de la Población

Garantizar los derechos de alrededor de 8 millones de habitantes en Jalisco, sobre todo para los jóvenes, los migrantes en Estados Unidos de América (EUA) y quienes habitan en localidades menores a los 15 mil habitantes, deberá ser uno de los retos de los actores políticos que gobernarán en la próxima administración.

Esto dijeron el profesor investigador del Departamento de Estudios Económico Regionales, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA),  Alejandro Canales Cerón y la jefa del Departamento de Ciencias de la Salud, del Centro Universitario de los Altos (CUAltos), Patricia Noemí Vargas Becerra, a propósito del Día Mundial de la Población, que se conmemoró el pasado miércoles 11 de julio.

La académica del CUAltos explicó que uno de los problemas más apremiantes es el acceso a la educación sexual en los menores de edad, pues alarma que siga en aumento el número de niñas embarazadas en la entidad.

“Este año en México la tasa de nacimientos por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años es de 65, y en Jalisco es de 62; ambas cifras son similares a las de América Latina en 2015, donde la tasa de esta región es de 64; aunque tenemos que en Chile la tasa es de 48 (según datos de 2015). Esto nos hace ver la diferencia entre países, así como la necesidad de que los jóvenes tengan acceso a la anticoncepción”, expresó Vargas Becerra.

Refirió que más que políticas conservadoras, hay una insuficiencia de insumos en las instancias de salud, como es el caso de métodos anticonceptivos. Señaló, además, que de los 2.1 millones de jóvenes jaliscienses (de 15 a 19 años), 21 por ciento no tiene acceso a estudiar o trabajar.

“Esto generará que en un futuro estos jóvenes sean una población adulta en situación de vulnerabilidad, sin derechos a prestaciones sociales y a fondos de retiro”, destacó.

Otro de los problemas que afronta la población en Jalisco es la migración. Canales Cerón dijo que este fenómeno, pese a que se ha reducido, no ha dejado de existir.

Mostró que en 2005 Jalisco tenía una pérdida de crecimiento natural por emigración de 41 por ciento; esto se redujo a 25 por ciento en 2010, pero repuntó a 27 por ciento en 2015 y a 29 por ciento, en 2018.

“Esto indica que la migración continúa y sigue en el mapa político. Se estima que 12.2 millones de mexicanos residen en Estados Unidos, que están en condiciones de vulnerabilidad ante las políticas norteamericanas que han tenido impulso con las deportaciones y la criminalización impulsada por el gobierno de Donald Trump. 5.6 millones de mexicanos en ese país son indocumentados, esta cantidad equivale a poco más de la población de la Zona Metropolitana de Guadalajara. Estimamos que entre 1.5 y 2 millones de jaliscienses habitan en ese país”, detalló.

Ante dicho panorama, Vargas Becerra exhortó a que las autoridades estatales asuman una responsabilidad, ya que, dijo, las deportaciones implican una ruptura en las estructuras familiares de los jaliscienses, Entre 2011 y 2016 el promedio anual de deportaciones de EUA a México fue de 254.3.

Entre las políticas públicas por parte del Gobierno de Jalisco, el investigador Canales Cerón propuso que debería de haber una vinculación con las universidades y otras instituciones educativas para que los deportados puedan seguir con su educación; lo mismo para la atención en cuanto a salud, vivienda y trabajo.

“El gobierno tiene una responsabilidad, pues hay capacidad de hacer negociaciones políticas y acuerdos para llegar a soluciones; ahí es cuando el Estado mexicano tiene una responsabilidad grande, no puede desatenderse de su población porque cruzó la frontera”, exhortó.

Pobreza, otro pendiente
La pobreza al interior de la entidad es otro reto en el Día Mundial de la Población. Los académicos dieron a conocer que en las zonas rurales de Jalisco esta situación prevalece.

La pobreza sigue siendo mayor en localidades donde hay menos de 15 mil habitantes, pues en estos sitios la incidencia es de 44 por ciento; en donde viven de 15 a 99 mil personas es de 41 por ciento, y donde viven más de 100 mil habitantes, la pobreza es de 29 por ciento.

Expresaron que 2.15 millones de personas habitan en estas poblaciones de la entidad, donde hay ausencia de políticas públicas y económicas, que se centra en cuestiones agrarias.

“Sabemos que múltiples instituciones tienen que intervenir, pero no hay coordinación para llevar las acciones que tomen en cuenta a la población. Anteriormente, se crearon consejos estatales de población, que sólo se dedican a cuestiones estadísticas, pero el dato sólo da una fotografía de la población, y éste tiene que acompañarse de análisis e intervención del Estado”, manifestó la investigadora del CUAltos.

 

Anuncios