Son pandillas estigmatizadas

  • Pandillas como las de los cholos se formaron de migrantes que radicaron en EU, quienes con su imagen y costumbres reivindicaban raíces mexicanas con tatuajes y grafiti, ante actitudes racistas. Foto: Archivo
Grupo REFORMA/Mural

Guadalajara, México (10 julio 2018).- Las pandillas, los barrios marginales y la música rap han sido vistos con fuerte estigma, aseguró Rogelio Marcial, doctor en Ciencias Sociales y miembro del área de Estudios de la Comunicación Social de la Universidad de Guadalajara.

Para el especialista, el origen de las pandillas tiene que ver con algo muy natural que es el hecho de que los jóvenes comiencen a juntarse con sus pares para identificarse entre sí, empero la diferencia de clases sociales y oportunidades es determinante.

“Los chavos de las clases altas, pues agarran un coche, se van a un bar, se toman una cerveza y platican (…), pero en los barrios marginales de nuestras ciudades sucede lo mismo con los chavos, pero no tienen ni coche ni dinero para ir a un bar, entonces en la tienda compran una caguama y platican”, relató.

Pandillas como las de los cholos se formaron de migrantes que radicaron en Estados Unidos, quienes con su imagen y costumbres reivindicaban sus raíces mexicanas con tatuajes y grafiti, ante actitudes racistas.

Según el académico, aunque el propósito de estos grupos no es delinquir sino la identificación de un barrio, quienes forman parte son más proclives a relacionarse a hechos delictuosos.

Debido a sus aspectos suelen ser marginados, por lo que se ven orillados a conseguir sus ingresos por otros medios, como el robo.

Sin embargo, en los años recientes el hurto ha sido el menor de los problemas a los que se enfrentan las pandillas, ya que con la llegada de organizaciones criminales se vieron obligados -en algunos casos- a participar con ellos por supervivencia.

“Es el cartel el que está ahí enfrente diciéndoles que es una opción y desgraciadamente, como sociedad, pues sí los orillamos a que sea una opción”, lamentó.

El estudioso consideró que muchos de los habitantes de barrios marginales que pertenecen a pandillas tienen dos opciones: migrar ilegalmente o empezar a trabajar para las organizaciones delictivas. Aunque hay excepciones a la regla y se representan en la cultura como el rap, el tatuaje y el grafiti.

Hora de publicación: 00:00 hrs.
Anuncios