Ni siquiera saben el motivo de detención

Tensión. Los vecinos aseguran que en el parque se planea hacer un proyecto inmobiliario. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

No saben ni por qué los detuvieron, pero les dijeron que quedarían libres porque el Ayuntamiento de Guadalajara les otorgó el perdón legal.

Luis Javier fue una de las personas detenidas el lunes tras una protesta en el bosque urbano de Arboledas Sur. La versión del Ayuntamiento de Guadalajara fue que agredieron físicamente a policías municipales. A Sara, madre de Luis, le explicaron que a su hijo le otorgaban el perdón legal porque “entendían que éramos acarreados. Que no sabíamos qué andábamos haciendo. Y que el calor de la juventud nos había guiado a hacer tonterías”.

Luis Javier, estudiante de 20 años, reafirmó que acudió por convicción y para obstruir la agenda del candidato a gobernador Enrique Alfaro Ramírez, “quien intenta destruir áreas verdes”, además del patrimonio de la comunidad indígena de Santa María Tequepexpan.

Todavía ignora los cargos, la detención o la responsabilidad que enfrentarán los Policías municipales que lo golpearon. Sin embargo, aseguró que el gobierno municipal les otorgó la libertad por un delito jamás imputado.

Del conflicto se enteró el sábado. Se puso en contacto con los vecinos y compañeros de colectivos en una convocatoria abierta para demostrar el descontento ante las obras y el presunto despojo de 7 hectáreas. Pero cayó la tormenta el domingo y se reprogramó un plantón para el lunes.

Su versión

El estudiante de filosofía relató que el lunes llegó a las 11:30 horas para hacer un plantón en el lugar.

Entre los descuidos de los policías, estudiantes y vecinos cruzaron el listón amarillo y se sentaron recargados en los árboles. Así ocurrió varias veces y, afirmó Luis Javier, los policías no se inmutaron.

El comisario regional de la Policía de Guadalajara, Aldo Monjardín Díaz, se presentó en la mañana y evaluó la situación. Los manifestantes le preguntaban el porqué del desacato. Monjardín Díaz no les contestó. Luego se retiró.

A las dos de la tarde hubo cambio de turno. Según relató Luis Javier, antes de las cuatro hubo movilización de policías: de 20 que resguardan las obras aumentó a 40, y luego bajaron por la pendiente otros 20 y contabilizó unos 60 elementos de seguridad.

Entre los manifestantes corrieron la voz de no caer en provocaciones. Héctor, de 60 años, se acercó para saludar a su hija, quien estaba dentro del cerco. Quería verla. Un policía le habló al oído, lo tomó del cinturón y lo empujó varias veces.

Los inconformes gritaron que no maltrataran a Héctor. Hubo un forcejeo en el límite. Llegaron policías por dentro y fuera del cerco.

Al mismo tiempo, un agente gritó: “Órale, detención a todos”. A Luis Javier un policía le dijo: “Órale, hijo de la chingada, párate que te va a cargar la verga”.

Él le preguntó por qué los detenían. El policía no contestó y le colocó los aros aprehensiones en una muñeca. No se levantó. Lo golpearon en los testículos, cara, lo levantaron seis elementos y a rastras lo llevaron a la camioneta.

La comisaría de Guadalajara informó, a través de un boletín, que los manifestantes habían incurrido en delitos contra representantes de la autoridad, lesiones y daños a las cosas, pues rompieron a patadas las tapas o puertas de camionetas Ram.

La versión de Luis Javier fue que, en efecto, uno de los detenidos pateó una tapa, “pues los nueve no cabíamos en la camioneta y las piernas de una compañera no cabían. Un compañero pateó porque los policías le iban a romper las piernas a patadas”. La orden de retirar las tapas fue de un policía.

Luis Javier detalló que en la detención no les informaron del presunto delito, tampoco le leyeron sus derechos ni atendieron la petición de tener un asesor legal. Denunció el maltrato verbal de policías municipales y del estado.

Los nueve detenidos, cinco hombres y cuatro mujeres, estuvieron retenidos 24 horas entre la caja de camionetas Ram, los separos y celdas de la fiscalía, las sillas de la Cruz Verde y la Cruz Roja.

Tras horas de hostigamiento, sin alimentos ni agua, llegó el perdón oficial del Ayuntamiento de Guadalajara.

Frenan obras

Acatan resolución

  •  El gobierno de Guadalajara parará las obras en el bosque urbano de Arboledas Sur; esto tras la notificación del Juez Tercero de Distrito sobre los alcances de la suspensión que concedió a los vecinos
  •  “Aunque no compartimos la interpretación del juzgador, el gobierno de Guadalajara, como siempre lo ha hecho, actuará conforme a derecho y a la legalidad, y acatará la resolución”, manifestó en un comunicado
  •  Informó que preguntó al juez si reforestar con árboles, instalar juegos infantiles, instalar luminarias y otras acciones violaban la suspensión, a lo que éste respondió que sí
  •  El Municipio aseguró que seguirá con los procesos jurídicos para que Arboledas Sur pueda contar con un parque de primera calidad

JJ/I

 

Anuncios