Exige derechos comunidad LGBT

 por Daniela Rodriguez/ntrguadalajara.com

(Foto: Jorge Alberto Mendoza)

Alrededor de mil 500 personas de la comunidad de lesbianas, gay, bisexuales y transexuales (LGBT) salieron ayer por la tarde a las calles de la ciudad para exigir el respeto de sus derechos y concientizar a la población sobre el matrimonio igualitario y la adopción para parejas del mismo sexo.

Con una comitiva de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDH) al frente del contingente, la marcha empezó a partir de las 15 horas con una vuelta a la Glorieta La Minerva con rumbo a Plaza Liberación.

Al grito de: “Si no hay libertad política, no hay libertad sexual” y un par de consignas más acompañadas de tambores improvisados con garrafones y cartón, las personas avanzaron al ritmo de la música y bajo la unión de una misma lucha.

Por su parte, Eduardo Sosa Márquez, primer visitador de la CEDHJ, indicó que su asistencia a la marcha es para apoyar y reconocer la diversidad.

Grupos de amigos y familias completas fueron notorios en la marcha. Por ejemplo, Maximiliano Bernal salió a las calles acompañado de sus padres, quienes sostenían un cartel en muestra de apoyo a su hijo y a la comunidad LGBT.

“Es la primera vez que vengo y lo hago porque ya me siento más seguro de ser como soy frente a la sociedad. Mi mamá fue la que me dijo de la marcha y la verdad es que apoyan muchísimo, además con esto me lo demuestran más, así como que me quieren. Para mí el proceso de salir del closet fue difícil, pero ahora me siento cómodo, creo que nos falta mucho como sociedad por recorrer, pero ahí vamos”, contó Maximiliano.

Paola Rosales, quien asistió a la marcha en compañía de un amigo y sostenía una cartulina en la que exigía respeto e igualdad, mencionó que es la primera manifestación de este tipo a la que asiste, pues cree que de esta manera apoya a familiares y amigos de la comunidad LGBT.

“He tenido familiares que han pasado por esto y creo que los derechos deben de ser iguales para todos”, contó Paola.

Victorino López, otro de los asistentes, dijo coincidir con Paola: “Yo vengo por el signo de respeto, pues vivimos en un país que aún tiene ideas cerradas, pero vamos bien. Está muy padre ver a tanta gente en las marchas, incluso siendo heterosexuales apoyan felizmente, o incluso familias, creo que no estamos lejos”.

Finalmente, la exigencia de derechos continuó en Plaza Liberación.

“He tenido familiares que han pasado por esto y creo que los derechos deben de ser iguales para todos”
Paola Rosales, asistente a la marcha

FV/I

 

Anuncios