Los une luto por Tadeo

  • 1
    Amas de casa, padres, estudiantes y ciudadanos preocupados por la violencia, se reunieron en la Glorieta Niños Héroes. Foto: Maricarmen Galindo
  • 1
    Visiblemente consternados, los manifestantes clamaron justicia para Tadeo y los desaparecidos en el Estado. Foto: Maricarmen Galindo
  • 1
    Que la violencia deje de ser normalizada, fue su principal reclamo. Foto: Maricarmen Galindo
Jonathan Bañuelos/Mural

Guadalajara, México (22 mayo 2018).- La manta que nombra a la Glorieta de los Niños Héroes como la de Las y Los Desaparecidos de Jalisco fue grafiteada con un nombre que provoca tristeza e indignación: Tadeo.

Y al pie de ese nombre, cerca de 60 personas encendieron veladoras en memoria del bebé de ocho meses que murió por las quemaduras que le causó el incendio de una unidad del transporte público a causa del crimen organizado.

Eran las 20:00 horas cuando comenzaron a congregarse las personas, quienes dijeron ser amas de casa, padres, estudiantes, ciudadanos preocupados por la situación violenta que padece el Estado y quienes claman paz y dignidad.

De los primeros en llegar fueron Fausto Ramírez y su hijita Juliana, quien encendió la primera veladora, todavía a la luz del atardecer.

“Que finalmente esto sea una ola. Ya vimos grandes manifestaciones, hemos hecho grandes marchas, nos hemos enojado, y quizá comenzar con los signos esenciales del ser humano que es ofrecer el fuego pensando en alguien que ya no está, sería uno de los principios, no el único de recuperar la Ciudad”, reflexionó Fausto.

Los manifestantes se sentaron al pie del monumento, se tomaron de las manos y permanecieron en silencio en señal de luto. De esa forma fueron prendiendo más velas, que, al paso irrumpieron en la noche.

Sólo se escuchaban el sonido de los automóviles que rodeaban la glorieta, el de algunas sirenas y ladridos de perros; los manifestantes rehuyeron a las cámaras y los micrófonos, argumentando que no había una voz líder, sino un silencio colectivo, de luto.

Pero la quietud no se prolongó, y en la noche alumbrada por las velas, las voces se hicieron escuchar con el nombre del bebé al que las llamas le arrebataron su vida que apenas empezaba.

“Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo, Tadeo… ¡Justicia! ¡Justicia para Tadeo!”, gritaron entre todos.

Los manifestantes se fueron desbalagando al paso de una hora y media, pero quienes quedaron no se separaron y se mantuvieron firmes en su acto de memoria, de exigencia, de llamado para que la violencia deje de ser normalizada.

Aprovechando que estaban en la llamada Glorieta de las y los Desaparecidos de Jalisco, recordaron a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y a todas las personas desaparecidas y violentadas.

“Van a volver, van a volver, las balas que disparaste van a volver. La sangre que derramaste la pagarás; los estudiantes que te llevaste no morirán”.

Cerca de las 22:00 horas eran una veintena de personas las que seguían en silencio, alumbrados por las veladoras, mientras el viento movía la manta que ahora dice: “Glorieta de las y los Desaparecidos de Jalisco” y… de Tadeo.

 

Anuncios