Criminaliza Policía a las sexoservidoras

(Foto: Grisel Pajarito)

Obligar, molestar o presionar a un grupo de personas para que abandone el espacio público sólo por su forma de vestir es criminalizar a quienes se dedican al sexoservicio, pues usar minifalda o escote no es sinónimo de prostitución, aseguró César Orozco Sánchez, segundo visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ).

Las declaraciones del funcionario vienen a propósito de las dos quejas que presentaron sexoservidoras el viernes 4 de mayo y el miércoles 8 tras asegurar que la Policía de Guadalajara realizó operativos en el Parque Morelos obligándolas a retirarse, revisando sus cosas y amenazando a las personas que se encontraban con ellas en la calle bajo el argumento de que serían detenidas, pues ejercer la prostitución es una falta al Reglamento de Policía y Buen Gobierno del Municipio, para lo cual se requiere ofrecer pruebas.

“Un policía, por el simple hecho de ver parada a una persona que tiene una minifalda y un escote, normalmente la señalan como si estuvieran realizando un acto de prostitución, pero eso no es prostitución, eso no es una actividad sancionada por la ley, la misma naturaleza de esta conducta es muy complicada acreditar como falta administrativa, el problema es ése, que la autoridad hace presunciones, estereotipa a este tipo de personas y suelen venir acompañados de procesos de discriminación o desigualdad”, declaró en entrevista.

“Me parece muy complicado que sorprendan en flagrancia a una persona con una falta administrativa relacionada con esta conducta en algunos municipios, por ello lo que estamos haciendo, insistiendo, es que estén justificados los actos de molestia y que no por la apariencia, por el estereotipo, se vaya a molestar a las personas”.

Recordó que las servidoras sexuales históricamente se han quejado ante la comisión por este tipo de abusos por parte de diferentes corporaciones policiacas que las detienen o presionan a retirarse basados solamente en su aspecto físico; de hecho, el 23 de septiembre de 2004 se emitió una recomendación al gobierno municipal de Emilio González Márquez por detenciones arbitrarias y multas excesivas que impusieron los jueces municipales también a servidoras sexuales.

A pesar de que se giraron las recomendaciones y regularmente se emiten también medidas cautelares, como fue el caso del 4 de mayo mismo ante la nueva queja de las mujeres, las corporaciones las han incumplido y continúan deteniendo, estereotipando, discriminando y actuando en contra de ellas.

“Históricamente se ha criminalizado la prostitución, el problema es que cuando se habla de este concepto son muchos los elementos que se necesitan para acreditar que una persona lo está ejerciendo y es muy complicado que se consigan todos estos elementos. Los policías pueden presumir que las mujeres están realizando un acto de prostitución, pero no conozco yo algún caso donde realmente verifiquen todos los actos que conlleva esta conducta”, agregó Orozco Sánchez.

“Hoy más que nunca existen leyes que van en contra de estos estereotipos alrededor de estas personas. La comisión abre un abanico en cuanto al derecho al trato digno, a que sean respetadas”.

_______________

FRASE

“Un policía, por el simple hecho de ver parada a una persona que tiene una minifalda y un escote, normalmente la señalan como si estuvieran realizando un acto de prostitución”
César Orozco Sánchez, segundo visitador

JJ/I

 

Anuncios