Cierran indígenas 35 comunidades

Límite. Ayer se venció el plazo para que el presidente de la República y el gobernador de Jalisco acudieran al lugar a cumplir sus promesas de campaña. (Foto: Martha Hernández Fuentes)

En 35 comunidades wixárikas de la zona norte de Jalisco se bloqueó el acceso desde las 23:59 horas de ayer. También se cerraron escuelas y se analizan próximas medidas. Exigen la intervención de autoridades federales, del gobierno de Jalisco y el de Nayarit en el conflicto limítrofe entre ganaderos nayaritas de Huajimic e indígenas jaliscienses de Bolaños y Mezquitic.

Desde el 30 de abril inició la protesta prohibiendo el paso de candidatos, proselitismo y propaganda electoral. Un día antes, la asamblea wixáritari puso como plazo el 9 de mayo para que el presidente del país, Enrique Peña Nieto, y el gobernador jalisciense, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, acudieran al lugar a cumplir sus promesas de campaña de resolver el conflicto de tierras.

Pasó una semana y media del veto a las campañas y sólo recibieron una llamada del secretario general del Gobierno de Jalisco, Roberto López Lara, expresando solidaridad y apoyo, el viernes 4 de mayo. Luego llegó una carta de la Secretaría de Gobernación (Segob) del gobierno federal ofreciendo una reunión en la Ciudad de México, programada justo para la fecha límite.

“El gobierno no está haciendo nada, ni en la parte social ni en la parte política para que los ganaderos de Huajimic nos regresen las tierras a los wixaritaris; entonces, lo que queremos es que el Estado mexicano cumpla su papel como garante de la justicia. Nosotros no estamos reclamando algo que no nos corresponde. Las tierras son nuestras, así como nos las arrebató el gobierno mexicano al estar otorgando documentos apócrifos a ganaderos, así como nos las quitó el mismo gobierno, así nos la tiene que regresar. Hay sentencias judiciales federales, se tienen que cumplir y ni el gobierno federal ni el estatal hacen algo”, señaló el vocero comisionado wixárika, Ubaldo Valdez Castañeda.

Alegando inversiones en los terrenos que ocuparon durante décadas, comuneros nayaritas exigen indemnizaciones a cambio de la restitución ordenada. “Para nosotros, la madre tierra no tiene signo de pesos; para ellos, el tema es mercantil, para nosotros no, pero si el gobierno les da el dinero, es asunto de ellos; nosotros lo que queremos es que nos regresen las más de 10 mil hectáreas que nos quitaron”.

Ubaldo tiene 36 años de edad, de su infancia recuerda los cantos de los marakames y discursos de los consejos de mayores referentes a la recuperación de territorio. “Nosotros siempre hemos estado aquí y desde que llegaron los españoles fueron los que nos empezaron a invadir con una cruz en la mano y en la otra mano la espada”.

En cuanto a la historia del conflicto: desde 1718 se expidió un título virreinal a favor de la comunidad wixárika. En 1953 se confirmó la propiedad por decreto presidencial. Sin embargo, documentos de Catastro municipal dieron luz verde a las invasiones, relató el presidente del comisariado de bienes comunales de San Sebastián Teponahuaxtlán, Santos Hernández Bautista.

Retenes

Desde el 30 de abril se instalaron cuatro retenes para restringir campañas en comunidad wixárika, pero el paso seguía libre previa revisión vehicular y registro personal. A partir de hoy, sólo los comuneros podrán pasar.

Los puntos de restricción son en Paso Mesa del tirador, en los límites Jalisco-Nayarit; el Crucero Banderitas o La Cañada, en la carretera Tepic-Aguascalientes; Crucero de Pachecho y Cerro de la Puerta, en distintos puntos, pero ambos de conexión Huejuquilla-Amatitán.

“No más promesas”

El 27 de julio de 2012, el entonces candidato a gobernador Aristóteles Sandoval, en un precierre de campaña “vino a Tuxpan de Bolaños y ahí dijo que iba a resolver el problema territorial, los problemas agrarios de la comunidad y los límites estatales; tenemos el video de eso, desde entonces lo estamos esperando, a la fecha no se ha dado.”

“A ver cuándo viene para asistir como testigo a la firma del pacto, eso es lo que estamos esperando del gobernador (…) y tanto que nos presume, se pone el sombrero de wirra, nomás para eso servimos, somos muy rentables como imagen”, refirió Ubaldo.

“Nosotros lo que queremos es que nos cumplan, que venga Enrique Peña Nieto, nos diga fírmenle aquí, que nos regresen las tierras y nos retiramos, es lo único que estamos peleando”.

El veto a las campañas fue porque no quieren más promesas, sino que se ejecute la restitución de tierras de inmediato.

El bloqueo total de los accesos se acordó en asamblea por considerar que autoridades municipales, estatales y federales son insensibles ante la problemática que ha derivado en meses recientes y años anteriores en enfrentamientos violentos entre ganaderos e indígenas.

El cierre de escuelas y no tránsito de comercio les va a afectar a ellos directamente como habitantes, pero quieren que por fin los gobernantes los atiendan.

“La comunidad ya no va a bajar la guardia. Los comuneros que estamos aquí estamos bien convencidos de por qué estamos aquí. Ya no vamos a permitir que un gobierno venga y nos eche mentiras”, señaló un integrante del consejo de mayores en reunión nocturna previo al acuerdo.

Restricción. Desde hoy, sólo los comuneros podrán acceder a la zona.

Carencias

Respecto al reclamo, “en los colores que me digan, políticos de todos los colores se comprometieron a resolver el tema: PRI, PAN, MC… todos, diciendo ¡ay, pobrecitos!, ¿y dónde están los resultados? Inclusive la fracción parlamentaria de MC se pronunciaba, sí, pero como para mandarnos saludos, ¡nosotros queremos resultados!”, añadió Ubaldo en entrevista.

Son alrededor de 4 mil comuneros los que exigen la restitución de tierras. Pero además el reclamo es por infraestructura básica, falta de medicamentos, de carreteras y malas condiciones de los caminos. Para llegar a la zona de Jalisco, los trayectos son de entre seis y ocho horas.

Santos Hernández refirió: “Si no nos tiene buena respuesta el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y Aristóteles Sandoval, el gobernador del estado, pues ya veremos. Queremos que nos resuelvan las más de 10 mil hectáreas; la comunidad se desgastó y quiere trabajar las tierras que nos pertenecen”.

Si no hay tierras, no habrá elecciones en la zona el 1 de julio. Son 7 mil 599 votantes de Jalisco los que se adherirán a dicha medida. El Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Jalisco, así como los candidatos y partidos, están vetados desde hace más de una semana. Los wixárikas argumentan que no piensan validar un sistema político que no les ha dado resultados.

“Si el gobierno quiere que nos agarremos a trancazos entre ganaderos e indígenas, pues a trancazos nos agarramos, pero que del gobierno nos diga: ‘No les voy a resolver con dinero, vayan y peléense’; nosotros estamos bien decididos, pero que nos lo diga el presidente de la República, que es el máximo jefe de Estado. Que venga personalmente aquí para mostrarle dónde está la línea divisoria del estado de Nayarit con Jalisco, la línea del ejido de Puente de Camotlán y la comunidad wixárika. (La fecha límite) nosotros la pusimos, si no viene, vamos a tomar otras acciones más enérgicas”.

________________

FRASES

“Lo que queremos es que nos cumplan, que venga Enrique Peña Nieto, nos diga fírmenle aquí, que nos regresen las tierras y nos retiramos, es lo único que estamos peleando”
Ubaldo Valdez Castañeda, vocero comisionado wixárika

“Si el gobierno quiere que nos agarremos a trancazos entre ganaderos e indígenas, pues a trancazos nos agarramos, pero que del gobierno nos diga: ‘No les voy a resolver con dinero, vayan y peléense’”
Santos Hernández Bautista, presidente del comisariado de bienes comunales

JJ/I

 

Anuncios