Pide justicia por feminicidio

 

  • El cadáver de Laura, de 22 años, fue localizado el 29 de abril en la Calle Jorge Isaac, de la Colonia San Andrés. (En la foto Julio César Arias, padre de la víctima) Foto: Cortesía
     Tania Casillas/Mural
Guadalajara, México (09 mayo 2018).- Primero fue la distancia, luego mensajes crípticos en WhatsApp. Laura trataba de pedir ayuda, pero después la desestimaba. Y en medio de su confusión, fue asesinada.

Laura tenía apenas 20 días de haberse ido a vivir con Víctor cuando éste la mató y la quemó afuera de la casa que habitaban, acusó el papá de la joven, Julio César Arias Cabrera.

La pareja se conoció en el penal, cuando ella iba a visitar a un amigo de la familia, pero cuando la joven empezó su relación con Víctor, pronto se alejó de la familia.

Él estuvo preso por extorsión y robo; cuando salió, la joven le informó a su papá que se iba a vivir con él y se llevaba a su niño de dos años.

“La hizo que cerrara sus redes sociales, todo ese tipo de cosas, el Facebook lo cerró, cambió su WhatsApp, (…) no me quería decir donde vivía”, recordó Julio César.

El padre de la víctima notó que le quería decir algo, pero como que no se animaba del todo.
Contó que una vez ella estaba conectada al WhatsApp en la madrugada y le mandó mensajes. Él se ofreció a ir por ella, pero Laura no quiso.

“En la madrugada me dijo (…) ‘pues aquí estoy pensando, papá’, ‘¿dónde estás o qué?’, ‘pues aquí en la azotea de la casa’, ‘¿y qué haces ahí?’, le digo, ‘pues aquí, ya ves, problemas con la pareja’ (le contestó)”.

Cuando él intento saber más al respecto, ella aseguró que todo tenía solución y que ya todo estaba bien.

“Pasó como una hora después y yo ya la verdad, pues, me acosté y ya no vi el mensaje y sí me dijo ‘papá ven por mí, para que me lleves a la casa de mi abuelita’, pero ya no vi el mensaje hasta el otro día”, recordó.

Julio le marcó a Laura, e incluso fue a su casa, pero en ambas ocasiones ella le dijo que ya todo estaba bien.

“Ya me lo confirmaron que a mi hija la mató adentro y la sacó a la calle (…) y la sacó desnuda, le aventó la moto encima, le abrió el tanque a la gasolina y le prendió fuego”, lamentó Julio César.

El cadáver de Laura, de 22 años, fue localizado el 29 de abril en la Calle Jorge Isaac, de la Colonia San Andrés. Desde entonces no se sabe nada de la pareja, ni de la familia.

El niño de la joven estaba en casa de Julio César el día del asesinato y ahora vive con él.

Su familiares no han logrado una orden de aprehensión en contra del hombre porque no hay testigos que declaren en su contra, a pesar de que ya se acercaron a él.

 

Anuncios