Declaración de Mezcala y situación del derecho al agua, al saneamiento y la salud en los pueblos de la ribera de Chápala.

Niños de San Pedro Itzican acarrean agua que usaran para bañarse. Foto: Mario Marlo

Primer Encuentro de Pueblos de Jalisco por el Agua,
el Territorio y la Vida

El pasado 22 de marzo de 2018, en el marco del Día Mundial de Agua se realizó en la comunidad de Mezcala de la Asunción, Jalisco, el Primer Encuentro de Pueblos de Jalisco por el Agua, el Territorio y la Vida. En el Encuentro participamos diversos representantes de comunidades, organizaciones y universidades que trabajan por el agua y los derechos humanos, quienes después de analizar la grave situación del agua en Jalisco acordamos como medida urgente articularnos y conformar la Unión de Pueblos y Organizaciones de Jalisco por el Agua, la Salud y el Territorio (UPOJAST) con el objetivo de sumar fuerzas, alzar la voz y trabajar conjuntamente por el agua, la salud, el territorio, los derechos humanos y la vida, todas las luchas en el campo y la ciudad, entre pueblos campesinos, comunidades indígenas y colectivos urbanos.

Frente a uno de los lagos más bellos y antiguos del mundo, el Lago de Chapala, el más grande de México, que cuenta con 7 millones de años de existencia, un promedio de 8 metros de profundidad, que en extensión es el doble del tamaño del lago más grande de Alemania, el Lago Konstanz, y más grande que el país de Costa Rica. Las comunidades en el Encuentro reconocimos que el Lago de Chapala es un ecosistema fundamental para la vida en la región, que regula el clima 50 kilómetros a la redonda y permite que los bosques existan. Sin embargo, ha estado recibiendo contaminantes por décadas completas y, actualmente, padece cuatro problemas muy graves:

1) La entrada de sedimentos, ocasionando la reducción para almacenamiento del agua. De acuerdo a un estudio realizado por la organización Corazón de la Tierra y el Comité Nacional de Ciencias y Tecnología, encontraron la pérdida de suelo en las zonas agrícolas alrededor del lago que, dependiendo del año, es desde 100’000 toneladas de suelo a 400’000 toneladas de suelo.

2) La entrada de arrastres de agroquímicos, lo que aumenta la cantidad de nitratos y de fosfatos en el agua, ocasionando grandes extensiones de lirio acuático. Además, aparecen manchones cada vez más crecientes en las orillas del lago que se llaman explosiones de algas, que cada vez las vemos de manera mas frecuente las comunidades que vivimos alrededor del lago y que, básicamente, es cuando el agua se pinta de verde. Este tema es peligroso, porque cuando hay una explosión de algas, estas se alimentan de todo lo que está flotando en exceso, como fertilizantes, pero cuando se acaban el alimento, las algas se mueren y chupan el oxígeno del agua, matando todo lo que esté ahí.

3) La presencia de pesticidas: en un reciente estudio la organización Corazón de la Tierra encontró que exsisten más que 40 sustancias tóxicas que se utilizan de manera normal por todos los sectores agrícolas. Además, encontraron que más de la mitad de las sustancias tóxicas que se utilizan en la zona son altamente perjudiciales para aves y peces.

4) La desaparición de la mitad de las especies de los peces del Lago de Chapala: de las 28 especies que vivían en el lago, 14  especies ya no se encuentran. Esto es catastrófico. Se han introducido especies que no son nativas del lago y que están contribuyendo a que desaparezcan los peces locales. Por otro lado, los pesticidas afectan a los huevecillos e impiden que nazcan, ocasionado la reducción de la pesca y la presencia de sustancias tóxicas en los peces que, después, comemos, lo que afecta la salud de las personas.

En este Primer Encuentro por el Agua las organizaciones participantes nombramos la catástrofe ambiental a la que nos enfrentamos todos los días en nuestras comunidades, la violación sistemática a nuestros derechos como pueblos frente a la imposición de mega obras hidráulicas llenas de ilegalidad y corrupción como la Presa El Zapotillo – Acueducto Zapotillo León. Y sobre todo nombramos y reconocimos a las y los compañeros que han muerto o se encuentran enfermos por la grave problemática de contaminación del agua de la Cuenca Lerma – Chapala – Santiago – Pacífico, la laguna de Cajititlán y la Presa de Valencia.

Recordamos el décimo aniversario de la muerte del niño Miguel Ángel López Rocha, él cual murió envenenado por arsénico, después de una agonía de 18 días, al caer accidentalmente en las aguas contaminadas de Río  Santiago. Se han cumplido ya 10 años de impunidad y con esta muerte se suman 863 personas fallecidas en los últimos 10 años en el Río Santiago, la mayoría con insuficiencia renal y cáncer de diferentes tipos.

En los pueblos de la ribera de Chapala Mezcala, San Pedro Itzicán y Agua Caliente de 2010 a la fecha van más que 100 personas fallecidas por insuficiencia renal. Tan sólo del 22 de marzo a la fecha, en San Pedro Itzicán han muerto 3 personas. Los datos son alarmantes. Estamos hablando de la muerte de niñas, niños y jóvenes.

La decisión de conformar  la Unión de Pueblos y Organizaciones de Jalisco por el Agua, la Salud y el Territorio es un YA BASTA a las enfermedades y la muerte, al problema de salud pública ocasionada por la contaminación ambiental. Al modelo y políticas de gestión del agua deficientes llenas de corrupción, que favorecen a las empresas, a la ganancia, al capital por encima de los derechos humanos.

Buscamos el control social de nuestra agua, la conservación y el cuidado de la vida. Exigiremos el cumplimiento al derecho al agua, al saneamiento, a la salud, a la alimentación y al medio ambiente sano. EL DERECHO A LA VIDA.

 

5 de mayo de 2018

Atentamente,

Unión de Pueblos y Organizaciones de Jalisco por el Agua, 
la Salud y el Territorio (UPOJAST)

Más información: imdec.comunica@gmail.com
Móvil: 3311356138 –  3314380090

Anuncios