Paramos por nuestrxs desaparecidxs: Carta Marcelo Sandoval

A lxs compañerxs estudiantes

Su carta es un espejo que nos recuerda el conformismo en el que hemos caído. Nuestras prácticas basadas en el egoísmo y la competencia. Nuestras actitudes sumisas y al mismo tiempo pedantes. Nos recuerda que alguna vez nos propusimos cambiar la vida para transformar el mundo. Y nos recuerda que algunos todavía queremos hacerlo, y lo intentamos, pero nos sabemos como. Pero ustedes con su acción y con sus palabras nos dan ánimos, evitan que dejemos caer las banderas que hemos cargado durante años. Nos dan fuerzas. Tenemos que luchar juntxs, porque el sistema capitalista nos está matando. Tenemos que ser compañerxs porque somos hermanxs de cadenas.

Hermanxs, compañerxs. Tenemos que saber que la lucha recién comienza, y seguramente no todxs seremos capaces de ver los frutos, pero tenemos que luchar porque es nuestro deber, porque no podemos más que sentir vergüenza ante lo que está ocurriendo, ante las desapariciones, los feminicidios, los asesinatos. los despojos y los desplazamientos de pueblos enteros. En la actualidad cualquiera que tenga más poder que nosotrxs puede disponer nuestros cuerpos para hacerse de nuestros órganos, para la explotación sexual, laboral o como carne de cañón en las múltiples guerras reconocidas o silenciadas que se dispersan por todo el planeta.

Con el caminar que inician se encontraran con personas que intentaran difamarlxs, lxs van a llamar locxs. Van a difundir mentiras sobre su lucha. Pero también conocerán nuevxs compañerxs, abrazaran nuevos horizontes, vivirán múltiples vidas producto de la resistencia y la organización. Compañerxs, el capital nos quiere obedientes y solxs, nos quiere esclavxs. No desfallezcamos, debemos crear comunidad, debemos relacionarnos desde el apoyo mutuo. Es urgente construir unión entre todxs quienes sentimos terror y desolación. Frente a la impotencia y la pasividad no queda más que la afinidad, la confianza y la acción.

En este momento la Universidad es la principal defensora del pensamiento débil. El pensamiento crítico está ausente. Tenemos que buscarlo en las calles, en los barrios, en las comunidades, entres nuestros hermanxs de miserias. En la organización y en la construcción de un mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones. Tenemos que romper con la distancia entre el yo y el mundo. Debemos situarnos como parte de este mundo para destruir todo lo que nos destruye, por eso el recuerdo de un grito rabioso del 68 que se dejó pintado de manera anónima en una pared de Paris, puede ser consigna para todxs nosotrxs, estudiantes y profesores, en el tiempo del ahora: “Olvídense de todo lo que han aprendido. Comiencen a soñar”.

Marcelo

Profesor de la Universidad de Guadalajara

1º de mayo de 2018

Anuncios