Llegan migrantes a Guadalajara, piden seguridad

Descienden más de 600 del ferrocarril; los apoyan Derechos Humanos y diversas autoridades locales

La caravana del migrante hizo escala en Tlaquepaque y pretenden llegar hasta Tijuana.
La caravana del migrante hizo escala en Tlaquepaque y pretenden llegar hasta Tijuana. (Nacho Reyes)

Milenio

Llegó a Jalisco la denominada como Caravana del Viacrucis Migrante, conformada por alrededor de 600 personas, según estimaciones de los organizadores e instancias humanitarias.

Con una muy importante presencia de mujeres y niños, la mayoría –un 80 por ciento, aproximadamente- procede de Honduras, y el resto son de Guatemala y El Salvador, quienes han recorrido más de diez estados del sur y sureste de México, la caravana pretende llegar a la frontera norte en la búsqueda de un mejor futuro, y para visibilizar su exigencia de mayor seguridad en su travesía, que no los roben ni se violen sus derechos humanos.

Llegaron colgados del tren que cubre la ruta Irapuato-Guadalajara, y en la colonia Las Juntas el ferrocarril hizo una inusual parada para que bajaran.

Cada migrante carga a cuestas su propia cruz. Miguel Martínez salió hace mes y medio de su casa en Honduras. Decidió buscar el sueño americano con la única intención de darles una vida mejor a su esposa, hijos y padres.

Es un hombre de tez negra, alto, delgado, de cabello chino, que mide aproximadamente 1.80 metros de estatura. A pesar de ser un sujeto corpulento se quiebra al recordar a sus seres queridos.

“Es bastante difícil para uno verdad, uno arriesga todo por ellos, más que nada para sacarlos adelante. Antes de salir de mi casa le dije a mi esposa que si llegaba allá (a Estados Unidos), yo la iba mandar traer junto con mis hijos, que me voy porque la situación en mi país está muy difícil”, dijo con voz entrecortada y los ojos vidriosos.

Miguel Martínez no viaja solo, lo acompaña su hermano y un primo; los tres tienen la misma meta, cruzar la frontera para llegar a Estados Unidos y comenzar a trabajar de lo que sea para mandar dinero a su casa.

“Los mexicanos la verdad nos han apoyado bastante en la caravana, gracias a Dios hemos llegado hasta acá y sólo pienso en salir adelante”.

Wilson Hernán Márquez López también viene de Honduras. Él no tiene la intención de llegar a Estados Unidos, ya que se quiere quedar a trabajar en México.

Es la segunda vez que atraviesa el territorio mexicano, la primera ocasión fue hace un par de años, cuando en Torreón Coahuila, la bestia -el tren- le amputo las dos piernas. La Cruz Roja México le regaló las dos prótesis y ya camina.

“En México perdí mis piernas, pero también a México le debo la oportunidad de volver a caminar.A México lo quiero mucho, me ha dado mucho y pagan bien, es un país de oportunidades”.

Los migrantes permanecerán por espacio de dos días antes de retomar su camino. El templo del Refugio, ubicado en las faldas del Cerro del Cuatro y a cargo del padre Alberto Ruiz Pérez, fue habilitado como albergue.

SRN

 

Anuncios