Perciben incipiente la inclusión laboral

  • Ellos son cinco de los seis agentes de Movilidad que trabajan en el Ayuntamiento de Guadalajara y tienen discapacidad. Foto: Cortesía
     Katia Diéguez/Mural
Guadalajara, México (17 abril 2018).- Así como ocurre en el resto del País, en Jalisco las políticas públicas y las empresas aún no están totalmente preparadas para darle empleo a una persona con discapacidad.

Ese es el diagnóstico de Leticia Velazco, investigadora del ITESO sobre la inclusión social de las personas con discapacidad, quien cree que esa falta de oportunidades laborales nace del déficit en salud pública y en educación.

“Esta problemática hace que las personas con discapacidad, a la hora que buscan un empleo, no tienen las competencias necesarias para entrar al mercado laboral en las mismas condiciones que el resto de la población. La inclusión laboral es un problema que refleja un cúmulo de problemas”, comentó.

Ante esta situación, el DIF Jalisco cuenta con una agencia laboral que vincula a las personas con discapacidad a vacantes tras una serie de exámenes. En 2017 y lo que va de este año reportan 207 que encontraron trabajo a través de dicha vía.

Tal es el caso de Érika Castro, una mujer con discapacidad motriz que desde 2015 es agente de Movilidad en el Centro de Guadalajara, un trabajo que, dijo, le dio la oportunidad de desarrollarse, estar activa y generar conciencia entre los infractores.

Ella se levanta a las 5:20 horas para llegar a su trabajo a las 8:00. Es de esas afortunadas que tienen carro, aunque antes, en camión, le tomaba hasta tres horas llegar, porque los camiones con rampas tardan en pasar o están descompuestas.

“Esa es una de las barreras, y la otra es que muchas empresas deben ampliar las oportunidades para nosotros, no solamente para discapacidad motriz, auditiva, visual, etcétera”, apuntó.

Sobre los obstáculos que enfrentan también concuerda la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), que este año emitió una recomendación general en la que dio al gobierno 106 sugerencias de cómo crear un programa para la inclusión y desarrollo de las personas con discapacidad.

Estas incluyen acciones para fomentar el empleo y actualizar el Registro Estatal de las Personas con Discapacidad, ya que a la fecha no están contabilizados quienes tienen empleo.

“Si fuéramos una sociedad incluyente, no debería de haber lugares exclusivos para personas con discapacidad para que las prepararan para el empleo; si fuéramos una sociedad equitativa, todas las personas con discapacidad deberían estar escolarizadas”, sentenció Velazco.

MURAL publicó el pasado 3 de abril que en la Metrópoli existen aparcaderos cuyo diseño no es propicio para personas con discapacidad, ya sea porque tienen obstáculos, lucen en mal estado o no reúnen las características básicas.

Para estacionarse en los cajones exclusivos, los automovilistas deben contar con una identificación oficial de discapacidad que sólo el DIF emite; o bien, gancho o placas especiales emitidas por el Municipio.

 

Anuncios