Apuestan planteles por aguas tratadas

  • Rodolfo Chávez, quien labora en el ITESO, muestra la planta de bombeo que lleva el agua tratada a las áreas verdes. Foto: Maricarmen Galindo
  • En este tanque se almacena el agua que trata el ITESO, y se cubre para protegerla de desechos. Foto: Maricarmen Galindo
Julio Cárdenas/Mural

Guadalajara, México (12 abril 2018).- 
La fuente alterna de abastecimiento que significan las aguas residuales tratadas no pasa desapercibida en universidades privadas de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), que apuestan por la reutilización del líquido mediante plantas de tratamiento.

Desde hace 20 años, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) opera una planta para procesar todo el drenaje del campus, con la capacidad de producir 56 mil metros cúbicos de agua al año, es decir, un promedio de 1.7 litros por segundo.
Esto es equivalente a evitar el derrame de 5 mil 600 pipas de aguas negras al drenaje público anualmente.

El volumen tratado se conduce por una red subterránea para mantener en condiciones óptimas las 20 hectáreas de áreas verdes y los 3 mil 800 árboles que hay en el campus, lo que implica bajar en más de un 50 por ciento el consumo de agua potable, señaló Sergio Nuño Cuevas, director de la Oficina de Servicios Generales.

“Para nosotros es una práctica de vital importancia, ya que nosotros tenemos un presupuesto de uso del agua ante la Comisión Nacional del Agua, de 96 mil 21 metros cúbicos de agua por año, para uso (mediante un pozo)”, expuso.

“Tenemos una gran cantidad de árboles y de áreas verdes y una población de 15 mil personas, eso nos provoca que tengamos el uso eficiente del consumo y aprovechamiento del agua”.

Esa infraestructura, que implicó una inversión de 5 millones de pesos en el año de 1997, conlleva un gasto de 25 mil pesos mensuales para su operación; el ITESO prevé una remodelación para aumentar el caudal de tratamiento.

“El impacto es el aprovechamiento del agua que cada vez es más escasa, evitar mandar a drenajes caudales muy altos de aguas y que después se van y se pierden porque no tenemos una cultura del cuidado del agua”, agregó Nuño Cuevas.

Por otro lado, el Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara también apuesta a la misma técnica con su planta que trata 2 litros por segundo de aguas residuales en promedio, que son utilizadas también para el riego de áreas verdes.

“Lo trascendente es que en los jardines no se utilice agua potable de primera mano porque sí es un desperdicio, el agua es un recurso que debemos de cuidar todos y tener la conciencia de ese cuidado”, detalló Susana Arraiga Ortega, encargada de mantenimiento del Campus Guadalajara.

 

Anuncios