Acusan olvido de autoridades

  • Habitantes de Poncitlán llevaron muestras de agua y un ataúd como protesta. Foto: Carlos Ibarra
Liliana Navarro/Mural

Guadalajara, México (12 abril 2018).- Abandonados e ignorados se sienten los pobladores de al menos seis pueblos ribereños del Lago de Chapala, ya que sus necesidades de agua potable no se han solucionado.

Además, tampoco se ha atendido de forma integral a la gente que padece daño renal, presuntamente a causa del agua contaminada que se ven obligados a consumir.

Ayer, un grupo de habitantes se manifestaron afuera de Palacio de Gobierno y colocaron un ataúd para reclamar la muerte de un joven de 23 años, presuntamente a causa de insuficiencia renal crónica por consumir agua contaminada.

“La gente saca agua de pozos que tienen elementos químicos dañinos, metales pesados, sobre todo, y tenemos documentados casos de niños que nacen con deformidades y gente que desarrolla daño renal crónico, aunque la Secretaría de Salud diga que es problema hereditario, no es así”, aseveró Enrique Coronado, coordinador institucional del Foro Socioambiental Guadalajara.

Refirió que hace más de un año el Gobernador Aristóteles Sandoval se comprometió a perforar nuevos pozos que cumplan con la Norma Oficial Mexicana, pero el avance ha sido lento y no han llevado agua con pipas, que fue parte de los acuerdos.

Asimismo, se pidió el apoyo de la Secretaría de Salud para atender a la población de Agua Caliente, pues se estima que 80 por ciento de los enfermos renales son niños de 1 a 14 años.

“Nuestros niños están muriendo porque además no tienen ninguna seguridad social, como este jovencito que se fue deteriorando su salud, un joven de 23 años llamado Juan Francisco Loza”, expresó Enrique Coronado.

 

Anuncios