Toman instalaciones del Cobaej

Maestros despedidos exigen ser reintegrados a sus empleos

También hicieron paros parciales y de forma escalonada en los planteles del Colegio de Bachilleres del estado de Jalisco

Por Francisco Andalón López/pagina24Jalisco

La reforma educativa dejó sin trabajo a 570 profesores a nivel nacional que se negaron a presentarse a ser evaluados desde 2016 y de esta cantidad, 176 corresponden a Jalisco, entre los que se encuentran 105 docentes del Colegio de Bachilleres del estado de Ja­lisco (Cobaej).

Por este motivo, ayer in­tegrantes del Sindicato de Trabajadores del Cobaej se manifestaron en las instala­ciones de la dependencia que se ubican sobre Pedro More­no y Chapultepec, en donde exigieron la reinstalación de sus compañeros a cambio de liberar las instalaciones, de acuerdo con Carlos Guiller­mo Scheel, representante de estos inconformes.

“La reinstalación de los profesores cesados que noso­tros venimos exigiendo pues desde el año 2016, hay que recordar que nuestros com­pañeros son 105 profesores del Cobaej que desde marzo del 2016 fueron despedidos injustamente por haberse ne­gado a evaluarse”, refirió Gui­llermo Scheel.

Además de la toma de es­tas instalaciones, Carlos Gui­llermo Scheel detalló que en los planteles educativos del Cobaej también se hicieron paros parciales y de forma escalonada para afectar lo menos posible las clases y a los alumnos, pero siempre explicándoles a los jóvenes los motivos de estas acciones de inconformidad: “Se están llevando a cabo paros escalo­nados de brazos caídos paros de una hora en donde no se imparten clases, pero sí se les explica a los estudiantes cuál es la razón, cuál es la causa de la movilización”.

Desde que se aprobó la reforma educativa y se avaló que los maestros fueran eva­luados para conocer el estatus en el que se encontraban y en caso de requerirlo mandarlos a cursos de actualización tras reprobar varias veces estas evaluaciones, algunos docen­tes del Cobaej se opusieron a participar.

Fueron apoyados por el Sindicato, quien les prome­tió que harían todas las ges­tiones legales para que no fueran despedidos, pero no pudieron hacer nada y desde abril de 2016, iniciaron con las marchas, movilizaciones y plantones, sin que hasta el momento el 100 por ciento de quienes sufrieron estas consecuencias hayan sido reinstalados.

A los únicos que se les ofreció una prórroga, fue a aquellos que demostraron que por causas mayores no pudie­ron presentarse a la realiza­ción de las pruebas, mientras que los que se opusieron a ser evaluados se mantienen en el mismo estatus: despedidos y sin la posibilidad ya de formar parte de un nuevo examen.

Anuncios