‘El acoso lo permitimos’

  • El acoso sexual está tipificado en el Código Penal del Estado de Jalisco desde 1982, pero expertos aseguran que generalmente los perpetradores salen libres y las mujeres se la piensan para denunciar. Foto: Archivo
     Katia Diéguez/Mural
Guadalajara, México (08 abril 2018).- Dulce viajaba de pie en el Tren Ligero para bajar en la siguiente estación cuando se dio cuenta que un hombre de más de 80 años puso su teléfono entre sus piernas para tomarle fotos.

Aunque la mujer lo evidenció, lo sacó del vagón, le exigió el celular y llamó a la Policía, no pasó nada porque, a pesar de que tenían las fotografías, según los agentes no había pruebas ni lo vieron en el acto.

Lo único que logró fue que el agresor le pidiera disculpas y quedarse con el celular; el hombre se fue libre y Dulce perdió su día de servicio social.

El acoso sexual está tipificado en el Código Penal del Estado de Jalisco desde 1982, pero expertos aseguran que generalmente los perpetradores salen libres y las mujeres se la piensan antes de denunciar.

“Sí está tipificado el acoso sexual, está en el Código Penal. Pero el problema no recae en la tipificación, sino porque lo permitimos, lo naturalizamos. El principal problema del acoso es cultural y no permite que haya una cultura de la denuncia porque incluso las mujeres que se atreven a denunciarlo las juzgan”, comentó la abogada Claudia Salas.

Además, en la cultura machista está legitimado el acoso como una forma de expresar la masculinidad o como un derecho a conquistar en una forma malentendida, indicó Mariana Espeleta, académica del Centro Interdisciplinario de Formación y Vinculación ITESO.

Cuando una persona -en su mayoría mujeres- es víctima de acoso sexual en el trabajo, en la escuela, en la vía pública, puede resultar complicada la denuncia ante el miedo de perder algo o sentirse vulnerable.

“En esta cultura machista que protege al acosador, denunciar a tu jefe en el trabajo puede hacer que pierdas tu empleo”, explicó.

“Las víctimas tienen también el derecho a no tomar ciertas medidas con fin de salvaguardar lo que para ellas es importante. Tendemos mucho a condenar a las víctimas por no actuar o decirlo tiempo después”.

Gráfico Animado

Ante un caso de acoso, la vía legal es reconocer los reglamentos de la empresa o la escuela en donde sucedió (de ser el caso) y denunciar ante Ministerio Público.

Esto sirve para avanzar en la eliminación de esta práctica y buscar justicia, según María de los Ángeles González Ramírez, responsable del Programa de Estudios de Género del Departamento de Sociología del CUCSH.

“Me parece que si logramos en las denuncias y en la presentación de las quejas argumentar la manera en la que se vive, en la que se quiere reconocer justicia para evitar este tipo de actos, podemos ir avanzando en que estas prácticas vayan alejándose”, apuntó.

A Dulce no le importó la disculpa del hombre, ni su explicación de ser una persona de la tercera edad con diabetes.

“Yo no quiero una disculpa, yo quiero saber por qué es tan puerco, por qué es tan enfermo, yo tengo gripa y no por eso soy estúpida, no por eso acoso a la gente. Siempre hay que luchar, no te puedes dejar de nadie, pero falta más apoyo entre mujeres”, sentenció.

Si es víctima de hostigamiento laboral o acoso sexual, puede recurrir a estas instancias.

Fiscalía General del Estado
Calzada Independencia Norte 778
3837-6000, ext.12221

Junta Local de Conciliación y Arbitraje
Calle Independencia 100, Centro Histórico
3030-1000, ext.26736

Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco
Pedro Moreno 1616
3669-1101

Secretaría de la Contraloría Municipal de Guadalajara
Calle 5 de Febrero 249, Colonia Las Conchas
3669-1300, ext.1309

 

Anuncios