Quieren que se suspenda presa

Seguirán. La pelea jurídica se mantendrá durante la próxima administración. (Foto: Grisel Pajarito)

Los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo no sólo quieren que la cortina de la Presa El Zapotillo se mantenga en 80 metros, sino que el proyecto se suspenda. El abogado Guadalupe Espinoza Sauceda aseguró que mantendrán la lucha jurídica en la siguiente administración estatal.

Lamentó que hasta ahora las autoridades acepten la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), porque según las cuentas que han hecho, el proyecto ha recibido alrededor de 27 mil millones de pesos de recursos públicos. “Ha habido un despilfarro de dinero brutal y un daño a las poblaciones afectadas porque las han mantenido en vilo”.

Después de que los gobiernos estatal y federal confirmaron que no continuarán con los procesos legales para defender la elevación de la cortina de la presa a 105 metros, Espinoza Sauceda recordó que no es una concesión de los funcionarios, sino consecuencia de la pelea legal que han dado.

Recordó que la cortina se detuvo en 80 metros por una resolución de la SCJN sobre el acuerdo de distribución del agua que firmó el ex gobernador Emilio González Márquez sin la autorización del Congreso del Estado, así como por tres juicios ganados por los habitantes de los poblados que se pretende inundar.

En entrevista, el abogado dijo que lo importante de este anuncio es que lo hace el director general de la Comisión Nacional del Agua, Roberto Ramírez de la Parra, “pero creo que también es un anuncio tardío porque reconoce que judicialmente no se ha podido continuar la presa”, pero las autoridades han hecho todo lo posible por llevar la cortina a los 105 metros.

Agregó que “desde 2013 ya estaba determinado que se quedaba en 80 metros, pero ellos siguieron gastando dinero para que siguiera”. Incluso, recordó casos como la inversión que hizo el Instituto de Pensiones del Estado (Ipejal), que entregó más de 600 millones de pesos a la empresa Abengoa, a pesar que estaba quebrada, porque tenía la concesión para la construcción del acueducto que llevaría el agua desde la presa hasta León, Guanajuato.

El abogado mencionó que la presa no es el único problema, pues también está la lucha de los productores de la zona de los Altos porque el río Verde no tiene suficiente agua y no quieren que se desvíe hacia León. Además, hay una suspensión a favor del ejido Agua de Obispo para que la obra no pase por sus tierras.

Espinoza Sauceda dijo que incluso no ven funcionando la presa con una cortina a 80 metros pero, de ser así, pedirán al siguiente gobierno que sólo se llene a 64 metros de altura, lo que permitiría salvar también los poblados de Acasico y Palmarejo.

Finalmente, dijo que las obras de El Zapatillo tienen cuatro años abandonadas y hay desprendimiento de piedras y tierra suelta, además de un gran deterioro.

NÚMERO

27 mil millones de pesos ha recibido el proyecto, según el abogado

JJ/I

 

Anuncios